miércoles, 18 de mayo de 2016

Más revelaciones sobre Fátima


Por un lado, se han conocido las confesiones del P. Ingo Döllinger respecto a dichos del Cardenal Ratzinger (ahora Benedicto XVI)  en el sentido de que "hay una parte del tercer secreto que no se ha publicado todavía" y que "la parte publicada [la visión del "Obispo vestido de blanco"] es verdadera" y que  "la parte inédita habla de un mal Concilio y de una mala Misa".

Por otro lado, se ha conocido la noticia de un nuevo "milagro del sol" ocurrido en la ciudad de Ourém en Portugal, donde más de un centenar de personas habrían presenciado el fenómeno cuando acompañaban la salida de la imagen peregrina de la Virgen de Fátima de la Iglesia Matriz por la mañana.

La primera "revelación" no nos sorprende: siempre pensamos que al Tercer secreto de Fátima le faltaban las palabras que son la continuación de éstas: "En Portugal se conservará siempre el dogma de la fé, etc", frase enigmática que no ha podido ser continuada en forma lógica y de las que se han extraído conclusiones aventuradas como por ejemplo la de que "si en Portugal se ha de conservar la Fe, entonces en los demás países habrá una crisis de Fé o una apostasía...". Porque la realidad demuestra que Portugal no se distingue de los demás países en la materia y porque "dogma de la fé" (así en minúsculas en el texto) pudiera referir, entre otros, a un dogma en particular. 

Lo que sí es de subrayar es la confirmación de la veracidad de la visión, la que no estaba del todo asegurada (así por ejemplo el estudio de Laurent Morlier la negaba con argumentos bastante serios) que se resfuerza con esta revelación, con lo consignado en "Sob olhar de María", con el texto de Antonio Socci ("El cuarto secreto de Fátima") y concordante con lo expresado por el P. Schweigl en cuanto a la existencia de dos partes en el tercer secreto ("una que refiere al Papa y otra que es la continuación de las palabras ' En Portugal se conservará siempre el dogma de la fe, etc"). Y sobre todo, lo referente a la maldad de un Concilio futuro y de una Misa futura, lo que nos extraña que no haya tenido más repercusión. A lo más, se ha especulado que las palabras de la Virgen en la parte oculta podrían explicar las actitudes de Benedicto XVI y de Francisco en favor de la Tradición y en concreto de la FSSPX (la que por tanto, y como hemos venido soteniendo, tiene un claro carácter escatológico).

Nosotros tenemos una idea clara del contenido del tercer secreto, el que resulta de cotejar los dichos de quienes dijeron haberlo leído, de los estudios serios en la materia, de la constatación de la realidad y de la exégesis de la escatología vetero y neotestamentaria: la profecía refiere a una sóla cosa,  a la "abominación de la desolación en el lugar santo" (y todo lo relacionado con ella) predicha por el profeta Daniel y confirmada por el mismo Cristo para los tiempos finales, para nuestros tiempos. Sólo que con detalles que lo hacen realmente "terrible" al punto de que si la gente se enterara de su contenido "haría que las Iglesias se llenaran, lo mismo que los confesionarios" al decir del P. Malachi Martin quien dijo haber tenido acceso a su contenido en tiempos de Juan XXIII.

Tal es la importancia de la profecía ("la importancia de los novísimos" y "los peligros para la fe y la vida de los cristianos" como admitió el entonces Cardenal Ratzinger a la revista "Jesus" en 1984) que el Diablo se ha encargado de propagar una serie de falsas apariciones (Garabandal, Akita, Kibeho, Medjugorge, etc) con mensajes conteniendo  amenzas de tipo "material"  y castigos siempre futuros (cuando el castigo ya era "inminente" en 1957 de acuerdo a lo manifestado por la Hna. Lucía al P. Fuentes) o con hábiles falsificaciones como la propagada en ciertos sitios "sedevacantistas".

El segundo evento (la noticia de la reiteración del "milagro del sol"), por la sencillez de quienes dicen haberlo presenciado  -lejos de los delirios de las "apariciones modernistas"- y por ocurrir esta vez en tierra portuguesa en el transcurso de los cien años de la primera aparición que se cumplirán el año que viene (a lo que se suma un desmentido de las autoridades diocesanas por demás apresurado y sospechoso), pensamos que puede ser cierto.

Todo ello supone un aviso de que los acontecimientos se precipitan. No es coincidente que se hable del "reconocimiento" de la FSSPX justo en este tiempo, que bien podría constituir el final de esos cien años que el Diablo pidió a Nuestro Señor "para destruir a su Iglesia" en la visión del Papa León XIII  el 13 de octubre de 1884 o de la misma "semana" del profeta Daniel.

10 comentarios:

  1. Excelente artículo, estimado. Hoy podemos observar como muchos de los que rechazan la marca de la bestia son particularmente sensibles a creer en cuanta aparición se pregona, quizá por la necesidad de un apoyo material permanente a una Fe tambaleante, cosa normal bajo un tránsito como el que vivimos. Pero ahí precisamente la necesidad de ser agudos, como nos lo advierte el mismo Cristo y no dejarnos engañar con los falsos prodigios que, como usted bien señala, siempre tratan de llevar nuestra atención al futuro, cuando ya estamos en el desenlace mismo de la crisis.


    Francisco.

    ResponderEliminar
  2. Estimado:

    Gracias por sus palabras. Es así el engaño del diablo. Por ejemplo, en la falsa aparición de Akita, ¡en 1973! (después del Concilio y del novus ordo: los malos concilio y misa) anuncia que "habrá cardenales contra cardenales y obispos contra obispos" siendo que sólo dos Obispos (Lefebvre y Castro Mayer) se opusieron a todo el resto.Luego habla de un "diluvio de fuego" que es una amenaza real de los últimos tiempos, pero con ello se desvía completamente la atención de la supresión del Sacrificio (de gravedad suma) y de las falsas doctrinas emanadas de Roma (de las que nada se dice). Saludos

    ResponderEliminar
  3. Me parece que no es totalmente correcto referirse al "reconocimiento de la FSSPX justo en este tiempo". Tengo la impresión que Mons. Fellay se reunió con el Papa precisamente para pedirle que no la reconociera, al menos todavía, por las consecuencias negativas que traería a la hermandad. Tanto es así, que el mismo Mons. Fellay dijo que aún quedaba un largo tiempo por delante antes de llegar a un acuerdo.
    Las interpretaciones de la profecías de Fátima, por tanto es preferible que se circunscriban lo conocido.
    Saludos,
    Pablo

    ResponderEliminar
  4. Pablo:
    Yo no me referí al "reconocimiento de la FSSPX" como un hecho consumado, sino a que se "habla del reconocimiento". Por otro lado, si Ud. ha seguido mis líneas de exégesis, se habrá dado cuenta que yo les adjudico (a la Fsspx y a las comunidades amigas) el carácter de Testigos escatológicos (adjudicación, en cuanto recae en un grupo de 'misioneros', que ya había sido propuesta por pensadores antiguos, entre ellos el P. Lacunza). En tal caso, su "muerte" ha sido en forma verosímil la "excomunión" (que a los ojos del público operó como una "muerte") y la "resurrección" pudiera hacer alusión (por imperio contrario) a su reconocimiento legal. En todo caso, esa resurrección dicen las Escrituras que será sorpresiva. El secreto de Fátima nos ha sido ocultado en su parte esencial y por tanto es perfectamente legítimo tratar de desentrañar su contenido a partir de los datos que tenemos y de nuestros estudios. Otra cosa es que la conclusión que emití (de que se refiere a la 'abominación de la desolación) no le haya gustado, o que no simpatice con la FSSPX o con su línea.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LHDD: Antes que nada, simpatizo, y mucho con La FSSPX, simplemente por razones de bautizo. Soy católico. El Concilio es protestante.
      Pero no simpatizo con aventuras intelectuales de tipo profético.
      Siempre está a punto a punto de terminarse el mundo, pero los que nos morimos somos c/u de nosotros, en vez del mundo, o no?
      La pelea de la FSSPX es probable que se gane, y con apoyo de de N.S. Stma, y ello significa naturalmente el apoyo de Dios.
      Pero hacer elucubraciones sin datos naturales, puede significar el ridículo. Reitero que Mons. Fellay fue a pedir que NO los reconozcan, pues les haría daño.
      Las profecías del P. Lacunza, y de otros profetas no son de mi interés. Al final las catástrofes, como las guerras y el Concilio VII son explicables por causas naturales. En el caso del Concilio, la ignorancia de la jerarquía de la filosofía y naturalmente el socialismo.

      Pablo

      Eliminar
    2. Estimado Pablo:

      Bien, ahora lo entiendo un poco más, perdone si lo malinterpreté.
      De todas maneras, discrepo con su visión. Fíjese quiénes eran los buenos hebreos en tiempos de la Primera venida: están perefectamente retratados en S. Siméon y Santa Ana, en los esenios, etc. Todos ellos buscaban en las profecías cómo sería la venida del Mesías y las interpretaban. Y es de Fé que habrá una Parusía, y hay datos concretos (entre ellos uno que merece ampliaciones pero que se verificó en nuestro tiempo: el retorno del pueblo hebreo a su tierra)que avalan su proximidad. Allí tiene un dato "natural" y hay más. No son "elucubraciones": dicen las Escrituras que, en los últimos tiempos, algunos "entenderán" las profecías. ¿Porqué no podemos serlo Ud y yo?
      En relación a lo de Felly, puede ser cierta su interpretación, pero ella no surge de los comunicados oficiales, además de que el Papa puede decidir las cosas de un momento a otro, hasta si se quiere para probar la fidelidad de sus súbditos...
      El P. Lacunza y otros autores, no eran profetas (se poddían equivocar y de hecho se equivocaron) pero sí exégetas de bastante buena factura. ¿Qué hay de malo en ello?
      Estimado, nada ocurre sólo por causas "naturales": todo está previsto en la Providencia, en los designios del Señor de la Historia, nada se le escapa.
      Atte.,

      Eliminar
    3. Lhd, me parece que estoy equivocado en lo que respecta al interés de la FSPX en aplazar el arreglo con Roma (mis disculpas entonces, pues creía lo contrario).
      En Dici aparece en francés una entrevista que dio en inglés Mons. Fellay a National Catholic Register este mes. La leí en ese diario digital, y de sus palabras se desprende que la fraternidad está dispuesta aceptar ya el reconocimiento oficial del Roma, bajo las condiciones que ha establecido (en suma que los dejen seguir como siempre).
      Le sugiero leerla y comentarla.
      Saludos,
      Pablo

      Eliminar
  5. Sólo un par de puntos: el eventual reconocimiento constituye más bien el término del segundo ay, que corresponde a los 3 tiempos. Aún falta el medio tiempo restante en el cual, si bien aún queda parte del poder del anticristo, es la antesala de la purificación del templo o plena restitución del culto sagrado. Tras eso, no sabemos si la parusía es un hecho contiguo, pero tengo la impresión, y es sólo la impresión, de que podría haber "un breve tiempo de paz", coincidente con ese último mes y medio de Danial (de los 1290 a 1335 días) del cual serán dichosos los que tomen parte en el.

    ResponderEliminar
  6. Ahora sale un aparente "desmentido" de Benedicto XVI (en "Infovaticana"), sin precisar fuentes. Pero entendemos por dónde viene la afirmación. El secreto ("a terceira parte do secreto") es efectivamente lo divulgado, pero en "Sob olhar de María" queda claro que la Virgen le da a la Hna. Lucía "el significado" de la visión. Ese significado son las "palabras" de la Virgen, que las autoridades romanas quieren hacer pasar por una invención de la Hna. Lucía (de ahí que se dijera en su momento por esas mismas autoridades que no estaban seguras de su "sobrenaturalidad")...

    ResponderEliminar
  7. El comunicado aparece firmado por la oficina de prensa del vaticano (lo cual ya lo hace por sí sospechoso) y en lugar de referir donde y cuando ratzinger habría supuestamente desmentido la noticia, se limita a decir que dijo.
    Muy distinta la primera fuente, pues la periodista, con nombre y apellido, sostiene: en conversación con el P. Ingo Döllinger, el día de pentecostés, me habría afirmado tal cosa, lo cual por lo demás es coincidente con información o si quiere "rumores" que circulaban por la red desde tiempos de Ratzinger CDF, como señala "Secretum Meum Mihi". Se parece mucho al hermetismo y manipulación que afectó a la misma Hna. Lucía.

    ResponderEliminar