sábado, 1 de agosto de 2015

La balanza del Santuario



“Ora con insistencia, clama sin cansarte y llora con lágrimas amargas en el secreto de tu corazón, pidiendo a nuestro Padre Celestial, que por el amor al Corazón Eucarístico de mi Hijo Santísimo ponga cuanto antes fin a tan aciagos tiempos, enviando a esta Iglesia el Prelado que deberá restaurar el espíritu de sus sacerdotes.

“A ese hijo mío muy querido lo dotaremos de una capacidad rara, de humildad de corazón, de docilidad a las divinas inspiraciones, de fortaleza para defender los derechos de la Iglesia y de un corazón tierno y compasivo. En su mano será puesta la balanza del Santuario, para que todo se haga con peso y medida, y Dios sea glorificado”.

(Hacia fines del siglo XVI y comienzos del XVII, la Santísima Virgen de El Buen Suceso previó, en sucesivas apariciones a la Abadesa del Monasterio de la Limpia Concepción de Quito, Venerable Madre Mariana de Jesús Torres, las catástrofes espirituales y materiales que deberían acontecer en el siglo XX.)

¿Quién es este Prelado a que se refiere la profecía?

Del repaso que hemos hecho de las numerosas páginas de internet que tratan el tema no hemos encontrado los manuscritos originales de donde se extraen estas profecías. En una de esas páginas se evoca una obra titulada "Vida Admirable de la Rvda. Madre Mariana de Jesús Torres" cuya transcripción en portugués se encuentra aquí y extractada aquí.

Nos ha sorprendido la llamativa omisión del pasaje que reproducimos en el acápite en cierta página (aquí) o la sustitución de la palabra "Prelado" por la de "restaurador" (aquí) así como el hecho de que súbitamente desaparece la referencia en la transcripción de esta otra página (aquí), que en realidad era la traducción de una página en inglés  que se encontraba en este sitio (aquí). De acuerdo a los comentarios al pie, alguien observó la omisión a su autora y ésta claramente expresó su opinión contraria a la identificación del Prelado que se le formuló...Sobre esta autora, léase aquíQue el lector atento sepa discernir lo que estas páginas tienen en común...para no llamarse a engaño.

No es tan llamativa, en los de la sedevacancia, la omisión del pasaje que refiere a la corrupción de muchos sacerdotes y a sus efectos: "Con este aparente triunfo de Satanás, se provocarán sufrimientos enormes en los buenos pastores de la Iglesia, y a la excelente mayoría de buenos sacerdotes y al Pastor supremo y Vicario de Cristo en el tierra, el cual, prisionero en el Vaticano, derramará secretas y amargas lágrimas en la presencia de su Dios y Señor, pidiendo luz, santidad y perfección para todo el clero del universo, del que es rey y padre"

Esta referencia es por demás interesante. Sin que pretendamos imponer una interpretación de este pasaje hacemos notar lo que se especula al respecto: "En este sentido, vemos una coincidencia entre los mensajes de Quito y de Fátima, sobretodo en lo que dice respecto de la figura del Santo Padre, perfectamente aplicable a Benedicto XVI, que tanto sufrió y fue acusado por esos crímenes" (alude a los casos de pedofilia en el clero)

En cambio, la identificación del "Prelado que habrá de restaurar el espíritu de sus sacerdotes" con Mons. Lefebvre no puede dar lugar a dudas. En primer lugar, porque el contexto de esta profecía es "hacia el final del siglo XIX y la mayor parte del XX" , en medio de una crisis de Fe, y no hay otro candidato que el santo Obispo francés en esas coordenadas de tiempo. En segundo lugar, porque "Prelado" es en la definición que proporciona la Rae un "Superior eclesiástico constituido en una de las dignidades de la Iglesia, como el abad, el obispo, el arzobispo, etc" pero no un Papa como maliciosamente proponen algunos.  Y en tercer y último lugar, porque se dice que para poseer pronto este Prelado y Padre, harán contrapeso la tibieza de todas las almas a Dios consagradas" lo que es propio de este tiempo (la característica propia de la "Iglesia de Laodicea" en la que nos encontramos es precisamente la tibieza).

Responderemos ahora a algunas objeciones que pudieran efectuarse a esta identificación:

1) la que dice que la llegada de ese Prelado supone el "fin de tan aciagos tiempos", lo que no ocurrió con Mons. Lefebvre. 

Lo primero es señalar que algunos distinguen el objeto del clamor que se pide, uno dirigido a poner fin a esos "aciagos tiempos" y el otro -separado en algunas transcripciones por la conjunción "y"- el envío por parte de Dios de ese Prelado. Lo segundo, que la venida de este Prelado y su obra restauradora supone ya para muchos -saciados en la doctrina y la liturgia- ese final, que en tal caso se ve anticipado a su respecto.

2) la que identifica a ese Prelado con un dignatario eclesiástico ecuatoriano: Podemos leer aquí:  "¿Quién será aquel Prelado santo? Ya antes, en la aparición de 1599, Nuestra Señora se había referido a él como, probablemente, un obispo de Quito.

'Llegados los tiempos de oro para éste mi monasterio, será feliz y premiado de Dios aquel Prelado, hijo mío tan querido, el cual, conociendo con luz divina la necesidad de la sujeción inmediata a los [Frailes] Menores [o sea, a los franciscanos] para la santificación y perfección de las hijas de mi Inmaculada Concepción, pedirá al Vicario de mi Hijo en la Tierra que los Menores gobiernen este monasterio... Este día vendrá cuando la corrupción de las costumbres en el mundo parezca haber llegado al ápice...'

En otra aparición la Santísima Virgen también habla del triunfo de la Iglesia, y menciona a un hijo escogido. Aquí no se refiere expresamente a un prelado, pero tampoco dice si es la misma persona. Lo cierto es que éste surgirá cuando el mal parezca triunfante y 'la autoridad' haya prevaricado.

'Pero cuando parezcan triunfantes y cuando la autoridad abuse de su poder cometiendo injusticias y oprimiendo a los débiles, próxima está su ruina, caerán por tierra desplomados.

'Y la Iglesia, cual tierna niña, resurgirá alegre y triunfante, y adormecerá blandamente, mecida en manos de hábil corazón maternal del elegido hijo mío, muy querido, de aquellos tiempos. Lo haremos grande en la Tierra y mucho más en el Cielo, donde le tenemos reservado un asiento muy precioso. Porque, sin temor de los hombres, combatió por la verdad y defendió impertérrito los derechos de su Iglesia, por el que bien le podrán llamar mártir' "

Lo primero, no se desprende necesariamente que se trate del mismo "Prelado" y del mismo "elegido hijo mío" que el Prelado a que hacemos referencia. Lo segundo, aplicable al primero de los mencionados, es la explicación que da la misma autora a que nos referimos antes (Marian Therese Horvat): en su libro, la autora aclara que la palabra "Prelado", en el lenguaje del siglo XVII, designa tanto a un dignatario civil como eclesiástico y una solicitud de este tenor bien podría recaer en una autoridad no religiosa. Lo tercero, la alusión al resurgimiento de una Iglesia "alegre y triunfante" no implica concomitancia con su "mecimiento", antes bien,  supone una actividad que se presume anterior, en nada contradictoria con la obra de Mons. Lefebvre.

Para finalizar con esta reseña, quisiéramos reproducir las palabras del mismo Mons. Lefebvre en el sermón en ocasión de las consagraciones episcopales de julio de 1988: "Pido disculpas por continuar el relato de esta aparición, pero en ella se habla de un  prelado que se opondrá totalmente a esta ola de apostasía y de impiedad y preservará el sacerdocio preparando buenos sacerdotes. Hagan ustedes la aplicación si quieren, yo no quiero hacerlo. Yo mismo me he sentido estupefacto leyendo estas líneas, no puedo negarlo. Está escrito, impreso, consignado en los archivos de esta aparición".

miércoles, 29 de julio de 2015

Castigat ridendo mores


La "Unión Sacerdotal Marcel Lefebvre" ha claudicado. 

Su líder, Mons. Williamson, ha dicho que se puede asistir a la nueva misa si eso sirve para "mantener la fe". 

Así lo demuestra el Concilio o aquelarre de Cathinfo, en el cual algunos defienden todavía el "modernismo" del Monseñor.

Por tanto, propongo formar una "resistencia" de "estrictísima observancia" que vaya formando prioratos con, a su frente,  los "valientes" ultra resistentes que se opongan a este desvío del líder y de sus partidarios que no pueden ver la claudicación en la que ha caído.

No nos queda otra opción que seguir al P. Méramo, que es el único en toda la tierra que, desde su columna de "estilista" (sin cachetes rosados), con sus gritos e improperios, nos dice la verdad impoluta.

Y, luego, veremos si es necesario consagrar al P. Ceriani como Obispo de la "Fraternidad de la Inhóspita trinchera" para que pueda confirmar a sus fieles, los que vayan abandonando la neo-re$i$tencia y escuchan -como pueden, a escondidas, pobrecitos- la radio sin mancha.

Llegado el caso, y "deseando responder al estado de necesidad en la cual se encuentran numerosas almas" (sic) deberíamos fundar un seminario (cerca de la radio en lo posible) para la ordenación de los sacerdotes impolutos-sin mancha a semejanza de su líder.



Nota: Por si no se entendió el significado de la entrada: es una ironía dirigida principalmente a los pseudo-resistentes que usaron -y siguen usando culpablemente- el mismo procedimiento respecto de Mons. Fellay: buscar cosas o dichos de él con lupa, juzgarlo todo al revés según conveniencia revolucionaria (ya lo demostramos en la entrada "De bosques, árboles y frutos"), escindirse (hacer cisma). Como a todo revolucionario ahora le toca enfrentarse con sus propios hijos (más violentos) que quieren llevar la revolución más allá (hacia el sedevacantismo).  Mons. Williamson no "claudicó" en esto, que hay que mirar en el contexto, claudicó mucho antes cuando desobedeció a Roma al no querer recibir un potencial marco canónico (cisma material) y luego cuando, sin causa que lo justifique, consagró en forma ilícita a un Obispo (cisma formal).

martes, 28 de julio de 2015

De bosques, árboles y frutos


No, la presente entrada no será una clase de botánica sino un intento de demostrar hasta qué punto la obsecuencia puede ir de la mano de inconsistencias, falsas acusaciones y otros excesos. 

Hace poco menos de un mes, los partidarios del "Non serviam" hacia la Tradición se rasgaron las vestiduras por una contestación de Mons. Fellay a una pregunta que se le formulara por el periódico Présent:

¿Qué piensa usted de la proposición del cardenal Sarah de introducir el ofertorio tradicional en la nueva misa?

Esta idea no es nueva, hace ya unos diez años que circula en Roma. Estoy feliz que sea retomada. Algunos critican esta proposición diciendo que sería mezclar lo sagrado con lo profano. Al contrario, en una perspectiva de saneamiento de la Iglesia, pienso que esto constituiría un gran progreso, porque el ofertorio es un resumen de los principios católicos de la misa, del sacrificio expiatorio ofrecido a la Santísima Trinidad, dirigido hacia Dios en reparación de los pecados por el sacerdote, acompañado de sus fieles. Y esto llevaría gradualmente a los fieles hacia la misa tradicional que perdieron

Acusan por allí: "Pues bien, tenemos que Mons. Fellay confiesa, en la presente entrevista, que aprueba el rito "pío-paulino", la repugnante, impía y adúltera mixtura del santísimo rito de San Pío V con el falso rito modernista de Pablo VI. En cambio, “Jesús quiere que se esté con Él o contra Él, y esa mezcla de la piedad con el espíritu del mundo, su enemigo, es abominada de Dios. Desde el Deut. 22, 9 s., se nos inculca a tal punto la idea de que Dios odia toda mezcla, que Moisés prohíbe sembrar semillas mezcladas, arar con yunta de buey y asno, y hasta vestirse con mezcla de lana y lino” (comentario de Mons. Straubinger a Rom 1, 17). 

Podríamos responder con estas palabras del Obispo de la revolución-dentro-de-la-Fsspx: “Según las propias palabras de Nuestro Señor [Un árbol bueno no puede dar malos frutos, ni un árbol malo frutos buenos]… Pero un árbol a medias bueno y a medias malo puede producir frutos mitad buenos y mitad malos. Por supuesto que tomada en su totalidad una mezcla de bueno y malo es mala, pero esto no significa que tomada parte por parte, las partes buenas de la mezcla sean tan malas como las partes malas” (Eleison 385)

Claro que, como esa distinción es enmendar la plana a Nuestro Señor inventándose una nueva categoría de árboles, no la vamos a hacer nuestra.

Pero sí podríamos preguntarnos, como hacen los obsecuentes del mencionado Obispo rebelde: "¿O hay que sostener que Dios niega toda gracia en una misa nueva en la que por ser celebrada válidamente, se verifica el Sacramento y constituye verdadero Sacrificio eucarístico?" 

Y entonces sí, las palabras de Mons. Fellay cobran sentido: no se trata en ningún momento de afirmar que la misa novus ordo es buena, en esencia, sino que la introducción de un elemento bueno, como lo es el ofertorio del vetus ordo, puede constituir ese "injerto" de la gracia  en palabras de Tertuliano: "El árbol malo no dará frutos buenos, si no es injertado, y el árbol bueno dará malos frutos en el caso de que no sea cultivado; y las piedras se convertirán en hijos de Abrahán si se forman en la fe de Abrahán; y las crías de víboras harán fruto de penitencia, si vomitan el veneno de la maldad"  

El acebuche sigue siendo acebuche y las piedras, piedras pero la gracia puede operar ("llevar gradualmente a los fieles hacia la misa tradicional que perdieron").

Pero, siguiendo con la imagen, no faltarán los que continúen mirando el árbol (y por añadidura, siempre el árbol que consideran malo) y no miren el bosque, esto es el Testimonio que la obra fundada por Mons. Lefebvre evidencia a diario, proveyendo de la gracia santificante a tantas almas.

jueves, 23 de julio de 2015

Miles de citas


Hemos seguido con interés una polémica sostenida en facebook entre el blogger "Miles Dei" y unos circunstanciales contradictores del sedevacantismo, en la cual el primero, con mayor preparación teológica, los deja sin réplica. De esa polémica extraemos sólo las citas del primero, que vale la pena reproducir, sin por ello dejar de marcar alguna discrepancia en forma de Notas.

SOBRE LA MISA

Cualquiera que sabe lo mínimo de la instrucción cristiana superior sabe los elementos mínimos para la validez objetiva de una Misa: que no es otro que la consagración que es donde se da el sacrificio mediante la transubstanciación. Siendo ésta válida la Misa lo es. Mucho más dentro de un rito litúrgico que mantiene todos los elementos constituyentes de la Santa Misa: ofertorio, consagración y comunión. Por tanto no es ya un mero error teológico hablar de que sea inválida es pura ignorancia de las cosas.

[Nota de Lhd: Hay que distinguir dos planos, el de la Misa-Sacrificio y el de la Misa-Rito sacrificial. Para la Misa-Sacrificio se exigen los requisitos que indica la teología sacramental: materia, forma, intención, sacerdote válido.  Y en este plano, asiste razón a Miles, dejando a un lado la intención, que por ser interna no podemos adivinar pero que debemos presumir desde que el sacerdote pronuncia las palabras consagratorias. En cambio, la Misa- Rito sacrificial ha sido completamente desvirtuada por el novus ordo, al punto que no es posible decir que estamos ante un rito católico. Sería un rito ilícito pero de ilegitimidad de ejercicio, no de origen (un Papa puede hacer modificaciones a la liturgia)]

Dime algo irreverente del ritual de Pablo VI. Ojo del ritual, no de un cura que se invente cosas.

[Nota del Lhd: Aquí Miles se equivoca. Piénsese sólo en el “ofertorio” del novus ordo que es un calco del de Caín (“el fruto de la tierra y del trabajo del hombre”) en lugar de la oblación de la "Hostia santa e inmaculada". Repetimos, esto en el plano de la Misa- Rito porque la materia del Sacramento -lo que se ofrece- es realmente el pan y el vino. También la transposición de la expresión "Misterio de la Fe" referida a la consagración del vino para después de finalizada ésta y la intercalación de la exclamación "Ven Señor Jesús" -aunque se invoque su carácter esjatológico- justo después de la consagración y de que Cristo vino sacramentalmente, son sin duda irreverencias].

Algunos sedevacas muy ignorantes ellos hablarán aquí de que hay cambios en las palabras del memorial, por ejemplo que no se dice el Misterium Fidei. Pero esas palabras en concreto, nunca han sido consideradas parte del memorial y de hecho, toda la casuística antigua sobre la Misa explicita que su omisión no afecta para nada a la forma del sacramento.
  
De igual manera no afectan traducciones del latín como el por muchos o por todos los hombres, porque no afectan esencialmente a lo que el ministro quiere decir en la forma. De nuevo se remite uno a toda la casuística antigua sobre la dicción de la forma en la Eucaristía.

Obviamente el que se diga en una lengua u otra tampoco afecta, ya que sabemos que Cristo no usó el latín, sino el arameo en la primera consagración, como harían igualmente los apóstoles.

No, los protestantes no tienen misa válida porque no consagran, sin embargo la de los ortodoxos sí lo es, aunque ilícita y de cismáticos, razón por la que no conviene, salvo que no haya otra cosa, en cuyo caso a un católico hasta se le autoriza a comulgar en una ortodoxa.

SOBRE LAS LEYES ECLESIASTICAS,  LA HEREJIA PAPAL Y EL SEDEVACANTISMO

Un Papa no tiene potestad sobre otro Papa en materia de Ley eclesiástica. No puede obligar a sus sucesores salvo en lo que se declara y define como perteneciente al depósito revelado. Por eso los Papas se han saltado muchas veces la bula de San Pio V.

San Pio X y Pio XII cuentan entre los trasgresores.

San Pio X alteró toda la liturgia del breviario de forma significativa que gozaba de una protección perpetua similar en bula de San Pio V Quod a nobis.

Pio XII alteró el Misal romano protegido por la bula de San Pio V a perpetuidad en la liturgia de la Semana Santa.

Y del mismo modo que no entiendes que la Suprema Potestad no está sujeta a potestad canónica alguna, aunque sea la del escrito de un antecesor en el cargo, del mismo modo sólo la potestad de la Iglesia puede declarar a alguien como hereje y destituirle de su cargo aplicando el principio de Cum Ex Apostolatus Officio. Es sencillo.

Queda excomulgado pero si no hay declaración de la sentencia queda en el fuero interno, salvando la notoriedad.

Sin sentencia tu no puedes estar seguro de quien lo es y quien no. Es así de sencillo.

Y la notoriedad implica la negación notoria y contumaz ante testigos de los dogmas de la fe, cosa que no es la mera sospecha.

Y aún así en casos de notoriedad debe ser la potestad de la Iglesia la que intervenga para dirimir el cargo.

No. Comunicar in sacris no es herejía. Aparte la herejía notoria de alguien que subjetivamente está convencido de que lo que dice es conforme a la doctrina de la Iglesia no existe. Porque debe existir la contumacia notoria en oponerse a la Iglesia, no la ignorancia.

[Nota de Lhd: la herejía material sería el igualar al verdadero Dios con los falsos dioses]

Es como un niño con muchos manuales de vuelo y tal, podría citarlos a todos pero no sabe volar. Desconoce las fuerzas que inciden sobre el aparato en cada momento y en que manera.

SOBRE LA FORMA DEL ORDEN SACERDOTAL

Es obvio que la forma del orden sacerdotal no es una frase exacta mantenida tal cual desde el principio como lo son las palabras del memorial, sino una serie de palabras que significan lo que se hace. Esto lo declaró Pio XII.

Por tanto la forma del orden puede variar y de hecho ha variado a lo largo de la historia: "formam vero itemque unam esse verba applicationem huius materiae determinantia, quibus univoce significantur effectus sacramentales — scilicet potestas Ordinis et gratia Spiritus Sancti --, quaeque ab Ecclesia qua talia accipiuntur et usurpantur" (Pio XII)

Como Cristo no dijo la oración que ponéis ninguna ordenación en la historia ha sido válida. No usó la forma. No fue ordenado ni Pedro ni Pedro ordenó a nadie.

La forma que se usó hasta 1970 se introdujo en la Edad Media.

¿Antes de la Edad Media no había ordenaciones válidas?

Explícame como se admitió a los obispos y sacerdotes griegos cismáticos que aceptaron firmar el Concilio de Florencia sin necesidad de ordenarlos de nuevo. Y luego explícame como toda la Iglesia no resulta invalidada desde entonces.

¿Y los dos obispos rusos que prestaron obediencia a Clemente VIII? ¿Por qué no fueron ordenados?

Es que tenéis fallos esenciales. En la forma de los sacramentos en teología y ya desde la escolástica se conocen dos modos de institución por Cristo. Una en que instituye la forma con determinación material e individualmente, como la Eucaristía y otra con determinación formal y específica.

Prestaron obedencia pero no fueron RE-ordenados, porque se considera su ordenación válida.

Y vuelvo a lo que iba. Cualquier autor escolástico te dirá que la forma del sacramento del orden fue instituida por Cristo con determinación formal y específica, o sea, indicando lo que se debía significar en la misma sin exigir una materialidad determinada de ciertas palabras. O sea: que se dejaba a la potestad de la Iglesia el determinar cuando y en qué medida sería una forma válida según esa intención y dependiendo de lo más apropiado para las circunstancias y lugares, etc. Y eso es teología escolástica y no la tontería de los articulitos que pones.

Y con la materia no te digo nada. Hasta Pio XII no quedó claro que la porrección de los utensilios sagrados no era parte de la materia del orden y sin embargo los griegos que no los entregaban eran considerados sacerdotes válidos.

Ah ahora un sacramento es válido o inválido por la intención subjetiva de acercarse a los herejes... De nuevo negamos el Ex Opere Operato.

Algunos todavía tienen ese error condenado y propio de los Husitas, que para que haya sacramento se requiere tener fe.

Si en algo tan esencial y básico como la validez de un sacramento arrastráis errores de bulto, no digo nada en algo mucho más complejo como es el analizar la legitimidad de un Papa.

lunes, 20 de julio de 2015

Doce convenientes y estúpidas preguntas y sus respuestas

Muchas veces hemos redirigido al blog "Amor a la verdad" -que de "verdad" no tiene nada- puesto que tiene la virtud de tocar unos temas que nos son muy afines, como ser los relativos a la esjatología y sus conexiones. Ello no quita que su autor sea un cismático, que se permite atacar al último bastión de la Tradición, suscitado por Dios para este tiempo y a su fundador.

Es lo que se trasluce de su última entrada, en la que pone al descubierto alguna inconsistencia del Obispo de la revolución-dentro-de-la-FSSPX, que no vamos a defender (tiene sus acólitos entre los "Non serviam", "Compendio de errores" et al.). Lo que sí vamos a responder es a su impertinente desafío: "De hecho, en este momento, todavía estamos esperando a que alguien afiliado a la Fraternidad de San Pío X  conteste el siguiente desafío y se atreva a contestar:
Tampoco vamos a traducir las preguntas del inglés, que damos por descontado nuestros ilustres visitantes conocen algo de él. Las respuestas nuestras están en azul:


  • Are you, or are you not, in communion with “Pope” Francis and his religion? Estamos en relación de súbdito frente a su jerarca y le obedecemos en todo cuanto es legítimo y católico.
  • Do you agree that, in the final analysis, it is for the Pope and the Pope alone to say who is and isn’t in communion with him? No. La excomunión, en tanto sanción disciplinaria, no comporta el magisterio extraordinario, por tanto puede haber error (de hecho fue un error la excomunión de San Atanasio).
  • Do you agree, as the First Vatican Council teaches, that “in the Apostolic See the Catholic religion has always been preserved untainted, and holy doctrine celebrated” (Denz. 1833)? Si, en cuanto cubierta por la infalibilidad prometida por Cristo a Pedro y a sus sucesores. No en lo demás.
  • Do you agree, as the First Vatican Council teaches, that Francis, who you insist is the Pope of the Catholic Church, “is the supreme judge of the faithful,” of whom you consider yourselves a part, “and that in all cases pertaining to ecclesiastical examination recourse can be had to his judgment; moreover, that the judgment of the Apostolic See, whose authority is not surpassed [not even by the SSPX], is to be disclaimed by no one, nor is anyone [including the SSPX] permitted to pass judgment on its judgment” (Denz. 1830)? La autoridad está al servicio del bien y de la verdad. No todo juicio o sentencia emanada de las autoridades es infalible. 
  • Do you submit to Francis in the same manner as you would have submitted to Pope St. Pius X had you lived during his reign? Si. Sólo que un Papa no juzga con verdad y el otro sí lo hizo.
  • Who has the final say on what is orthodox doctrine — Rome or Menzingen? If Rome doesn’t have the final say in our day, why did it have the final say in 1910, and when did it switch from “final say all the time” to “final say sometimes, depending on what they decide, as judged by Menzingen”, and who decided that? El que tiene la última palabra en cuanto a la ortodoxia de una doctrina es el Magisterio infalible, al cual se somete la FSSPX.
  • In his encyclical Satis Cognitum, Pope Leo XIII teaches: “You are not to be looked upon as holding the true Catholic faith if you do not teach that the faith of Rome is to be held” (n. 13; quoting St. Augustine). Do you believe and teach “the faith of Rome”? La "verdadera Fe de Roma" es la que se expresa a través del Magisterio extraordinario y del magisterio ordinario universal infalible.
  • Do you believe that the Catholic Church, Bride of Christ, “regards with sincere reverence those [Pagan] ways of conduct and of life, those precepts and teachings which, though differing in many aspects from the ones she holds and sets forth, nonetheless often reflect a ray of that Truth which enlightens all men” (Vatican II,Declaration Nostra Aetate, n. 2)? Do you believe that “Pope” Paul VI, “by the Apostolic Authority handed down to Us from Christ, together with all the Venerable Fathers, in the Holy Ghost approve[d], decree[d] and establish[ed] these things” and, furthermore, that Paul VI, by his supposed apostolic authority, ordered these things “to be promulgated unto the glory of God”, as the conciliar document says at the very end (see here Latin original)? No lo creemos porque la susodicha doctrina no comporta magisterio infalible. Si bien el Papa invoca su autoridad apostólica, no manda creer nada en materia de Fe o Moral. La promulgación de un documento o ley no comporta esa orden dada a todos los fieles.
  • Suppose for a minute that Paul VI was not a valid Pope, as we Sedevacantists argue. Would you then agree that all of the sacramental rites he promulgated in which the essential matter or form were changed, could be invalid? Pablo VI fue verdadero Papa. Si no lo hubiese sido, es irrelevante lo que haya hecho.
  • If you answered “yes” to the previous question, do you agree then that Sedevacantism is the safer course to take, just in case it should turn out that Paul VI was indeed not a valid Pope? El sedevacantismo es un camino que conduce a un círculo infernal del cual no se sale.
  • If there should be a dispute among SSPX clerics on how to answer any of these questions, why is that, and who gets to decide which set of answers is the “real” Catholic position? La FSSPX es una sociedad jerárquica y oficialmente habla a través de los documentos suscriptos por sus autoridades. La catolicidad dependerá de su conformidad con lo que ha enseñado la Iglesia siempre y en todo lugar.
  • If you dislike any of these questions, why is that? El disgusto es por la presunción, estupidez de las preguntas y porque nos han hecho perder tiempo.
  • sábado, 18 de julio de 2015

    Perspectiva escatológica y solución al problema del "Milenio"


    Se ha divulgado recientemente una compilación de estudios que llevan por título "Perspectiva escatológica" cuyo autor es el P. José Ramos García, de la Orden claretiana. El estudio data de 1956. La republicación es obra del editor del blog "En gloria y majestad" que, como su título lo sugiere, es un seguidor del P. Lacunza y por tanto, sostenedor de la la existencia de un "Milenarismo espiritual". Así al menos queda de manifiesto con la introducción que hace ese editor del mencionado estudio: "De más está decir que seguir criticando el Milenarismo (sin hacer ningún tipo de distinciones) basado en el decreto del ´44 arguye un desconocimiento absoluto del tema, y trabajos como éste son una refutación al respecto"

    Lo primero, decir que estamos ante un estudio muy serio y que al mismo tiempo busca sortear las dificultades que  ofrece el tema del "Milenio", más concretamente las condenas (o como quiera llamársele) recaídas a su respecto. 

    Así, de la "visibilidad" de Cristo en el reino mesiánico, objeto principal del decreto vaticano de 1944. Recordemos que por el  decreto precedente de 1941 se sostenía que "el sistema del milenarismo,  aunque mitigado - que enseña,   a saber,  que según la revelación católica Cristo el Señor,  antes del juicio final,  sea con la previa o no previa resurrección de muchos justos,   vendrá a esta tierra para reinar corporalmente no puede ser enseñado con seguridad (tuto doceri non potest)". Luego en 1944 se reitera los prescrito en el decreto anterior sólo que, en vez de decir que Cristo vendría "corporalmente", ahora se afirma que los "milenaristas mitigados" sostienen que Cristo ejercería su reinado "visiblemente".  La respuesta es la misma: "tuto doceri non potest". 

    Respecto de la "doble resurrección", el autor brinda una explicación de lo más lógica: " O se admite, pues, que es corporal la  primera resurrección, o se niega la universalidad de la resurrección corporal, pues en la general no resucitan más que “los restantes”. Según el sentido obvio del  sagrado texto, solo admitiendo que la primera resurrección es corporal, se salva el dogma de la universal resurrección de la carne, resucitando parte en la primera (Ap. XX, 4s.) y los demás en la final (Ap. XX, 5.12 s.) y entre ambas todos, y no hay más que pedir"

    Lo que sostiene el autor es que “Cristo y los santos que han de resucitar, que serán dignos de aquel siglo y de la resurrección, no permanecerán en la tierra como sostuvieron los quiliastas insanos (Cerinto, Montano, Nepos, Apolinario), y tal vez también los sanos (Justino, Ireneo, Hipólito, Tertuliano, Lactancio y otros), sino más bien invisibles, como corresponde a los cuerpos incorruptibles. En efecto, el descenso [del Señor] destruirá el efecto de la Ascensión; por lo cual Cristo y los santos estarán en el reino futuro de los mil años entre los hombres [viadores], pero casi en el mismo estado en el que estaba Cristo resucitado durante los 40 días antes de su Ascensión”

    Lo segundo, el hallazgo de una visión de la Parusía idéntica a la que sostuvimos nosotros en la primera época del blog (aclaramos, sin haber leído previamente este estudio), a saber, que la Parusía, como dijimos en esa oportunidad,  es un único evento con tres fases: un Juicio de vivos, un tiempo de paz y un Juicio de muertos. El autor lo explica de la siguiente manera: "aunque más que dos juicios diferentes tendríamos aquí distintos actos del gran juicio escatológico, en que se realiza plenamente la letra de la fórmula dogmática: “Y desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos”, a los vivos en el juicio universal y a los muertos en el juicio final"

    Nos queda por resolver la existencia misma del "Milenio" tal como lo entienden los milenaristas espirituales, esto es, como un período de tiempo -de duración indefinida aunque muchos se inclinan por la literalidad de los "mil años"- entre el Juicio de vivos y el Juicio de muertos, precedida por una "primera resurrección" y concluída con una rebelión de "Gog y magog".

    Nosotros vamos a aventurar una posición que creemos que concilia los distintos datos que nos brindan las Escrituras sobre estos eventos. Y consiste en decir que el famoso "Milenio" de Ap XX es toda la época cristiana en esta tierra -bajo el cielo- excluído el "poco tiempo" de dominio del Anticristo en una solución discontinua (hasta el "poco tiempo" y luego de la derrota del Anticristo en el "tiempo de paz"). Claramente los "mil años" -al igual, por otra parte, que los "7 años" de la última "semana" de Daniel- son un período simbólico, de duración indefinida. Según esto, hay dos "cumplimientos" de los "mil años", uno antes de la soltura de Satanás  (versículos 3 y 7) y el otro cuando finaliza el tiempo de paz (versículo 5). Ergo, la revuelta de "Gog y magog" es en la etapa previa al Juicio de vivos que lo tiene como uno de los destinatarios, como lo demuestra el hecho de que a su derrota, tanto las naciones como los hebreos "conocerán a Yahvé" (Ez 39, 21).

    Tal es la opinión del insigne traductor y comentador de las Escrituras, Mons. Juan Straubinger, el cual luego de decir que la existencia de una "primera resurrección" es sostenida por algunos Padres y por Cornelio A Lápide, precisa : "Parece, pues, probable que San Juan piense aquí en un privilegio otorgado a los Santos (sin perjuicio de la resurrección general) y que no es una alegoría". Todo en consonancia con Lucas 14, 14 y 20, 35 que habla de una resurrección de los justos,  así como Daniel 12, 2: "muchos [no todos] de los que duermen en el polvo de la tierra se despertarán, unos para vida eterna otros para ignominia y vergüenza eterna".

    Por último, y por si alguien no se ha enterado todavía, decir que estamos viviendo ese "poco tiempo" de triunfo de las fuerzas anticrísticas, el que dará paso a su derrota y al "Milenio", como acabamos de proponer, en su fase discontinua.