octubre 16, 2014

El Sínodo y la caída del sol


Resulta llamativo que tanto el milagro del sol de Fátima como la  “Relatio post disceptationem” del presente "Sínodo extraordinario de la Familia" hayan tenido lugar un trece de octubre.

Parecería ser que la caída del sol y el cambio de color de éste hayan tenido un significado profético, además de haber supuesto el milagro que sería la prueba fehaciente de la realidad de las apariciones. Extraigo un relato de lo acontecido por el P. Formigao, citado por el P. de Marchi: "“Como si echasen a correr del cielo, las nubes fueron arrinconadas a un lado y el sol apareció en el zenit con todo su esplendor, comenzó a girar vertiginosamente sobre su axis, como la más magnifica bola de fuego que pueda imaginar alguien, tomando sobre sí todos los colores del arco iris y desprendiendo rayos de luz multicolores, produciendo el más asombroso efecto, este sublime e incomparable espectáculo, que fue repetido tres veces, duró aproximadamente diez minutos, la inmensa multitud, abrumada por la evidencia de tremendo prodigio, se tiró sobre sus rodillas.”

Si bien se han propuesto diversas aplicaciones para el Sol, una de ellas la identifica con la Iglesia: La Iglesia, es el sol en que Dios ha puesto su tabernáculos (Salmo XVIII, 5). 

Se puede leer asimismo en "La religión demostrada" (P. A Hillaire): 198: P. ¿Puede engañarse la Iglesia en su enseñanza?
R. No, la Iglesia no puede engañarse en su enseñanza, porque Jesucristo le ha prometido estar siempre con Ella para preservarla de todo error; por eso es infalible.
La infalibilidad es el privilegio de no poder equivocarse. Resulta de este privilegio, que los fieles tienen la seguridad de no caer jamás en el error cuando creen en las enseñanzas de la Iglesia.
La Iglesia es sol que nos alumbra y guía; el que escucha su voz no se extravía.
(esto último debe entenderse de las definiciones "ex-cathedra" y de las definiciones del magisterio ordinario que se basan en la Revelación)

Esto viene a cuento desde que, no obstante lo "relacionado", entre lo que se incluye el permitir la comunión a los divorciados vueltos a casar y la valorización del "matrimonio" homosexual, no ha quedado plasmado en un documento oficial del Magisterio, constituye una muestra del ideario de algunos de los Obispos participantes. 

Así pues, el trece de octubre pasado, como el del año 1917, el sol no dejó de alumbrar pero se salió de su lugar, pareció caer a tierra y cambió de color (para alejar cualquier suspicacia, los colores del arco iris que adoptó el sol en aquella ocasión nada tienen que ver con los colores de cierta colectividad...el Cielo no se prestaría para ello ni siquiera para dar a entender los cambios -de eso trata el signo- que suponen las doctrinas nuevas)


octubre 03, 2014

Secamiento del Eufrates


En nuestro estudio de los cuatro septenarios del Apocalipsis en base a la exégesis del P. Castellani ubicamos el tiempo presente en la Iglesia de Laodicea (la "Iglesia" tibia contemporánea del Anticristo en la cual Cristo "está a las puertas"), en el quinto Sello (el del "clamor de los mártires debajo del altar" que, según el parecer de Straubinger citando a S. Gregorio Magno, lo que desean es la "resurrección de sus cuerpos"), en la sexta Trompeta (en su parte final, luego de la guerra de los continentes -IIGM- que no le sirvió de escarmiento a la humanidad y por ello sobrevino la gran tribulación espiritual de nuestros días) y presumiblemente ya, en la sexta Copa ("secamiento del Eufrates" en su simbolismo de precedente de la "caída de Babilonia": Dn 5, 1-35).

Si tomamos las "señales en el sol, las luna y las estrellas" del sexto Sello como figurativas de la gran tribulación y de la caída de los Pastores (lo cual es improbable porque Mat 24, 29  ubica estas señales para "inmediatamente después de la tribulación de aquellos días") estaríamos pues en vísperas del cumplimiento de cada septenario  y por tanto de la Parusía en su fase de "juicio de vivos" (en realidad el sexto Sello es la Parusía y el séptimo Sello del "silencio como de media hora" sería a nuestro juicio el tiempo de paz post juicio de las naciones).

Alguno se preguntará dónde está el cumplimiento de aquellas profecías que debieran tener lugar en un tiempo inmediato anterior a la Parusía  y que es indicado en las Escrituras con la preposición o locución adverbial de tiempo "antes de": la apostasía, el Anticristo, los dos Testigos, el Falso profeta, Gog. Y nosotros decimos que está a la vista, pero sólo visible para algunos: "Muchos serán limpios, y emblanquecidos, y purificados; mas los impíos obrarán impíamente, y ninguno de los impíos entenderá, pero entenderán los entendidos" Daniel 12,10. 

Nuestra discrepancia con el "milenarismo espiritual" es más que nada nominativa como claramente lo expresaron en el programa televisivo "Lágrimas en la lluvia" dirigido por Juan Manuel de Prada y consagrado al tema del Apocalipsis. En efecto, nosotros creemos en un "tiempo de paz" que se intercala entre el juicio de vivos y el juicio de muertos, esto es, un tiempo que formaría un mismo evento con la Parusía.  Y en la categorización del P. Van Rixtel seríamos "intervencionistas no milenaristas" : Dios interviene personalmente en la historia derrotando al Anticristo y al Falso profeta y luego reina desde Jerusalén transformada en centro de la catolicidad pero no en forma corporal-visible  sino quizás en la forma de nube o "shekinah". "Luego el fin (sin nuevo Gog) cuando Cristo entregue el reino al Padre" (1 Corintios, 15, 24)

La posibilidad de encontrarnos ya en el preámbulo de Armagedón es de lo más sugestivo y de hecho lo insinuamos en el blog esjatológico "le Grand réveil"  cuyo autor quizás inspirado en nuestro comentario, escribió una nota al respecto. Los acontecimientos actuales tienen por escenario la zona entre los ríos Eufrates y Tigris, la ciudad de Mosul con la desecración de la tumba del profeta Jonas (¿el "signo de Jonás"?) y se aproximan igualmente a la zona norte de Israel (meseta del Golan, monte Carmelo, monte de Meguidó...). 

Dijimos que los "espíritus inmundos" que salen de la boca de la trinidad satánica (Ap 16, 18) podían representar a los encuentros ecuménicos de Asís,  pero el P. Castellani les otorga carácter político (la convocatoria es  a los "reyes de la tierra") y los identifica con el liberalismo, el comunismo y el modernismo. Claro que estas tres ideologías se desarrollaron durante un lapso de tiempo extendido que no se condice con la postrer Copa. Un exégeta señala que esos tres espíritus "son las falsedades y el razonar en base a esas falsedades". La situación planteada con el movimiento islámico "Isis" se aparenta a ello, siendo que su origen parecería estar en occidente, tanto en su concepción como en su financiamiento, por lo que la convocatoria para perseguirlos se parece y mucho a un "razonar en base a una falsedad". Sea como fuere, el final de las fuerzas anticrísticas  nos es conocido de antemano: " y la bestia fue presa y junto con ella el falso profeta" (Ap 19, 20)


septiembre 28, 2014

Consideraciones al vuelo


En el blog amigo "Hacia la verdadera cristiandad" se ha hecho una advertencia, que compartimos en todos sus términos, respecto de los que cada vez que Mons. Fellay viaja a Roma a encontrarse con las autoridades romanas "hacen sentir su voz de insurrectos" en este caso bajo la sutil forma de una cita de Mons. Lefebvre.

En los comentarios a esa entrada dijimos: "En efecto, no se puede tomar una frase de Mons. Lefebvre pronunciada no sé si poco antes o poco después de las consagraciones episcopales de 1988, esto es de la decepción por las tratativas romanas, como si fueran el legado espiritual. De hecho, ese discurso no rehuye el encuentro con las autoridades romanas, de lo contrario no podría siquiera imponerles las condiciones que dice. Mons. Fellay, con otras palabras, bien pudo exponer la verdad católica en su último encuentro, previo al diálogo de aquí en más..."

Luego, nos gustaría dar la opinión sobre un comentario que se efectuó en el mismo contexto que comentamos y que nos involucra (mantenemos las minúsculas y las mayúsculas):

"Mas que hablar de "reconciliacion con Roma" hay que hablar de Restauracion de Roma. Pues siguen siendo tan modernistas, y más cuando estamos ad portas del Sínodo. Estos no son tiempos fáciles para nada, son tiempos apocalípticos. Como diría el gran Monseor Tissier, la irregularidad canónica verdadera la tienen ellos en Roma, no la FSSPX....Creo que es muy importante que todos los que simpatizamos con la FSSPX y adherimos a la obra de Monseñor Lefebvre, entendamos bien que es una obra de Iglesia, no un simple "¿carisma"? particular ni mucho menos una "ideología" o solo cercania con las doctrinas católicas contra--revolucionarias con las cuales simpatizo profundamente. Es muy importante que entendamos tanto los riesgos de un excesivo celo "fanatico" como los de un irenismo y "acuerdismo" o falta de parresía y pantalones cuando más debemos hablar y denunciar. NUNCA debemos menospreciar a quienes no estén ni simpaticen o incluso a quienes vean con malos ojos(bueno, salvo casos irrecuperables y lamentables como cierto director de cierta ACI...) a la FSSPX. Somos ante todo CATOLICOS y TRADICIONALES. Hay no pocos y gracias a Dios cada vez más catolicos que hasta hace unosaños veian muy mal a la FSSPX y la tradicion en general que cada vez se abren mas y mas. ESTO TOMA TIEMPO. No es facil aceptar la gigantesca hecatombe conciliar que ha venido....Eso es lo dificil y lo bello de la posicion prudencial de Monseñro Lefebvre. HAY DIFERENCIAS. Si.Y que las hayan. No podemos ni caer en un celo loco ni un optimismo como de acuerdo y espiritu casi de negociacion contractual. Sin ocultar las diferencias pero tampoco satanizando a todos los que no acepten la postura FSSPX... Eso es algo preocupante que he visto...Hay blogs de lado y lado. Non Possumus, La Honda de David, etc. Dios nos asista por medio de MARIA..OREMOS POR LA FORTALEZA A MONSEÑOR FELLAY Y PARA EVITAR UNA NEFASTA PRELATURA PERSONAL. Y POR UN RECONOCIMIENTO. SERIA UN ¿MILAGRO???! "

Veamos de disecar el comentario que contiene aspectos compartibles y otros no tanto:

Correcta la primera apreciación. No se trata, en la especie, de ninguna "reconciliación con Roma" sino de una regularización canónica.  Son tiempos apocalípticos, sin dudas. Y el final se nos viene tan encima que no valdría la pena ni siquiera el detenerse en la cuestión del "acuerdo". Pero sigamos.  La frase de Mons. Tissier no es feliz: decir que Roma está en “irregularidad canónica” equivale a decir poco más o menos que no es de constitución divina. Lo que hay en Roma es una “irregularidad doctrinal”. Y a la inversa, la FSSPX tiene “regularidad doctrinal” pero no tiene “regularidad canónica” (ya lo explicó Mons. Lefebvre: los Obispos de la FSSPX  no tienen misión canónica y poseen una jurisdicción de suplencia en virtud del pedido de los fieles). Es cierto que la FSSPX no es un simple “carisma” puesto que reúne en sí todo lo genuinamente católico pero si de ello vamos a sonsacar que no hay lugar para un marco canónico estamos equivocados. Lo católico necesita ser reconocido.Y si por causa de la crisis de la Iglesia debiera compartir aprisco con herejes o tibios ello no se traduciría en que la FSSPX se transforme en uno de ellos. El "celo loco" es celo amargo, que denunciamos desde esta bitácora casi desde sus comienzos, desde que asomó su cabeza en las filas de la FSSPX y es, a la larga, cismático.Ya hemos visto el derrotero de los que se salieron de ella (de hecho nos enteramos que dentro de los sacerdotes de la así llamada "resistencia" ya se encuentran quienes no pronuncian al Papa en el canon de la Misa).

Por lo que es del "irenismo" u optimismo o espíritu de negociación contractual (sic) que eventualmente nos estaría dirigido, diremos que lo esencial no está en adoptar posturas subjetivas. Lo que cuenta es que si se reconoce la autoridad del Papa Francisco, debemos estar sometidos a él en todo lo que no atente contra la Fe: Bula "Unam Sancta" de Bonifacio VIII : ('someterse al romano Pontífice es de toda necesidad para la salvación de toda humana creatura' ). Roma está obligada a otorgar un marco canónico a sus clérigos (“no se permitirán los vagus”) y éstos a aceptarlo si no pone en riesgo su Fe. Aquí estaría todo el problema: normalmente un marco canónico de la Iglesia debería ser neutro en esta materia (repercusión en la Fé) pero como los cargos están ocupados por modernistas  podrían valerse de las estructuras legales para imponer sus errores o establecer límites al accionar legítimo de la Tradición. Pero decimos bien “podrían”, no hay una relación causa-efecto. Allí tenemos el caso, que solemos invocar porque es paradigmático, del IBP, el cual siendo un grupo pequeño, sin la garantía de supervivencia, no ha claudicado en la Fe. Mis preferencias van por un simple reconocimiento, pero entre ello y la Prelatura personal hay opciones intermedias: Administración apostólica, Ordinariato, Patriarcado, etc. La forma importa, pero lo que cuenta es la obediencia y si “satanizamos” al que piensa distinto es porque se apartan de la Iglesia (negando ya no el marco canónico sino el mero responder al llamado de la autoridad). Luego, si vamos a ser "resistentes", seámoslo cuando se presente la "necesidad", se trate de "evitar un grave perjuicio" o se padezca un "miedo grave" que son las causales para una desobediencia legítima en el derecho canónico.

septiembre 23, 2014

A suivre...

Habíamos concluido el epílogo de las discusiones doctrinales Roma-FSSPX afirmando que sólo quedaba la intervención de la Providencia para resucitar al Testigo y que por tanto había que descartar todo proceso humano -aún aquél que tuviera por protagonistas a sus vicarios en la tierra- en calidad de mediatamente suscitado por Dios.

Hasta que, revisando las exégesis relativas a los dos Testigos, Olivos o Candeleros en fuentes no católicas -a manera de buscar una distancia de ciertos lugares comunes no tan infalibles como parecen a primera vista- pero aplicándolas luego a la realidad católica, advertimos que el "ponerse de pie" (y su secuela) podía no ser una literalidad sino representar una suerte de reivindicación seguida luego por un triunfo a la "vista de sus enemigos". Era un poco la idea original que teníamos, la que dejamos a un lado tras las "derrotas" sufridas, pero que ahora revive.

Y ya que mencionamos a las "derrotas", no debemos extrañarnos de ellas. Los que somos de Cristo, de su Tradición, tendremos derrotas hasta ser reivindicados ("les hará la guerra, los vencerá y los matará"). Los lugartenientes de la Bestia y del Falso profeta se felicitaron, junto con...los discípulos de Coré, Datán y Abiram en la FSSPX. Pero afortunadamente éstos ya no están más y aunque todavía no se los tragó la tierra no están en condiciones de subvertir nada, solo de vociferar (para verificación consultar los blogs "Compendio de errores que no se corrige mientras ríe", "Non serviam", "Apostolado del cisma" y hay más).

Lástima que dentro de la FSSPX quedan todavía indecisos que no tienen claro que el tema del reconocimiento canónico no es opcional ni materia de "gustos" o de "explicaciones" sino -dadas ciertas garantías de conservación de la Fé y de la liturgia que ya se practican- de sometimiento al poder de jurisdicción del Sumo Pontífice (sin el cual no hay salvación), en palabras del Obispo Williamson: "la preciada regularización que solamente Roma tiene la autoridad de otorgar".

Lo que siga será cuestión de "experiencia", sin descartar la vuelta a estadios anteriores de mediar "necesidad", sin que ello signifique enmienda alguna al principio de la obediencia en todo aquello que no atenta contra la Fe. Sólo que, en vistas de la situación actual, por los tiempos y porque la reivindicación opera en vísperas del final,  es muy factible que no haya siquiera posibilidad de mucho experimentar.

À suivre...

septiembre 09, 2014

Esjatológicas


Se ha publicado recientemente en el blog "Amor a la verdad" (sedevacantista) una serie de entradas de tenor apocalíptico y de suma importancia para la comprensión de los eventos parusíacos: "la Parusía" (transcripción de Radio Cristiandad sobre el trabajo del P. Rovira S.J), "la nube de langostas" (lo que pretende ser una exégesis de Ap 9),"¿un documento de Fátima hasta ahora inédito?" (documento que emana del libro "Um caminho sob o olhar de Maria" editado por el Carmelo de Coimbra) y la "conversión de los judíos" (en base a un trabajo de Michel Mottet).

Sobre el primer artículo, debemos decir que el trabajo del P. Rovira es una exposición muy clara de los eventos que preceden a la Parusía y de la Venida en gloria y majestad de Jesucristo.  Pero debemos hacerle dos precisiones. Una, referente al conocido tema del "arrebato": los exégetas no están de acuerdo si la frase "uno será tomado, el otro dejado" (Mt 24, 40) que refieren a la siega final, han de entenderse de la salvación o condenación eternas, de la supervivencia de los santos a los cataclismos finales o de la transformación (encuentro con Cristo en los aires) de los santos vivientes. La otra, el P. Rovira se inclina por el "milenarismo espiritual" cuando éste no es seguro: que habrá un reino de los santos después de la Parusía resulta claro en las Escrituras, pero ese reino no finaliza con (otra) rebelión de "Gog y magog" (Ap. 20, 8) . Si éste  es el mismo de Ezequiel 38 no podría sobrevenir al final de un largo tiempo de paz y de triunfo sin par como lo entienden los milenaristas.  Y ello por cuanto "Gog y magog" es la cabeza de la nación que invade la tierra de Israel "al cabo de muchos días" contra una "nación salvada de la espada" (la nación hebrea) esto es en este tiempo y que como resultado de la mencionada invasión y de la destrucción de Gog se produce la conversión de los hebreos: "y desde aquel día en adelante sabrá la casa de Israel que yo soy Yahvé, su Dios".  Si a ello le agregamos que la conversión se produce a causa de la intervención de Elías a quien se le encomendó el "restaurar las tribus de Jacob" (Ecl 48, 9-10) y éste (sea quien fuere) predica durante el Anticristo, entonces no es al final de un pseudo milenio que actúan "Gog y magog".  Se podría alegar que se trata de dos "Gog y magog" diferentes, pero tampoco es así ya que su intervención en Apocalipsis al finalizar el milenio consistiría en "rodear el campamento de los santos y de la ciudad amada" entendida como Jerusalén, lo cual se contradice con la promesa de que una vez restablecidos en su tierra los hebreos "habitarán seguros sin que nadie los espante" (como aclara Straubinger: "sin la amenaza o el peligro de otro Gog"). 

Sobre el segundo artículo, ya habíamos propuesto el significado de las "langostas" al presentar a los cuatro septenarios del Apocalipsis en base a la interpretación del P. Castellani. Al referirnos a la quinta trompeta dijimos: "La quinta son los filósofos del siglo XVIII:  Aunque Castellani no lo menciona, nos parece que refuerza esta aplicación el hecho de que el Magisterio, por medio de Gregorio XVI en su Encíclica "Mirari Vos" del 15 de agosto de 1832, denomina al indiferentismo  religioso y otros errores como  las "langostas que salen de la humareda del pozo del abismo". Castellani dice que los "cinco meses de años" son los 150 años que van desde la Revolución francesa  hasta la guerra del 39" Conviene tener presente que estas "langostas" no son las mismas a que alude el profeta Joel como antesala del "día del Señor" que son identificables con "Gog y magog", puesto que se aclara que simbolizan "el ejército que viene del Norte" (Joel II, 20)

Sobre el tercer artículo, comentar que se ha conocido una transcripción inédita de la hermana Lucía de Fátima que incluye una asistencia especial de la Virgen María para redactar la tercera parte del secreto de Fátima y una profecía sobre el cambio del eje de la tierra con su secuela de destrucción generalizada y luego sobre  el tiempo de paz  con el triunfo de la Iglesia católica previo al fin de todas las cosas o eternidad. El contenido de la parte del tercer secreto todavía oculto ya es posible determinarlo con claridad con toda la información y extractos de los relatos de quienes lo han leído. Es algo que lógicamente se enmarca entre la "apostasía" (mencionada por todos los expertos como uno de los temas del Secreto) y el castigo final ("juicio de las naciones") por lo que remitimos a la  2ª Carta a los Tesalonicenses , capítulo II...

Sobre el cuarto artículo: La identidad de la Bestia, para los que leen atentamente las Escrituras, en nada se relaciona con una pseudo persona con "carácter bestial" como supusieron algunos (la "Bestia", en el lenguaje bíblico, representa a poderes políticos, contrarios a la verdadera Fe). Lo expone claramente el autor de la nota que se trae a colación. Se trataría de un misterio compuesto donde cada integrante del total, en la medida de su negación de Cristo, es tan anticristo como el todo (I Juan 2,18). En cuanto a la conversión de los hebreos (descendientes por la sangre) y no de los "judíos" (entre los cuales se cuentan conversos de diversos orígenes), resulta también claramente de las Escrituras: Romanos 11; Ezequiel 37 ("huesos secos"); Isaias 66, 19 y podríamos multiplicar las citas. Se equivoca por tanto el autor al decir que no habrá tal conversión.


Ya lo hemos dicho, la Iglesia  (León X, Sess XI, "Constit. Supernae majestatis praesidio") prohibe dar fechas de los acontecimientos finales. Pero no prohibe dar aproximaciones sin más valor que las de una deducción personal, puesto que difícilmente Dios comunique ese dato a algún mortal siendo que, de los contrario, quedaría sin vigencia la advertencia de "velar y orar" en todo tiempo.

Pero si de aproximaciones se trata, los meses que nos separan del final del presente año, proporcionan base para eventos apocalípticos. Lo mismo el año 2017. Y esto  porque, en una manera imperfecta de hablar, Dios está "atado a las fechas" que El mismo, en su omnipotencia y sabiduría eternas, dispuso de antemano. 

En relación a los meses de octubre y noviembre de este año tenemos que se cumplirían 45 años de la Mujer en el desierto (Exodo 19, 4; Ap 12, 14)  y si asociamos esa Mujer al remanente fiel  y éste último a los fieles de la travesía del desierto de los hebreos que fueron dignos de poseer la tierra prometida,  nos da que las promesas de Moisés a Caleb se cumplieron en 45 años, tal como surge de la lectura de Josué 14.

En relación al año 2017  tenemos que ese año se  cumplirán  los 100 años de la aparición de Fátima. Esta aparición se encuentra significada en la "Mujer vestida de sol" de Ap 12, 1. Ese símbolo representa tanto a la Santísima Virgen como a la Iglesia que da a luz al "hijo varón" (remanente fiel) al punto de identificarse luego con ella en el desierto (por ser la porción de la Iglesia que, por excelencia, mantiene la Fe) y distinguiéndose del "resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y mantienen el testimonio de Jesús". Los 100 años se componen de dos jubileos de cincuenta años separados "a la mitad de la semana" (suponemos que estos 100 años podrían ser un único término con la última semana del profeta Daniel:  Dn 9, 27) por la "supresión del Sacrificio y de la oblación" ("misa normativa" de 1967). Y ser coincidentes, a su vez, con la visión de León XIII del 13 de octubre de 1884 por la cual Satanás pidió al Señor "de 75 a 100 años y más poder" para destruir a su Iglesia. 

septiembre 05, 2014

¿Lógica imparable?

Es lo que propugna el "sermón" del P. Storez (FSSPX) . 

Digamos desde ya que tiene razón en los hechos que denuncia: el aflojamiento doctrinal de la Fraternidad San Pedro y otras "comunidades Ecclesia Dei"  en relación a la "canonización" de Juan Pablo II . Tal como se puede ver aquí.

El tema es que él lo plantea como una cuestión de lógica imparable: se une una comunidad a la Iglesia en su aspecto canónico (a esto creo que le denomina "se rallier") y necesariamente se produce ese aflojamiento.

Conste que nos basta una excepción para demostrar la falsedad del razonamiento y esa es la siguiente:

El caso del IBP

No hemos visto plasmada una postura oficial sobre el tema de las canonizaciones por parte de este grupo, pero sí una referencia que transcribimos del P. Laguérie, su Superior, en tiempos del pontificado de Benedicto XVI cuando se hablaba aún de la "beatificación" de Juan Pablo II: 


"je vous dis simplement que je serai très heureux de savoir le pape Jean-Paul II au ciel. Si vous le souhaitez en enfer, vous avez un sacré problème. Saint Vincent Ferrier, qui priait pour le salut de…Lucifer, était plus chrétien que vous. Je vous rappelle que la béatification d’une personne ne dit que cela et même sans aucune garantie d’infaillibilité aux dires de l’ensemble des théologiens catholiques. La béatification n’est pas de ce domaine puisqu’elle ne dit rien quant à la Foi ou les mœurs (Pas même de manière connexe). On a une preuve très récente de cette vieille affirmation théologique : la décentralisation de ce prononcé aux évêques qui (ouvrez les yeux) ne sont pas infaillibles. Tout comme, par exemple, la reconnaissance des apparitions privées qui n’engage en rien l’infaillibilité de l’Eglise. Par ailleurs, si Dieu a fait un miracle, il vaudrait mieux vous taire. La vraie question théologique est celle de la canonisation qui engage ce domaine puisque, en affirmant qu’un homme a vécu jusqu’à l’héroïsme les vertus chrétiennes et qu’il est un modèle (Règle ou canon) de la morale catholique, l’Eglise tranche en l’un de ses domaines propres. Je souhaite évidemment qu’aucun pape ne prononce une canonisation de ce type. Il n’y aurait alors que la soumission respectueuse ou le sédévacantisme. Tertium non datur. Je ne crois pas du tout à cette troisième, énoncée par Mgr Fellay dans son interview au Canada. Elle consiste à relever un défaut d’intention dans l’utilisation du charisme d’infaillibilité. C’est l’acte même de la canonisation qui relève de ce domaine. L’intention est posée du fait même de l’acte (vous savez que Jean veut se lever de sa chaise quand…il se lève et tant qu’il reste assis vous ne pouvez présumer de son intention de se lever : il ne l’a pas). Enfin cet externisme de Saint-Thomas, sacramentel ou autre, évite seul de juger continuellement d’une chose qui n’est affirmable que…par ses actes, précisément. Allez, soyons francs. J’aurais bien aimé qu’on fasse passer le pape Pie XII avec Jean-Paul II comme on a fait passer Pie IX avec Jean XXIII. Mais c’est quitter la théologique, domaine du vrai, pour celui de la politique, domaine de l’inavouable…"

Está clara la posición (en negrita). Podríamos pensar que en la disyuntiva que menciona acto seguido optó por la "sumisión respetuosa" -lo que postularía su defección- pero existe una posición que nosotros propugnamos antes de dar la  explicación final (la posibilidad de estar ante la "suplencia de la Iglesia") que consiste en la "suspensión del juicio" por falta de elementos para juzgar y que en modo alguno implica una aceptación de la imposible canonización.  No vemos entonces, en este caso,  la "lógica imparable".

Una comunidad que no tiene garantizada su supervivencia será más propensa a pasar por alto los errores o herejías de los modernistas: para decirlo en lunfardo (Argentina): "la necesidad tiene cara de hereje". Pero no es el caso de la FSSPX  (a quien presumiblemente se dirige la lección del "sermón") puesto que, a diferencia de los institutos "Ecclesia Dei", tiene la posibilidad de valerse por sí misma al contar con Obispos que aseguren la continuidad, siendo éste el punto que define el "estado de necesidad".  No vemos tampoco, en este caso hipotético,  la "lógica imparable".

agosto 06, 2014

¿Veneran las tres religiones al mismo Dios?

A propósito de esta pregunta formulada en el Foro hispanismo a raíz de unas afirmaciones del Papa Francisco y de una carta de San Gregorio VII a An Nadir, las cuales se encontrarían en consonancia con lo dicho en Nostra Aetate en el sentido de que "La Iglesia mira también con aprecio a los musulmanes que adoran al único Dios, viviente y subsistente, misericordioso y todo poderoso, Creador del cielo y de la tierra",  fuimos a buscar los extractos de una discusión mantenida años atrás con una x persona que defendía el aserto y éste fue el centro de nuestra argumentación:

Cita de San Gregorio Magno:

"La santa Iglesia Universal predica que a Dios no se le puede honrar con verdad sino dentro de ella, afirmando que cuantos están fuera de ella de ninguna manera se salvarán".

La adoración es : Reverencia y honra a Dios.

Los musulmanes no están dentro de la Iglesia Católica.

Ergo 1: Los musulmanes no adoran con verdad a Dios.

Ergo 2: Decir que "La Iglesia mira también con aprecio a los musulmanes que adoran al único Dios, viviente y subsistente, misericordioso y todo poderoso, Creador del cielo y de la tierra" es falso.

En efecto, los musulmanes no reconocen a la Santísima Trinidad, y como siempre es la forma la que da el ser a las cosas, como decían los escolásticos, decir que se adora a la Santísima Trinidad "materialmente" es lo mismo que decir que no se adora a la Santísima Trinidad.

Por otro lado, no es posible argumentar, como hacen algunos, que su situación es igual a la de quienes vivieron bajo el Antiguo Testamento, diciendo que ellos tampoco adoraban a la Trinidad, por cuanto: cito del Compendio Moral Salmaticense según la mente del Angélico DoctorImprenta de José de Rada, Pamplona 1805:
P. ¿Después de la caída de Adán, y antes del Evangelio fue necesaria para la salvación la fe acerca de Cristo a lo menos implícita? R. Que lo fue; porque supuesto ya el pecado, y atenta la presente providencia de Dios, ninguno podía salvarse sino Cristo Salvador, y Mediador. Y así fue a todos necesaria, a lo menos la fe implícita de Cristo, para salvarse. Lo mismo decimos del misterio de la Santísima Trinidad. Hemos dicho, que fue necesaria la fe, a lo menos implícita; porque algunos la tuvieron también explícita de ambos misterios, como advierte S.Tom. 2. 2. q. 2. art. 7 y 8. 
P. ¿Supuesta la promulgación del Evangelio es a todos para salvarse necesaria con necesidad de medio la fe explícita de los misterios de la Trinidad y Encarnación? R. Que lo es, como consta del cap. 16 de S. Marcos en aquellas palabras: Qui crediderit, et baptizatus fuerit, salvus erit; qui vero non crediderit, condemnabitur. Consta también del Símbolo de S. Atanasio, donde se propone la fe de uno, y otro misterio, como necesaria para la salvación eterna. Así S. Tom. cit. 
P. ¿Podrá alguno en algún caso salvarse per accidens sin la fe explícita de los dos misterios dichos? R. Que no; porque aunque la sentencia afirmativa no carezca de fundamento en S. Tom. art. 7. Ad. 3, más expresamente defiende la negativa in 3. Dist. 25. q. 2. art. 2. quaestiunc. 2, donde dice, que cumplido y predicado el misterio de Cristo: Omnes tenentur ad explicite credendum, et si aliquis instructorem non haberet, Deus ei revelaret, nisi ex sua culpa remaneret