lunes, 9 de mayo de 2016

La reacción tardía de los tradi-fariseos-tardíos

(destrucción de la Basílica de San Francisco en 1997, escenario de las Jornadas de Asís convocadas por Juan Pablo II )
El cisma de los recalcitrantes de celo amargo ("resistentes" y "sedevacantistas") nos ha ocupado mucho tiempo, lo que ha hecho que descuidásemos un problema reciente  que data del Pontificado de Francisco, teniendo presente que la historia de la crisis de la Iglesia ha deparado peligros siempre nuevos (ésto para aquellos que quieren revivir lo de 1988...). 

Así es que, a consecuencia de la nefasta Exhortación apostólica "Amoris laetitia", algunos azuzan y promueven un "cisma" de los "buenos", que tendría a su cabeza a Benedicto XVI, tal como se desprende de la nota que trae 'Adelante la fe' (aquí).

A raíz de esa nota se ha suscitado un interesante intercambio, del cual nos permitimos extraer (por compartir enteramente) la opinión del comentarista "As de bastos": "Veo que seguimos cometiendo el mismo gravísimo error de cargarle todo el mochuelo a Bergoglio como si sus antecesores conciliares no fueran de la misma estirpe liberal y modernista, ya no católica en tanto en cuanto rompieron con la tradición, todos y cada uno de ellos, incluyendo a Benedicto XVI y Juan Pablo II.

Da la impresión de que con Bergoglio llegó el escándalo y ahora es cuando nos asustamos, mientras estábamos tan ricamente con Ratzinger y con Wojtila. Son los mismos modernistas en realidad, tienen el mismo sistema de pensamiento relativista y sincretista, no ya católico a pesar de las apariencias. Ahora todos se asustan por Bergoglio que lo único que hace es dar un pasito mas allá, llevando la destrucción un poco mas lejos de lo que lo hicieron sus antecesores, apoyándose por cierto en el trabajo demoledor de todos ellos, sin el cual no podría hacer lo que pretende hacer y está haciendo.
Lo único que lo diferencia con los demás papas conciliares-modernistas son las formas, pues Bergoglio lo único que hace es ser muy grosero o mas bien muy claro y sincero, expresando tal cual lo que piensa sin máscaras, lo cual es de agradecer, y como lo que piensa es una grosería así es como es percibida claramente cuando se la deja sin edulcorar y camuflar con saborizantes, que es lo que hacían los otros. Sin embargo todos comparten el mismo fondo modernista, y no olvidemos que el modernismo que profesan todos estos es una herejía condenada hasta el hartazgo por la Iglesia, la cual está por encima de estos juliganes doctrinales.
Por favor, hay que despertar, considerar que la crisis del papado empieza con Bergoglio es un gravísimo error.
En cuanto al padre Calvo, muy bien lo que dice, excepto que la cosa va mucho mas allá de la cobardía, que solo en unos casos se dará tal. Ahora bien, me gustaría saber que opina de la cuestión litúrgica, si sabe celebrar la Santa Misa y la celebra habitualmente, o si él celebra el rito modernista, si considera ambas misas iguales en valor litúrgico y doctrinal, etc... Sería interesante que lo supiéramos, importante omisión en la entrevista.

"San" Juan Pablo II.. ¡de Asís!... y menciono Asís como podría mencionar otras muchas cosas.
JP2 Ha sido probablemente el Papa mas calamitoso y destructor en toda la historia de la Iglesia, probablemente mucho mas de lo que pueda aspirar Bergoglio, que ya se ha encontrado el trabajo hecho y los explosivos bien puestos en los cimientos, y a el solo le queda apretar el botón de detonación. Por la salvación de su alma es de desear que se arrepintiera aunque fuera en el último suspiro de su vida, para que así Dios nuestro Señor le pudiera perdonar.
El vaticano dos no define nada, quiso ser "pastoral" (¿?), NO QUISO la asistencia del Espíritu Santo, por lo tanto no hay obligación de acoger sus enseñanzas que son ningunas por lo dicho, sino mas bien hay obligación de resistirlo, cada uno como mejor pueda según su situación, habida cuenta de que es bien sabido a estas alturas el "golpe de estado" intencionado que realmente constituyó para que el Enemigo se colara dentro de la misma Iglesia y en lo mas alto de la jerarquía. Esto es bien sabido y ahí están los frutos para el que quiera verlo, y el que no quiera verlo que siga suspirando por la primavera eclesial del pontificado de Juan Pablo II y Benedicto XVI (menos mal que Pablo VI al menos reconoció lo del "humo de Satanás" por las grietas que el mismo había abierto).
Los modernistas liberales precisamente impusieron la misa bastarda modernista con los mismos fines de demolición. Está hecha para ser liberal, protestante, judaizante, mundana y mundanizante, y por supuesto anti-tradicional que es lo mismo que decir anti-católica. Está hecha por masones y protestantes para agradar a todos menos a Dios. Por tanto, no se puede "evangelizar" como usted dice con esta misa, porque se hizo precisamente con el objetivo contrario de "des-evangelizar".
El denominador común de estos tradis(porque dicen seguir la Tradición litúrgica al menos)-fariseos(porque nunca se acercaron a la FSSPX ni lo hacen ahora, porque "violó el sábado" u otras razones falaces)-tardíos(porque no reaccionaron cuando surgió la crisis de la Iglesia después de la muerte de Pío XII) es una sobredimensión de lo Moral por sobre la Fe.

Así se los ve ante todo como "defensores de la Vida", lo cual es un reduccionismo porque soslayan el destino trascendente de esas "vidas" que ayudan a que nazcan, desentendiéndose de ellas frente a la pavorosa crisis de Fe que padecemos. Lo que se suma a que en sus campañas no tienen inconveniente en ser sincréticos (difícilmente veamos "pro-vida" rezando el Rosario). 

Luego también su aceptación de la "santidad" de Juan Pablo II y la defensa de Benedicto XVI, desconociendo  la heterodoxia patente -en actos y en escritos- del primero (que puso en claro en forma brillante Romano Amerio), el cual se hizo culpable de la imposición de la "excomunión" a la Tradición católica; y la más sutil de Benedicto XVI, quien propulsó el Concilio Vaticano II y luego trató de paliar sus trágicas consecuencias haciéndonos creer que ellas eran producto de una "hermenéutica de ruptura". 

Por último, una deformación adrede de la "escatología" católica, confundiendo a los fieles y diciéndoles que recién ahora estamos ante los "tres años y medio" de la "gran tribulación" cuando ésta comenzó en el temprano año de 1967 o 1969 o que Francisco (él sólo) es el "Falso Profeta". 

7 comentarios:

  1. En esta entrada Ud. menciona algunos fenómenos curiosos, de personas que en algún momento pertenecieron a la FSSPX.

    A mí me sorprende otro fenómeno. No sé cómo denominarlo. Post-lefebvrismo, tal vez…

    Hace años leí bastante de, y sobre, J.C. Murray, el jesuita libera. Y la justa bronca de Lefebvre con la relativización del magisterio preconciliar que hacía el norteamericano. Era uno de sus tópicos fuertes del jesuita considerar cini meramente históricos, y no doctrinales, los grandes principios del magisterio político leonino.

    Lefebvre se apoyó mucho en León XIII. En “Le destronaron”, es sus “Dubia”... También en grandes teólogos y iuspublicistas de la época, como Billot, Garrigou, Ottaviani…

    ¿Es consciente el post-lefebvrismo de que está replicando los argumentos de Murray aunque en otra dirección política? ¿Se da cuenta del efecto debilitante que tienen esos argumentos estructuralmente idénticos respecto de la posición del fundador de la FSSPX? Porque le están haciendo la gran Murray a Lefebvre…

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Martin:

    No sé si he ofendido a alguien con esta entrada. Me sacaron de quicio unos comentaristas de "Adelante la Fe"...

    Soy consciente que tanto Juan Pablo II y Benedicto XVI y el mismo Pablo VI en "Humanae vitae" mantuvieron la doctrina moral, pero precisamente quiero mostrar lo otro que o no se advierte o se esconde, los errores en la Fe, por ej la famosa frase que todos somos salvos por la Encarnación de Cristo, lo cual equivale a destruir todo el fundamento de la Fe puesto que ya no es necesario el bautismo, las misiones son inútiles, al no condenarse nadie.

    Lo que ha dicho la Casa Generalicia de la FSSPX en su reciente comunicado (que los recalcitrantes critican) es precisamente que se retire de la "Exhortación apostólica" el pasaje cuestionado, pero no dice que se deba tener por no escrita en su totalidad.

    Es lo que tengo para decirle, si es que le entendí bien.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Siempre fuisteis enigmático y epigramático y ático10 de mayo de 2016, 14:50

    Yo tampoco entiendo de qué habla el Dr. Ellingham. Y lo siento: siempre leo con mucho interés sus intervenciones. No entiendo a qué cosa quiere aludir que ha dicho la Casa Generalicia y que relativiza enseñanzas de León XIII con argumentos análogos a los que usaba el heterodoxo Murray para objetar el magisterio de ese mismo Papa o de otros preconciliares. Tenga a bien explicarlo un poquito, don Martín, que en esta cueva sombría etc.

    ResponderEliminar
  4. Comentarista "Siempre..":
    Yo creo que Martin debe aludir a aquella parte del Magisterio de Leon XIII más cuestionada (el "ralliement") sobre el que no tengo datos que haya sido cuestionado por Mons. Lefebvre y quizás sí por sus discípulos. Pienso que puede ser eso, porque me consta que el amigo Martin está enfrascado con algunos personajes que se oponen a todo "entrismo" en política. Se me ocurre que puede venir por allí su observación...A Murray lo conocía por la defensa jurídica de las consagraciones de 1988 y no por otra cosa.

    ResponderEliminar
  5. 1.Perdonen, el comentario salió confuso y con erratas. J.C. es John Counrtney Murray, el perito conciliar liberal, no el canonista.

    2. No he leído nada oficial de la FSSPX que disienta de León XIII.

    3. Murray no se distanciaba sólo del "ralliement"; ponía en tela de juicio doctrina leonina sobre el Estado, su fin, las relaciones con la Iglesia, etc. Doctrina que se mantuvo hasta Pío XII.

    4. Lefebvre se indignó durante el Vat. II, y después, con Murray. Con justa razón, pienso yo. Y se apoyó en León XIII para criticar al Vaticano II, por su discontinuidad. Si la doctrina de León XIII es relativizada, ¿no se debilita así la crítica al Vaticano II? Si una misma tesis magisterial tiene a su favor más de un siglo de reiteración constante, ¿se la puede desechar sin más?

    Ese es mi punto. Perdón por salirme de tema.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Disculpe mi ignorancia la fotografía del post es real? o sea que se destruyó después de lo de Asís? saludos

    ResponderEliminar
  7. Estimado Gerardo:
    La fotografía es real. Lo de Asís fue en 1986: cito de Daniel Le Roux:
    " Para no “ofender” a las falsas religiones, que se habían reunido en Asís para la oración por la Paz, Juan Pablo II impidió la entrada de la estatua de Nuestra Señora de Fátima en la Basílica, pero, al mismo tiempo, ¡permitió colocar una estatua de Buda sobre el altar, (…) justo encima del Tabernáculo conteniendo a Nuestro Señor Jesucristo!. "
    Lo que se destruyó por el terremoto fue precisamente el altar, inclusive causando algunas muertes.

    ResponderEliminar