domingo, 14 de mayo de 2017

La alteración del mensaje de Fátima



En coincidencia con la conmemoración de los cien años de la primera aparición de la Virgen en Fátima, Portugal, hemos sido testigos de cómo el diabolus se ha ensañado con el mensaje de Fátima. Decimos bien el "mensaje", porque no sólo se busca alterar los secretos sino todo lo que lo rodea, su alcance y su significado escriturístico. Ya lo hemos mencionado pero vale la pena reiterarlo: el alcance del mensaje de Fátima es escatológico y la aparición de la Virgen de Fátima en 1917 es la "señal" de la "Mujer vestida de sol" del Apocalipsis, con la cual se inicia el último tramo -la última "semana de años"- de la humanidad antes del "resplandor de su Venida".

En el centro de los ataques están las últimas declaraciones de la auténtica (ya volveremos sobre ésto) Hermana Lucía del Corazón Inmaculado que pronunciara en 1957 en una entrevista al Padre Agustín Fuentes, postulador de la causa de beatificación de los otros videntes, Francisco y Jacinta Marto. 

El pasado año surgió la noticia de que, según unas confidencias hechas por la Hermana Lucía al Cardenal Caffarra, "la batalla decisiva entre Cristo y Satanás sería acerca del matrimonio y de la familia". Curiosamente, estas afirmaciones, que habrían llegado a conocimiento del purpurado en 2008, se descubrían a poco de salir la Encíclica "Amoris laetitia". Como ya hemos dicho, esta "noticia" es atractiva para los neocones (y algunos neo tradis), lo cuales centran su "combate" en los temas morales en los que el enemigo es lo más difuso posible y les permite distraer la atención sobre la verdadera "batalla final"

En efecto, en la entrevista que mencionamos de 1957, la auténtica Hermana Lucía dice: ‘Padre, el demonio está librando una batalla decisiva con la Virgen; y como sabe qué es lo que más ofende a Dios y lo que, en menos tiempo, le hará ganar mayor número de almas, está tratando de ganar a las almas consagradas a Dios, ya que de esta manera también deja el campo de las almas desamparado, y más fácilmente se apodera de ellas". Esta es pues la verdadera "batalla decisiva": la del diablo contra los clérigos, que habría de conducir a la apostasía de muchos de ellos en los años subsiguientes.

De ello, y en virtud de la contradicción en los términos, podemos extraer dos conclusiones: o lo reportado por el Cardenal Caffarra no es verídico o realmente le fueron confiadas dichas revelaciones pero no por la auténtica Hermana Lucía sino por quien, casi con certeza, la suplantó a partir de los años sesenta.

Y aquí introducimos el segundo ataque al mensaje de Fátima y en concreto a la entrevista de 1957, que es el llevado a cabo por sedevacantistas ante el miedo que les produce el tener que reconocer que la consagración de Rusia resta por hacerse, por cuanto, de ser así, se estaría confirmando la legitimidad del Papa y de los Obispos unidos a él, a los cuales va dirigida la petición. 

Los sedevacantistas refieren que la consagración de Rusia ya estaba hecha en 1952 mediante la "Carta apostólica a los pueblos de Rusia" efectuada por Pío XII (sin la participación de los Obispos del mundo). Aquéllos alegan que la "conversión de Rusia", que es uno de los efectos de la consagración, no significa la conversión a la fe católica sino el "cese de la persecución en Rusia" (tomando como referencia algunas relaciones epistolares de la Hermana Lucía que así lo consignan); y que el "cierto tiempo de paz dado al mundo", que es otro de los efectos de la consagración, no significa una paz mundial sino una relativa, la que habría empezado a verificarse en 1991 (sic!) luego de la caída del muro de Berlín.

En contraste, la referida entrevista alude a una Rusia no convertida y a un peligro para la paz del mundo cuando dice: "Dígales, Padre, que la Santísima Virgen, repetidas veces, tanto a mis primos Francisco y Jacinta como a mí, nos dijo: Que muchas naciones de la tierra desaparecerán sobre la faz de la misma, que Rusia sería el instrumento del castigo del Cielo para todo el mundo, si antes no alcanzamos la conversión de esa pobre Nación". Notemos el tiempo verbal de "alcanzar" u "obtener" -presente del indicativo- y el año en que fueron dichas estas palabras -1957. Esto es, queda claro que para ese año, la consagración no se había efectuado tal como la Virgen pidió, de lo contrario la Hermana Lucía no habría insistido sobre el punto.

Por nuestra parte, en concordancia con los dichos de la auténtica Hermana Lucía, sostenemos que los castigos anunciados en el segundo secreto de Fátima se extienden más allá de la Segunda guerra mundial hasta nuestros días (baste pensar en las "persecuciones a la Iglesia") y los "errores de Rusia" son hoy los del socialismo democrático extendido por todo el orbe, las teorías de género y contra la natalidad propagadas desde gobiernos de "izquierda", etc (y ello sin entrar en disquisiciones sobre la connivencia del marxismo con el liberalismo y otras cosillas); en cuanto a la "paz mundial" en ningún lugar se dice que sea relativa, el adjetivo "cierto" indica indeterminación temporal pero no sustancial, y queda claro que desde el fin de la Segunda guerra mundial y hasta nuestros días no hubo nunca una paz real.

El otro tema que es objeto de ataques es el del tercer secreto de Fátima, respecto del cual ya mencionamos en una entrada anterior el último intento tendiente a desvirtuarlo. Primero fueron los modernistas, haciéndonos creer que el tercer secreto refería al pasado y al (¿auto?) atentado a Juan Pablo II y ahora son los sedevacantistas y algunos despistados que quieren enterrarlo con un extraño pseudo secreto. 

Recurriendo una vez más a la importantísima entrevista de 1957, allí la Hermana Lucía dice: "Pero, créame, Padre, Dios va a castigar al mundo, y lo va a castigar de una manera tremenda. El castigo del Cielo es inminente. ‘¿Que falta, Padre, para 1960; y qué sucederá entonces? Será una cosa muy triste para todos; y no una cosa alegre si antes el mundo no hace oración y penitencia. No puedo detallar más, ya que es aún un secreto ... ‘Es la tercera parte del Mensaje de Nuestra Señora, que aún permanece secreto hasta esa fecha de 1960" 

Está claro entonces que el tercer secreto gira en torno a la crisis en la Iglesia a partir de los años sesenta, pero con detalles que lo hacen "terrible" (de carácter apocalíptico) y no con vericuetos como hace el pseudo secreto de los sedevacantistas al revelar una "apostasía" surgida de la nada, con elementos extravagantes como "iglesias feas", "ojos del mal" y "piedras angulares" y en el que se menciona al pasar a Juan Pablo II (uno de los principales artífices de la apostasía) sin el más mínimo reproche hacia él.

Por último, quisiéramos hacer una mención al tema de la sustitución de la Hermana Lucía de Fátima por una impostora. Los sedevacantistas hacen retrotraer la sustitución al 31 de mayo de 1949 en base a las fechas de un catálogo de Carmelitas informatizado en el cual se encontró que la fecha de defunción de la Hermana Lucía era en esa fecha. En realidad, ese día y año resulta ser el de la profesión como Hermana carmelita, por lo que es dable pensar en una confusión. En todo caso, esta conclusión de los sedevacantistas se debe a querer negar el carácter verdadero de la entrevista de 1957. 

No somos expertos en morfología humana y por más que estudiamos las muchas fotos que se pueden encontrar en internet, no podemos llegar a algo concluyente al respecto, si bien nos inclinamos por pensar en que existe -en el aspecto físico- alguna diferencia entre la Lucía de antes de los sesenta y la que hace su aparición en la visita de Pablo VI a Fátima. La actitud de una y otra son por su parte claramente diferentes, especialmente en los últimos años de la segunda, con su adulación a Juan Pablo II. En relación a los escritos, encontramos una línea bastante clara hasta los años ochenta (a vía de ejemplo, una carta al P. Humberto fechada en 1980 reitera con precisión los pedidos de consagración de Rusia y su diferencia con el pedido de consagración del mundo y la contestación al Obispo de Boston en 1989 declarando que la consagración de Juan Pablo II de 1984 no había cumplido con los requisitos de la Virgen). 

Lo que nos parece imposible es la participación de la verdadera Hermana Lucía en las misas novus ordo, puesto que tenemos por cierto que uno de los elementos del tercer secreto es precisamente la "Supresión del Sacrificio perpetuo" en 1967-69 (no nos referimos a la invalidez sino a la maldad del nuevo rito, que desvirtúa -sinónimo de "abolir"- el Sacrificio eucarístico). La verdadera Hermana Lucía, en conocimiento de ese detalle, no podría haber participado en liturgias novus ordo ni siquiera por "obediencia". En definitiva, pensamos que la verdadera Hermana Lucía (que aparece en la foto que publicamos) pudo haber vivido hasta finales de los años ochenta (por lo epistolar que mencionamos) pero su actuación pública fue cumplida desde los años sesenta por otra persona. Y así vivió un "tiempo más" como le prometió la Virgen, tiempo suficiente para testimoniar de la devoción al Corazón Inmaculado y del mensaje recibido.

12 comentarios:

  1. En la entrevista del P. Fuentes a Lucía el tema de Rusia es tangencial, de hecho no dice que Rusia no haya sido consagrada o incompletamente consagrada. Lo que hace Lucía es tomar lo de Rusia como ejemplo, porque ella está hablando ya de la tercera parte del secreto. Dice:

    "Ambos no han querido saberlo para no influenciarse. Es la tercera parte del Mensaje de Nuestra Señora, (TERCER SECRETO), que aún permanece secreto hasta esa fecha de 1960. Dígales, Padre, que la Santísima Virgen, repetidas veces, tanto a mis primos Francisco y Jacinta, como a mí, nos dijo, que muchas naciones de la tierra desaparecerán sobre la faz de la misma, que Rusia sería el instrumento del castigo del Cielo para todo el mundo, si antes no alcanzábamos la conversión de esa pobrecita Nación (…).»

    O sea que menciona Rusia (que era el tema del segundo secreto) exclusivamente para ponerlo como ejemplo de lo que pasaría si no se hace caso de la tercera parte del secreto. Porque luego dice:

    «Padre —me decía Sor Lucía—, no esperemos que venga de Roma una llamada a la penitencia, de parte del Santo Padre, para todo el mundo; ni esperemos tampoco que venga de parte de los señores Obispos cada uno en su diócesis; ni siquiera tampoco de parte de las Congregaciones Religiosas. No; ya Nuestro Señor usó muchas veces estos medios, y el mundo no le ha hecho caso.

    Esos "medios" que no funcionaron fueron justamente los encargados de la consagración de Rusia. Por lo tanto eso ya queda descartado y a partir de ahora solo quedan dos medios de salvación:

    "Lo segundo, porque me dijo, tanto a mis primos como a mí, que dos eran los últimos remedios que Dios daba al mundo; el Santo Rosario y la devoción al Inmaculado Corazón de María. Y, al ser los últimos remedios, quiere decir que son los últimos, que ya no va a haber otros."

    Es decir que la consagración de Rusia ya no es mas un "medio de salvación" ni nada que venga de "Roma" o los "Obispos". Ahora solo quedan los dos medios individuales.

    PD: Es abrumadora la evidencia sobre la utilización de una impostora que aparece con bombos y platillos con la visita de Pablo VI

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge Rodriguez:

      Por lo que veo, Ud. reconoce la autenticidad de la entrevista. Es un paso a favor.
      No obstante, discrepo con su interpretación de la misma.
      Lo de Rusia no está allí como ejemplo de nada. No sé de dónde es su traducción. La que yo tengo es extraída de la obra de Frère Michel "Toda la verdad sobre Fátima" y en ella es claro el tiempo presente: "si antes no obtenemos".
      En cuanto a lo de los "dos últimos remedios", la devoción al Inmaculado Corazón incluye la consagración de Rusia, puesto que la aprobación de la referida devoción forma parte de los pedidos de Tuy: "un acto solemne de consagración...y si Su Santidad promete, mediando el fin de esta persecución, aprobar y recomendar la práctica de la devoción reparadora".

      PD: la evidencia de la utilización (suplantación) en público, no así de su muerte. En la mencionada obra, se mencionan extractos de cartas de la Hermana Lucía de los sesenta , en esa línea católica que la caracterizó siempre: "que el Angel de Portugal levante su espada en nuestro favor y por la causa de Dios. El infierno está en lucha contra Dios y sus elegidos..."

      Eliminar
    2. "a vía de ejemplo, una carta al P. Humberto fechada en 1980 reitera con precisión los pedidos de consagración de Rusia y su diferencia con el pedido de consagración del mundo y la contestación al Obispo de Boston en 1989 declarando que la consagración de Juan Pablo II de 1984 no había cumplido con los requisitos de la Virgen"
      ¿Seria posible contar con el integro intercambio epistolar citado?
      Pienso puede ser muy esclarecedor.
      Gracias

      Eliminar
    3. Anónimo:
      El intercambio con el P. Humberto María Pasquale (salesiano) fue precedido de un encuentro personal con la Hna . Lucía del 5 de agosto de 1978. En ella, el P. le pregunta si la Virgen había pedido la consagración del mundo y la Hna. le contesta: No Padre Humberto! Nunca ! En Cova da Iria en 1917, Nuestra Señora prometió que iba a volver para pedir la consagración de Rusia...En 1929, en Tuy, Nuestra Señora, como lo había prometido, volvió para decirme que el momento había llegado para pedir al Santo Padre la consagración de ese país..." (en L' Osservatore romano de 12 de mayo de 1982); luego, no conforme con ello, le pidió que lo dejara por escrito, y el facsímil con la respuesta ha aparecido en internet y está en las publicaciones de la crc (Frere Francois, p 393).

      Con respecto a las no consagraciones por Juan Pablo II (1982 y 1984) hay detalles muy interesantes en las obras crc: se habla por ej de una entrevista personal de Monseñor Hnilica en la cual, por ¡signos! la Hermana le dice que "no" y con sus dos manos dibuja un globo terráqueo como dando a entender que faltó la unión con todos los Obispos del mundo.
      Luego también una confesión hecha a María do Fetal, a la que dice: "estoy vieja, tengo setenta y cinco años, me preparo para ver a Dios cara a cara".... pero si le preguntan su opinión es ésta: la consagración de Rusia, tal como la Virgen la pidió no está hecha" (agosto de 1982) y una entrevista con un Dr. Lacerda (marzo 1983) donde la Hna. dice: ... de esta consagración del mundo podemos esperar ciertos beneficios, pero no la conversión de Rusia..." No encontré en esta oportunidad la contestación al Obispo de Boston pero está referida en las mismas obras crc.

      Todo esto es muy curioso y me cuesta creer que ha sido un montaje de quien hubiese ya ocupado el lugar de la verdadera para despistar en relación al tema, son expresiones graves (retenga la que habla de su vejez) como para ser falsas. Pero la cuestión se complica aun mas (para los que sostenemos una sustitución al menos en lo público) por cuanto estas entrevistas que comento fueron personales, en el Carmelo de Coimbra.

      Eliminar
  2. Jorge Rodríguez15 de mayo de 2017, 8:31

    Lo textos que puse, están en varios lugares de la red, uno de ellos:

    https://forocatolico.wordpress.com/2017/05/03/declaraciones-de-sor-lucia-al-r-p-agustin-fuentes-en-1957/

    De todas formas,la traducción es bastante buena ya que también tengo un pdf con los tomos del padre Michel en inglés. En el Capítulo X, el párrafo en cuestión dice:

    “Tell them Father, that many times the Most Holy Virgin told my cousins Francisco and Jacinta, as well as myself, that many nations will disappear from the face of the earth. She said that Russia will be the instrument of chastisement chosen by Heaven to pynish the whole world if we do not beforehand obtain the conversion of that poor nation"

    Ambos sacan el texto del libro del Padre Alonso
    "La verdad sobre el Secreto de Fátima, Fátima sin mitos”
    Libro que no he podido conseguir en la red.

    Leyendo toda la entrevista mi impresión es que Lucía viene hablando del tercer secreto que debería ser leído en 1960, pero que la jerarquía prefiere no hacer caso, saca a colación lo de Rusia como ejemplo de desinterés, y parece que igualmente espera que no harán caso al tercer secreto relacionado a la penitencia y la oración, quedando como últimos recursos el rosario y la devoción de su corazón.

    Yo le doy credibilidad a la entrevista del Padre Fuentes, me parece que las fotos (1949-1951) con la capa blanca de monja del carmelo son autenticas. Mi suposición es que Lucía falleció en algún momento entre esa entrevista y la apriciones de la falsa Lucia en la visita de Pablo VI

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge Rodriguez:
      El tiempo verbal sería el de un imperfecto del subjuntivo: "alcanzácemos" pero creo que no cambia mi opinión , puesto que en todo caso no dice "alcanzábamos":
      http://www.padrerodrigomaria.com.br/a-ultima-entrevista-publica-da-irma-lucia/
      Ahora, no entiendo su punto: si hubo desinterés en la consagración de Rusia, entonces es que no fue hecha en la debida forma, que es lo que decimos nosotros...

      Eliminar
  3. Sólo una aclaración para Jorge: la revelación tiene elementos condicionales (si Rusia no se convierte, esparcirá sus errores por el mundo) y otros que no ("Por fin, Mi Inmaculado Corazón triunfará. El Santo Padre Me consagrará a Rusia, que se convertirá, y será concedido al mundo algún tiempo de paz.’) La Consagración de Rusia y su consecuencial conversión (laúnica es a la Fe católica, por increíble que parezca) ya podemos darlo como un hecho. Sólo resta el tiempo de su verificación. No olvidemos que existe un misterio impenetrable a nuestra inteligencia para comprender como cuadran libertad y providencia, pues los salvados están predestinados, como bien lo recuerdan las escrituras.

    ResponderEliminar
  4. Estimado Francisco: es así, el "triunfo" es probablemente después de una catástrofe, lo da a entender el propio mensaje cuando dice: "por fin". Los "hermanos Dimond" de la sedevacancia alegan que la palabra "conversión" se usa también en las Escrituras como "cesacion de guerra" o "conversión de paz". Pero no cuadra en el contexto del mensaje de Fátima, el que habla de una expansión de los errores por el mundo y de nada serviría el cese de la persecución interna en Rusia en ese caso (puse el ejemplo de que poco después de la consagración incompleta de 1952 se produjo la revuelta en Hungría con miles de muertos y desplazados, producto del comunismo): ¿qué clase de "triunfo" es ese? Luego despues de las igualmente incompletas consagraciones de 1982 y de 1984, y la caída del muro en 1991 (nótese que ya la distancia en las fechas contradice lo dicho por la Hna Lucía en el sentido de que la conversión sería inmediata para que las gentes puedan ver que es efecto de la consagración) lo único que hace es transformar un régimen comunista en otro liberal democrático: ¿es que acaso la Virgen devino democrática o liberal? No puede haber dudas: la "conversión" es a la Iglesia católica y el tiempo de paz es el que mencionan las Escrituras para el fin de los tiempos, luego del "resplandor de su Venida".

    ResponderEliminar
  5. Tampoco se puede descartar que la hermana Lucía haya flaqueado en algún momento, cediendo a presiones. Era un ser humano. No hay que suponerle una fidelidad indefectible. En el caso de la Salette también hubo algún vidente no demasiado fiel, creo. Y en todo caso, pudo ser así.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo: es posible. Pero hay una contra y es que la Virgen le prometió que iría al Cielo, por tanto es una santa y una santa que no haya cumplido su misión me parece algo extraño ,ya lo decía Santa Jacinta -que iría a rezar por ella para que llegado el momento no flaqueara- , aparte que si así hubiese sido, sería un pecado de escándalo (hacer creer a los fieles que la misa nueva está bien, que los Papas conciliares son buenos y que no hay que temer a nada ni nadie). En tal caso, la Virgen María no la habría elegido como su vidente y trasmisora. No decimos que los santos no puedan tener sus flaquezas, vaya que las han tenido, pero siempre quedaba claro el combate contra sus defectos y cuando el pecado es público, su arrepentimiento también público. Lo cual no ha sido el caso si fuera como Ud. dice.
    En el caso de La Salette, el que se mantuvo fiel fue Maximin, en cambio Melanie parece que no tanto, pero ninguno de los dos ha sido propuesto para la canonización (igualmente, La salette es para mí una incógnita, al punto que ya he notado que los mensajes no son creíbles, lo que me da por pensar si no ha sido la primera de falsas apriciones, de las muchas que vendrían después).

    ResponderEliminar
  7. Creo que hay una relación muy estrecha entre la auténtica aparición, que debe producir frutos de santidad, y la santidad del vidente. No debemos olvidar que Dios predestina a sus elegidos, por lo que no parece muy razonable pensar que transmita sus mensajes por quienes no son sus predestinados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claramente exacto y bien expresado.Coincido, asi como con lo expuesto por LHD en cuanto a los Pastorcillos Santos.
      No asi respecto a La Salette.Sus anuncios son hoy hechos consumados.

      Eliminar