septiembre 09, 2014

Esjatológicas


Se ha publicado recientemente en el blog "Amor a la verdad" (sedevacantista) una serie de entradas de tenor apocalíptico y de suma importancia para la comprensión de los eventos parusíacos: "la Parusía" (transcripción de Radio Cristiandad sobre el trabajo del P. Rovira S.J), "la nube de langostas" (lo que pretende ser una exégesis de Ap 9),"¿un documento de Fátima hasta ahora inédito?" (documento que emana del libro "Um caminho sob o olhar de Maria" editado por el Carmelo de Coimbra) y la "conversión de los judíos" (en base a un trabajo de Michel Mottet).

Sobre el primer artículo, debemos decir que el trabajo del P. Rovira es una exposición muy clara de los eventos que preceden a la Parusía y de la Venida en gloria y majestad de Jesucristo.  Pero debemos hacerle dos precisiones. Una, referente al conocido tema del "arrebato": los exégetas no están de acuerdo si la frase "uno será tomado, el otro dejado" (Mt 24, 40) que refieren a la siega final, han de entenderse de la salvación o condenación eternas, de la supervivencia de los santos a los cataclismos finales o de la transformación (encuentro con Cristo en los aires) de los santos vivientes. La otra, el P. Rovira se inclina por el "milenarismo espiritual" cuando éste no es seguro: que habrá un reino de los santos después de la Parusía resulta claro en las Escrituras, pero ese reino no finaliza con (otra) rebelión de "Gog y magog" (Ap. 20, 8) . Si éste  es el mismo de Ezequiel 38 no podría sobrevenir al final de un largo tiempo de paz y de triunfo sin par como lo entienden los milenaristas.  Y ello por cuanto "Gog y magog" es la cabeza de la nación que invade la tierra de Israel "al cabo de muchos días" contra una "nación salvada de la espada" (la nación hebrea) esto es en este tiempo y que como resultado de la mencionada invasión y de la destrucción de Gog se produce la conversión de los hebreos: "y desde aquel día en adelante sabrá la casa de Israel que yo soy Yahvé, su Dios".  Si a ello le agregamos que la conversión se produce a causa de la intervención de Elías a quien se le encomendó el "restaurar las tribus de Jacob" (Ecl 48, 9-10) y éste (sea quien fuere) predica durante el Anticristo, entonces no es al final de un pseudo milenio que actúan "Gog y magog".  Se podría alegar que se trata de dos "Gog y magog" diferentes, pero tampoco es así ya que su intervención en Apocalipsis al finalizar el milenio consistiría en "rodear el campamento de los santos y de la ciudad amada" entendida como Jerusalén, lo cual se contradice con la promesa de que una vez restablecidos en su tierra los hebreos "habitarán seguros sin que nadie los espante" (como aclara Straubinger: "sin la amenaza o el peligro de otro Gog"). 

Sobre el segundo artículo, ya habíamos propuesto el significado de las "langostas" al presentar a los cuatro septenarios del Apocalipsis en base a la interpretación del P. Castellani. Al referirnos a la quinta trompeta dijimos: "La quinta son los filósofos del siglo XVIII:  Aunque Castellani no lo menciona, nos parece que refuerza esta aplicación el hecho de que el Magisterio, por medio de Gregorio XVI en su Encíclica "Mirari Vos" del 15 de agosto de 1832, denomina al indiferentismo  religioso y otros errores como  las "langostas que salen de la humareda del pozo del abismo". Castellani dice que los "cinco meses de años" son los 150 años que van desde la Revolución francesa  hasta la guerra del 39" Conviene tener presente que estas "langostas" no son las mismas a que alude el profeta Joel como antesala del "día del Señor" que son identificables con "Gog y magog", puesto que se aclara que simbolizan "el ejército que viene del Norte" (Joel II, 20)

Sobre el tercer artículo, comentar que se ha conocido una transcripción inédita de la hermana Lucía de Fátima que incluye una asistencia especial de la Virgen María para redactar la tercera parte del secreto de Fátima y una profecía sobre el cambio del eje de la tierra con su secuela de destrucción generalizada y luego sobre  el tiempo de paz  con el triunfo de la Iglesia católica previo al fin de todas las cosas o eternidad. El contenido de la parte del tercer secreto todavía oculto ya es posible determinarlo con claridad con toda la información y extractos de los relatos de quienes lo han leído. Es algo que lógicamente se enmarca entre la "apostasía" (mencionada por todos los expertos como uno de los temas del Secreto) y el castigo final ("juicio de las naciones") por lo que remitimos a la  2ª Carta a los Tesalonicenses , capítulo II...

Sobre el cuarto artículo: La identidad de la Bestia, para los que leen atentamente las Escrituras, en nada se relaciona con una pseudo persona con "carácter bestial" como supusieron algunos (la "Bestia", en el lenguaje bíblico, representa a poderes políticos, contrarios a la verdadera Fe). Lo expone claramente el autor de la nota que se trae a colación. Se trataría de un misterio compuesto donde cada integrante del total, en la medida de su negación de Cristo, es tan anticristo como el todo (I Juan 2,18). En cuanto a la conversión de los hebreos (descendientes por la sangre) y no de los "judíos" (entre los cuales se cuentan conversos de diversos orígenes), resulta también claramente de las Escrituras: Romanos 11; Ezequiel 37 ("huesos secos"); Isaias 66, 19 y podríamos multiplicar las citas. Se equivoca por tanto el autor al decir que no habrá tal conversión.


Ya lo hemos dicho, la Iglesia  (León X, Sess XI, "Constit. Supernae majestatis praesidio") prohibe dar fechas de los acontecimientos finales. Pero no prohibe dar aproximaciones sin más valor que las de una deducción personal, puesto que difícilmente Dios comunique ese dato a algún mortal siendo que, de los contrario, quedaría sin vigencia la advertencia de "velar y orar" en todo tiempo.

Pero si de aproximaciones se trata, los meses que nos separan del final del presente año, proporcionan base para eventos apocalípticos. Lo mismo el año 2017. Y esto  porque, en una manera imperfecta de hablar, Dios está "atado a las fechas" que El mismo, en su omnipotencia y sabiduría eternas, dispuso de antemano. 

En relación a los meses de octubre y noviembre de este año tenemos que se cumplirían 45 años de la Mujer en el desierto (Exodo 19, 4; Ap 12, 14)  y si asociamos esa Mujer al remanente fiel  y éste último a los fieles de la travesía del desierto de los hebreos que fueron dignos de poseer la tierra prometida,  nos da que las promesas de Moisés a Caleb se cumplieron en 45 años, tal como surge de la lectura de Josué 14.

En relación al año 2017  tenemos que ese año se  cumplirán  los 100 años de la aparición de Fátima. Esta aparición se encuentra significada en la "Mujer vestida de sol" de Ap 12, 1. Ese símbolo representa tanto a la Santísima Virgen como a la Iglesia que da a luz al "hijo varón" (remanente fiel) al punto de identificarse luego con ella en el desierto (por ser la porción de la Iglesia que, por excelencia, mantiene la Fe) y distinguiéndose del "resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y mantienen el testimonio de Jesús". Los 100 años se componen de dos jubileos de cincuenta años separados "a la mitad de la semana" (suponemos que estos 100 años podrían ser un único término con la última semana del profeta Daniel:  Dn 9, 27) por la "supresión del Sacrificio y de la oblación" ("misa normativa" de 1967). Y ser coincidentes, a su vez, con la visión de León XIII del 13 de octubre de 1884 por la cual Satanás pidió al Señor "de 75 a 100 años y más poder" para destruir a su Iglesia. 

septiembre 05, 2014

¿Lógica imparable?

Es lo que propugna el "sermón" del P. Storez (FSSPX) . 

Digamos desde ya que tiene razón en los hechos que denuncia: el aflojamiento doctrinal de la Fraternidad San Pedro y otras "comunidades Ecclesia Dei"  en relación a la "canonización" de Juan Pablo II . Tal como se puede ver aquí.

El tema es que él lo plantea como una cuestión de lógica imparable: se une una comunidad a la Iglesia en su aspecto canónico (a esto creo que le denomina "se rallier") y necesariamente se produce ese aflojamiento.

Conste que nos basta una excepción para demostrar la falsedad del razonamiento y esa es la siguiente:

El caso del IBP

No hemos visto plasmada una postura oficial sobre el tema de las canonizaciones por parte de este grupo, pero sí una referencia que transcribimos del P. Laguérie, su Superior, en tiempos del pontificado de Benedicto XVI cuando se hablaba aún de la "beatificación" de Juan Pablo II: 


"je vous dis simplement que je serai très heureux de savoir le pape Jean-Paul II au ciel. Si vous le souhaitez en enfer, vous avez un sacré problème. Saint Vincent Ferrier, qui priait pour le salut de…Lucifer, était plus chrétien que vous. Je vous rappelle que la béatification d’une personne ne dit que cela et même sans aucune garantie d’infaillibilité aux dires de l’ensemble des théologiens catholiques. La béatification n’est pas de ce domaine puisqu’elle ne dit rien quant à la Foi ou les mœurs (Pas même de manière connexe). On a une preuve très récente de cette vieille affirmation théologique : la décentralisation de ce prononcé aux évêques qui (ouvrez les yeux) ne sont pas infaillibles. Tout comme, par exemple, la reconnaissance des apparitions privées qui n’engage en rien l’infaillibilité de l’Eglise. Par ailleurs, si Dieu a fait un miracle, il vaudrait mieux vous taire. La vraie question théologique est celle de la canonisation qui engage ce domaine puisque, en affirmant qu’un homme a vécu jusqu’à l’héroïsme les vertus chrétiennes et qu’il est un modèle (Règle ou canon) de la morale catholique, l’Eglise tranche en l’un de ses domaines propres. Je souhaite évidemment qu’aucun pape ne prononce une canonisation de ce type. Il n’y aurait alors que la soumission respectueuse ou le sédévacantisme. Tertium non datur. Je ne crois pas du tout à cette troisième, énoncée par Mgr Fellay dans son interview au Canada. Elle consiste à relever un défaut d’intention dans l’utilisation du charisme d’infaillibilité. C’est l’acte même de la canonisation qui relève de ce domaine. L’intention est posée du fait même de l’acte (vous savez que Jean veut se lever de sa chaise quand…il se lève et tant qu’il reste assis vous ne pouvez présumer de son intention de se lever : il ne l’a pas). Enfin cet externisme de Saint-Thomas, sacramentel ou autre, évite seul de juger continuellement d’une chose qui n’est affirmable que…par ses actes, précisément. Allez, soyons francs. J’aurais bien aimé qu’on fasse passer le pape Pie XII avec Jean-Paul II comme on a fait passer Pie IX avec Jean XXIII. Mais c’est quitter la théologique, domaine du vrai, pour celui de la politique, domaine de l’inavouable…"

Está clara la posición (en negrita). Podríamos pensar que en la disyuntiva que menciona acto seguido optó por la "sumisión respetuosa" -lo que postularía su defección- pero existe una posición que nosotros propugnamos antes de dar la  explicación final (la posibilidad de estar ante la "suplencia de la Iglesia") que consiste en la "suspensión del juicio" por falta de elementos para juzgar y que en modo alguno implica una aceptación de la imposible canonización.  No vemos entonces, en este caso,  la "lógica imparable".

Una comunidad que no tiene garantizada su supervivencia será más propensa a pasar por alto los errores o herejías de los modernistas: para decirlo en lunfardo (Argentina): "la necesidad tiene cara de hereje". Pero no es el caso de la FSSPX  (a quien presumiblemente se dirige la lección del "sermón") puesto que, a diferencia de los institutos "Ecclesia Dei", tiene la posibilidad de valerse por sí misma al contar con Obispos que aseguren la continuidad, siendo éste el punto que define el "estado de necesidad".  No vemos tampoco, en este caso hipotético,  la "lógica imparable".

agosto 06, 2014

¿Veneran las tres religiones al mismo Dios?

A propósito de esta pregunta formulada en el Foro hispanismo a raíz de unas afirmaciones del Papa Francisco y de una carta de San Gregorio VII a An Nadir, las cuales se encontrarían en consonancia con lo dicho en Nostra Aetate en el sentido de que "La Iglesia mira también con aprecio a los musulmanes que adoran al único Dios, viviente y subsistente, misericordioso y todo poderoso, Creador del cielo y de la tierra",  fuimos a buscar los extractos de una discusión mantenida años atrás con una x persona que defendía el aserto y éste fue el centro de nuestra argumentación:

Cita de San Gregorio Magno:

"La santa Iglesia Universal predica que a Dios no se le puede honrar con verdad sino dentro de ella, afirmando que cuantos están fuera de ella de ninguna manera se salvarán".

La adoración es : Reverencia y honra a Dios.

Los musulmanes no están dentro de la Iglesia Católica.

Ergo 1: Los musulmanes no adoran con verdad a Dios.

Ergo 2: Decir que "La Iglesia mira también con aprecio a los musulmanes que adoran al único Dios, viviente y subsistente, misericordioso y todo poderoso, Creador del cielo y de la tierra" es falso.

En efecto, los musulmanes no reconocen a la Santísima Trinidad, y como siempre es la forma la que da el ser a las cosas, como decían los escolásticos, decir que se adora a la Santísima Trinidad "materialmente" es lo mismo que decir que no se adora a la Santísima Trinidad.

Por otro lado, no es posible argumentar, como hacen algunos, que su situación es igual a la de quienes vivieron bajo el Antiguo Testamento, diciendo que ellos tampoco adoraban a la Trinidad, por cuanto: cito del Compendio Moral Salmaticense según la mente del Angélico DoctorImprenta de José de Rada, Pamplona 1805:
P. ¿Después de la caída de Adán, y antes del Evangelio fue necesaria para la salvación la fe acerca de Cristo a lo menos implícita? R. Que lo fue; porque supuesto ya el pecado, y atenta la presente providencia de Dios, ninguno podía salvarse sino Cristo Salvador, y Mediador. Y así fue a todos necesaria, a lo menos la fe implícita de Cristo, para salvarse. Lo mismo decimos del misterio de la Santísima Trinidad. Hemos dicho, que fue necesaria la fe, a lo menos implícita; porque algunos la tuvieron también explícita de ambos misterios, como advierte S.Tom. 2. 2. q. 2. art. 7 y 8. 
P. ¿Supuesta la promulgación del Evangelio es a todos para salvarse necesaria con necesidad de medio la fe explícita de los misterios de la Trinidad y Encarnación? R. Que lo es, como consta del cap. 16 de S. Marcos en aquellas palabras: Qui crediderit, et baptizatus fuerit, salvus erit; qui vero non crediderit, condemnabitur. Consta también del Símbolo de S. Atanasio, donde se propone la fe de uno, y otro misterio, como necesaria para la salvación eterna. Así S. Tom. cit. 
P. ¿Podrá alguno en algún caso salvarse per accidens sin la fe explícita de los dos misterios dichos? R. Que no; porque aunque la sentencia afirmativa no carezca de fundamento en S. Tom. art. 7. Ad. 3, más expresamente defiende la negativa in 3. Dist. 25. q. 2. art. 2. quaestiunc. 2, donde dice, que cumplido y predicado el misterio de Cristo: Omnes tenentur ad explicite credendum, et si aliquis instructorem non haberet, Deus ei revelaret, nisi ex sua culpa remaneret

julio 25, 2014

Espejismos



El primero, en relación a un aniversario:



Lo que da que pensar es que este "salto para la humanidad" coincide temporalmente con un evento de suma gravedad para las almas: la "supresión" (desvirtuación) del Sacrificio perpetuo con la introducción del Novus ordo missae...


El segundo, en relación a un eterno conflicto en Medio oriente:



Claro que que hay que rechazar la teoría de que los descendientes de hebreos no existen en ninguna parte  y de  que fueron todos exterminados en el año 70, puesto que en las Escrituras claramente se menciona la dispersión, la cual fue decretada como una de las maldiciones de Moisés en el Deuteronomio en previsión de la infidelidad del pueblo (Dt. 28), y el retorno del pueblo a su tierra (Is 14, 1-2).


Y, por fin, llegamos al tercero, de reciente creación:

http://hispanismo.org/religion/19594-nueva-union-sacerdotal.html 

Un grupito signado por la disidencia y el cisma,  hacia el primado de jurisdicción (al que increíblemente dicen reconocer) y hacia las autoridades legítimas y naturales de la propia FSSPX, nada más alejado del pensamiento y de la obra de Mons. Marcel Lefebvre...

junio 28, 2014

Notas a propósito de nuestra entrada sobre Garabandal

Nota 1: un blogger que leemos con asiduidad por sus llamativos artículos y que no enlazamos por ser de la corriente sedevacantista, se ha sorprendido de nuestra crítica a la frase supuestamente pronunciada por la Virgen "pero antes tenemos que ser buenos".  Es acertado lo que dice el blogger en cuanto la expresión "buenos" y más si ésta está dirigida a niños se encuentra enraizada en la Tradición. No veríamos ninguna objeción de haber sido dirigidas a otros videntes niños en su debido contexto:  una aseveración del estilo "antes de comulgar debéis ser buenos o comportaros bien" en lugar de "debéis estar en estado de gracia" podría entenderse. Pero en este caso, las frases que anteceden son: "hay que hacer muchos sacrificios, mucha penitencia. Tenemos que visitar al Santísimo con frecuencia. Pero antes..." Hacer muchos sacrificios, mucha penitencia y visitar al Santísimo con frecuencia son actos buenos y por tanto quien los realiza es bueno. No es de estricta necesidad poseer la gracia para realizarlos por más que su ausencia haga que los mismos no conlleven mérito sobrenatural y que tengan sólo un valor "impetratorio". Por tanto la necesidad de "antes ser buenos" no se condice con el contexto y es, como dijimos, redundante.  Y al ser redundante, resulta también pueril. Redundante es sinónimo de superfluo y superfluo es sinónimo de nimio , baladí y baladí es sinónimo de pueril (Diccionario Espasa-Calpe)

Nota 2: el mencionado blogger insiste -con bastante habilidad hay que reconocer- en inclinarse por la veracidad de esta falsa aparición. En concreto responde a nuestra opinión basándose en la respuesta de Abraham al rico Epulón: "tienen a Moisés y a los profetas" como dando a entender que no era necesario que esta aparición advirtiera de la apostasía y de los cambios en la Misa, al tiempo de acusarnos de una suerte de fariseísmo por querer reclamar un "signo" del Cielo a ese respecto. Nada de ello es cierto: no pedimos ningún "signo", por la simple razón de que ese signo o señal YA tuvo lugar en Fátima, muy probablemente el "Signum Magnum"  o la "Mujer vestida de sol" del Apocalipsis que da inicio a los últimos tiempos. Esta aparición, cuya veracidad fue acredita por el "milagro del sol" y otras manifestaciones, es la que la falsa aparición de Garabandal quiso distorsionar.  El tercer secreto de Fátima que debía revelarse "a más tardar" en 1960  y que permaneció oculto desde entonces, pudo ser el objeto de Garabandal y claramente no lo fue, nada "terrible" (calificación del núcleo del secreto según el P. Malachi Martin) fue revelado entonces, nada que impusiera un silenciamiento tan prolongado y tanto hermetismo. Decimos que "pudo ser el objeto" puesto que también dejaría dudas el proceder divino en ese caso, ya que el Cielo obviamente sabía que el tercer secreto no se iba a revelar y el hecho de que se torne necesaria una nueva aparición para decir lo mismo que ya se dijo no parece coherente. Entonces, mientras la "misión profética de Fátima" (al decir de Benedicto XVI) no haya finalizado y atento a la gravedad y a la amplitud de lo que se profetiza en dicha aparición, toda otra "aparición" que no refrendara, concluyera o develara el mensaje completo de Fátima carece de toda lógica y no puede ser considerado en ningún caso como formando parte del plan divino. Que la "aparición" de Garabandal no advirtiera los peligros que se cernían sobre la Iglesia es una omisión que nos da la pauta de su falsedad, pero no se limita a ello sino que DISTORSIONA el mensaje de Fátima introduciendo nuevos elementos extraños que en la alusión bíblica a la que se acude por el blogger, son elementos que no están en lo que prescribieron "Moisés y los Profetas" esto es la "Reina de los Patriarcas y de los Profetas", en 1917.

junio 25, 2014

La manzana podrida, el virus y la bestia de la tierra


Recientemente se han propuesto dos imágenes para explicar el concepto de "Iglesia conciliar": la "manzana podrida" (Mons. Williamson) y el "virus" o el "tumor canceroso" (Mons. Fellay). Nosotros vamos a acudir a otra imagen, tomada ésta no de nuestra razón sino de las Escrituras, que es la que ofrece la más exacta descripción de lo que ocurre en la Iglesia desde los años sesenta.

Existe una dificultad en definir a la "Iglesia conciliar" sin adelantar algo de lo que pensamos en cuanto a su entidad y composición, pero provisoriamente podríamos decir que es aquella congregación cuyos miembros han adoptado las novedades del Concilio Vaticano II que se encuentran en contradicción con la enseñanza tradicional de la Iglesia católica (ecumenismo relativista, libertad religiosa, colegialismo, antropocentrismo, etc). En lo que no dudamos es en calificar a estas "novedades" y a sus receptores como elementos patógenos al cuerpo de que se trate. 

Ahora bien, a la imagen de la "manzana podrida" la podríamos catalogar, siguiendo con el recurso a los procesos morbosos, como la tesis patógena-endógena: "En la vida real solo existe una Iglesia, la Iglesia Católica, sufriendo hoy en día en casi toda su extensión la podredumbre del Conciliarismo" (Mons.Williamson). 

La tesis de Mons. Fellay  la podríamos catalogar como la tesis patógena-exógena. En efecto, un virus proviene fuera del cuerpo y se instala en él para desarrollar su proceso infeccioso, valiéndose muchas veces de anticuerpos debilitados: "La ventaja de la imagen del virus es que tenemos un elemento externo que entra en el cuerpo y que utiliza las funciones del organismo para producir algo distinto a lo que debiera encontrarse en el cuerpo" 

Veamos: es de Fe que hay una única Iglesia verdadera, y ésta es la Iglesia santa, católica, apostólica y romana. Se pregunta el Catecismo de San Pío X: ¿qué es la Iglesia católica? y se responde: "La Iglesia católica es la sociedad o congregación de todos los bautizados que, viviendo en la tierra, profesan la misma fe y ley de Cristo, participan de los mismos Sacramentos y obedecen a los legítimos Pastores, principalmente al Romano Pontífice" 

Los conciliares, si bien están bautizados, viven en la tierra, NO profesan la misma fe (puesto que dijimos que las novedades conciliares son heterodoxas), tienen la misma ley (no todos, porque hay quienes quieren "revisarla"), participan de los mismos Sacramentos (no confundir Sacramento con rito), obedecen a los legítimos Pastores, principalmente al Romano Pontífice (no todos, algunos están dispuestos a desobedecerlos en lo que es legítimo: allí tenemos las desobediencias a "Summorum Pontificum", etc).

En consecuencia, la "iglesia conciliar" NO es la Iglesia católica. Es lo que avizora el mismo Mons. Fellay: "vemos que la Iglesia no ha desaparecido. La sustitución no es total. De hecho creo que debemos tomar la palabra "Iglesia" por lo que es, es decir una analogía. Cuando nos referimos a iglesia conciliar, no usamos la palabra Iglesia exacta o estrictamente con el mismo sentido que cuando decimos Iglesia católica. Pienso que parte de la explicación esta allí" .

Ahora bien, sostenemos que los fieles debemos someternos a las autoridades que conocemos como conciliares esto es, integrantes de la "iglesia conciliar". ¿Cómo es esto posible? Por la simple razón de que la potestad la retienen,  ya sea a) porque no obstante profesar herejías no han cometido el delito correspondiente y no se han autoexcomulgado (tesis patógena-endógena y patógena-exógena puesto que ambas consideran a la "podredumbre" y a la "infección" como formando parte de la "manzana" o del "cuerpo humano") o b)  porque habiéndose autoexcomulgado, no perderán nunca el carácter bautismal que es el fundamento junto con el sello del orden sagrado (igualmente imborrable)  del poder de jurisdicción y porque el "error común" en cuanto a la ausencia de esa potestad en el recipiente hace que la Iglesia supla la jurisdicción.

Y aquí es donde la imagen de la "Bestia de la tierra" o del "Falso profeta" entra en juego.  Apocalipsis 13, 11: "Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón". La "tierra" -a diferencia del "mar" que simboliza lo cambiante, los poderes políticos- es lo firme, la religión. El "cordero" es Cristo o la Iglesia que El fundó, es decir la Iglesia católica. Pero las Escrituras se concentran en los "cuernos", que en el lenguaje bíblico significan el poder, la potestad (léase la jurisdicción) tal como puede apreciarse en Salmos 75, 6, 11; 132, 17; Si 47, 11; Lc 1, 69. La otra nota distintiva de esta Bestia es que "hablaba como dragón".  Ninguna mejor descripción de la "iglesia conciliar".

junio 23, 2014

Las omisiones de Garabandal, prueba de su falsedad


Ya advertimos sobre el fenómeno de la "aparicionitis",  especialmente agravado desde que entramos en los últimos tiempos. Pero vamos a decir unas líneas con respecto a la falsa aparición de Garabandal, la cual se encuentra en el tapete en estos momentos a causa de la muerte de Joey Lomangino a quien, siempre según la "Señora" aparecida en Garabandal, se le darían nuevos ojos (de los que carecía desde un malogrado accidente en su juventud) el día del supuesto "Milagro" anunciado como profecía en la susodicha aparición. 

Estas falsas apariciones, más que complementar a Fátima como se ha sugerido (afirmando sin ninguna prueba que la Virgen de Fátima se habría despedido "hasta San Sebastián de Garabandal" cuando lo que prometió es aparecerse una "séptima vez" en la misma Cova da Iria), son un intento del demonio para desprestigiarla. Es uno de esos "falsos prodigios" de los cuales ya nos previno Nuestro Señor que iban a tener lugar en estos últimos tiempos. Quizás una de las apariciones más peligrosas, porque a diferencia de otras apariciones falsas (la más clara, la ecuménica Medjugorje) ésta no presentaría en sus mensajes elementos heterodoxos. Sólo que se evidencia una omisión en tratar los temas esenciales que seguramente son objeto del verdadero tercer secreto de Fátima: la apostasía y la manifestación del Anticristo. Se menciona sí que muchos prelados "van por el camino de la perdición" pero se omite la causa (el abandono de la verdadera doctrina) y también se omite el ataque de los enemigos externos que presionan para que ocurra esa apostasía. Luego se alude a que "a la Eucaristía se le da cada vez menos importancia" (estamos hablando de los años de preparación del Concilio e inmediatamente previos a la reforma de la misa) pero nuevamente ese no es (no era) el problema; éste era que sólo unos pocos años más tarde se desvirtuaría la esencia sacrificial de la misa (aun sin llegar a la invalidez en nuestra opinión) cumpliéndose la profecía de Daniel sobre la "abolición del Sacrificio" y la colocación de la "abominación de la desolación" en el lugar santo. Vemos entonces que bajo la excusa de la denuncia de un aflojamiento de la devoción a la Eucaristía se produce una gravísima omisión, impensable en la Santísima Virgen. Agravada si se quiere por un condicionamiento (redundante y hasta pueril) de "antes tener que ser buenos".  

La falsedad apunta (con los pseudo "aviso", "milagro" y "castigo") a que las personas estén pendientes de un castigo físico cuando el castigo ("inminente" ya en 1957 según la entrevista de Sor Lucía al P. Fuentes) es de naturaleza más que nada espiritual. Y, asimismo,  a dejar sin efecto la advertencia de Nuestro Señor de "velar y orar"  a causa de que "nadie sabe el día ni la hora" lo que se traduce en que Cristo vendrá cuando menos se le espera, "como ladrón en la noche". No es que no vaya a ocurrir un evento sobrenatural (de hecho estamos convencidos de que sí lo habrá) que sacudirá a todos (posiblemente el "arrebato" de los Testigos) y que ello pueda constituir un aviso a la vez que un milagro concomitantes con un "gran terremoto" (castigo), pero los mismos (al igual que las señales cósmicas "en el sol, la luna y las estrellas") se sucederán tan seguidos unos de otros que casi, al parecer de Santo Tomás tendiente a explicar lo sorpresivo de la Parusía de Cristo no obstante todas esas señales, parecerán un único acontecimiento.