lunes, 15 de agosto de 2016

Interpretaciones sobre el "Juicio de las Naciones"


Nos solicitaron que profundizaráramos en el concepto de "Juicio de las Naciones", lo que haremos a continuación, no obstante advertir sobre la dificultad del tema, que se encuentra ligado al no menos conflictivo del "milenio" y sobre lo aséptico que puede parecer su tratamiento, consecuencia no buscada  de una circunstancia que está en los planes de Dios y que no reviste un carácter condicional, el que sólo puede aspirar a cumplir una función de advertencia.

El decubrimiento del concepto vino de la lectura del P. Benjamín Martín Sánchez, canónigo de la Catedral de Zamora, el que nos dice: "Este es uno de los temas que más se repiten en la Biblia; el Escriturista Padre García Ramos, aclara el término de la siguiente manera:
"Así como hay dos maneras de juicio de muertos, que son el particular (después de nuestra muerte) y el universal (en el juicio final), así hay dos maneras de juicio de vivos, que son, asimismo, el particular y el universal, según que el Señor haga el castigo contra una sola nación (Día del Señor contra Egipto, contra Jerusalén, contra Babilonia, etc.) o bien de todas a la vez ("Día del Señor contra toda la gente o naciones").
Por lo tanto, el juicio universal de vivos o de toda la gente o naciones es el que tendrá lugar en el llamado Día del Señor; es el que se nos describe con frecuencia en los Libros Sagrados con carácter colectivo y social para el fin de los tiempos. En este Juicio Divino serán sometidos todos los hombres y todos los pueblos.
Las descripciones de algunos juicios particulares desencadenados por Dios contra los pecados de los hombres, por ejemplo la destrucción de Jerusalén por los ejércitos romanos, y que se encuentra narrada por el historiador Flavio Josefo, es algo terrible que no se compara en nada con lo que será el Juicio de las Naciones. Veamos lo que dice la Biblia:
Isaías XXIV, 1, 6:
"He aquí que el Señor devastará la Tierra y la dejará asolada, trastornada la superficie de ella y dispersará a sus habitantes . . . La Tierra está profanada por sus habitantes, pues han traspasado las Leyes y violado sus Mandamientos . . .por eso la maldición devora a la Tierra, Y QUEDARÁ SOLAMENTE UN CORTO NÚMERO".
El pensamiento del Profeta es claro: La Tierra se encuentra profanada por sus habitantes, por lo que será devastada y quedará un corto número, por lo cual es evidente entonces que no termina el mundo.
Jeremías XXV, 30 y ss; XXX, 23-24:
". . . Ruge el Señor desde lo alto y desde su santa morada hace oír su voz . . . contra todos los habitantes de la Tierra. Hasta los cabos del orbe el estruendo, PORQUE EL SEÑOR ENTRA EN JUICIO CON LAS NACIONES para juzgar a todos, para entregar a los impíos a la espada, palabra del Señor. Así dice el Señor de los Ejércitos: He aquí que el mal pasará de una nación a otra y un gran huracán se desencadenará desde los extremos de la Tierra . . . He aquí que se desatará el torbellino de Yahvé, tempestad furiosa que se precipita y descarga sobre la cabeza de los IMPÍOS. No se calmará el ardor de la Ira del Señor hasta realizar y cumplir sus designios. VOSOTROS LOS CONOCERÉIS AL FIN DE LOS TIEMPOS".
Miqueas IV, 1-3:
"Al fin de los tiempos . . . juzgará a muchos pueblos y ejercerá la justicia sobre las NACIONES poderosas y hasta las más lejanas".
Salmos 109, 5-6; 149, 7-9:
"Cerca está EL DÍA GRANDE DEL SEÑOR; próximo está y llega con suma velocidad . . . día de Ira es aquel, día de angustia y aflicción, día de devastación Y DE TINIEBLAS".
Como habíamos dicho anteriormente, el Día del Señor que el Profeta anuncia, será el Juicio sobre todas las Naciones, que reciben su castigo mientras que Israel, purificado por el cautiverio, se convertirá a Yahvé.
Joel II,2; III, 12-17:
"Tiemblen los habitantes de la Tierra que se acerca el día de Yahvé. DÍA DE TINIEBLAS Y OSCURIDAD . . . que se alce la gente y marche al Valle de Josafat (Valle del Juicio), que ahí me sentaré a juzgar a los gentiles de en derredor . . . porque su iniquidad es grande . . . el sol y la luna se oscurecen y las estrellas pierden su brillo . . . ."
Zacarías XIII, 8-9:
"Y sucederá en toda la Tierra, dice el Señor, DOS PARTES de ella serán dispersadas y perecerán, y la tercera parte quedará en ella. Esta tercera parte LA HARÉ PASAR POR EL FUEGO, y la purificaré como se purifica la plata, y la acrisolaré como es acrisolado el oro. Ellos invocarán mi nombre, y yo los escucharé propicio. Yo diré: Pueblo mío eres tu; y el dirá: Tu eres mi Dios y Señor".
San Pedro en su segunda carta y en su capítulo III, 5-7, dice:
"Así como un día desapareció el mundo destruido por las aguas del diluvio, así otro día los Cielos y la Tierra serán purificados por el fuego, y en ese día perecerán los impíos".
En resumen, la idea de un castigo universal sobre la Tierra debido a los pecados de los hombres, aparece claro en los Profetas, según se ha demostrado, así como la selección de un corto número que saldrá purificado de esa gran prueba.
El Juicio de las Naciones llegará porque está decretado; y que este Juicio o castigo al mundo, predicho desde hace miles de años, se cumplirá hoy y ahora, es una verdad constantemente manifestada en los mensajes marianos y en la realidad histórica en que nos ha tocado vivir. Por tanto, el tiempo que queda es corto, más corto de lo que pensamos . . . el que quiera entender, que entienda.
Respecto a lo que nos dice el Apocalipsis (VI, 12-17), y también los Evangelios por Jesucristo al revelarnos con gran claridad lo expuesto por los mismos Profetas, de que "habrá señales en el Sol, en la luna, en las estrellas, y sobre la Tierra perturbación de las Naciones, aterradas por los bramidos del mar y la agitación de las olas" (Luc.XXI, 25), se suele preguntar: ¿hay que tomar estas expresiones en forma literal? Muchos exégetas ven en estas expresiones proféticas, metáforas para expresar tiempos duros y calamitosos; mas sin embargo, creemos que no hay inconveniente en admitir que se realicen según se anuncian y profetizan, pues así como la primera venida de Cristo, cuando El moría en la Cruz, "hubo oscuridad sobre la Tierra desde la hora sexta hasta la hora nona", y la Tierra tembló y se rajaron las rocas (Mc.XV, 33; Mt. XXVII, 52) y ello se cumplió a la letra, ¿Porqué no habrá de cumplirse también literalmente los anuncios relativos a la Parusía?"

El concepto queda claro, la dificultad radica en ubicar dicho evento en los acontecimientos finales. Unos disocian al "Juicio de las naciones" de la Venida o Parusía de Cristo para el Juicio final y así parece surgir de algunas líneas exegéticas como la que efectuamos aquí, en consonancia con el más puro alegorismo en relación al "milenio". Otros, como el mismo P. García Ramos, sostienen que dicho Juicio de vivos es ya la Venida de Cristo, en su primera etapa (la segunda, mediando un tiempo de paz entre las dos que algunos llaman "milenio" pero que podría ser sólo un "milenio discontinuo", sería el Juicio de muertos) y lo relacionan con la profesión de Fe del Credo:  "vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos". 

En todo caso, parece haber distintos momentos en esa "primera etapa". La secuencia sería la que sigue: el primer acto,  la destrucción del Anticristo por el "soplo de su boca" o el "resplandor de su Venida", que es "visto" por las naciones. El segundo acto, las señales cósmicas: "cuando te extinga cubriré el cielo..." (Ezequiel 32, 7) y que explica el porqué los israelitas se alumbrarán con la quema de las armas que quedaron en el campo de batalla por siete años (Ez 39, 9). El tercer acto sería propiamente el "día grande y terrible" (Joel 2, 31).  

El problema mayor es compaginar estos datos con lo sorpresivo de la Segunda Venida ("como en los tiempos de Noé", "vendré como ladrón en la noche", parábola de las diez Vírgenes). Ello podría resultar si la destrucción de todas las naciones -exceptuado el resto que quede- fuere simultánea a la destrucción del Anticristo, esto es a los 1260 'días' en el cómputo del profeta Daniel. Pero en contra de ésto tenemos que las señales cósmicas y los "bramidos del mar" tienen un efecto de atemorizar a los "reyes, tribunos, ricos, fuertes, siervos, libres" (nótese que éstos se esconden de la 'vista' del Cordero) los cuales entonces, como dijimos en el párrafo anterior, sobrevivieron al Anticristo. 

A esta dificultad podemos ofrecer dos soluciones provisorias, que no son imcompatibles entre sí: 1) todos los eventos que relatamos ocurren uno tras otro como formando un mismo acontecimiento (es lo que pensaba Santo Tomás de Aquino el cual evocaba los crujidos que no se distinguen de la caída de una montaña); 2) el evento que coincide con el cumplimiento de los 1260 'días' no será percibido por las naciones como un castigo divino sino como un fenómeno natural, pero esto no cuadra con los restantes datos: corolario de la destrucción de Gog, en el cual las naciones reconocen en ese castigo la "mano de Yahvé" y el temor de todos a que hicimos referencia, si bien queda claro que éstas manifestaciones no implican necesariamente una conversión sino simplemente el reconocimiento del poder divino (de hecho, Ap. 15, 21 dice que los hombres "blasfemaron de Dios" por la plaga del granizo de la séptima copa).

De acuerdo a esto, la  expresión "uno será tomado y el otro dejado" de Mateo 24, 40 pudiera hacer referencia a los que son 'tomados' (muertos) y a los que son 'dejados' (como sobrevivientes) en concordancia con lo que se deja dicho en Mateo 13, 30 en relación a la cizaña y al trigo; no obstante, también pudiera hacer alusión a que los 'tomados' son los que salen al encuentro de Cristo en su Venida (los "arrebatados" de 1 Tes 4, 16) y los 'dejados' son los destinados a la ira divina.

Así las cosas, como decía el P. Benjamín Martín Sanchez, la posibilidad de vernos aquí y ahora en vísperas de la "siega" es tal que debe extremar en nosotros el mandato evangélico de "velar y orar" -que en eso consistiría el "aceite" en la parábola de la diez Vírgenes-  de modo de ser contados entre los que salgan indemnes -a la manera de los tres jóvenes del relato del libro de Daniel- del "Juicio de las naciones". 

10 comentarios:

  1. Tiendo a considerar que lo que consideran normalmente como "alegoría" (que bien entendido no es sino interpretar conforme al simbolismo, estructura, sentido y género literario propio de lo interpretado), coincide más con los hechos que un literalismo craso. En este sentido, debemos cuidarnos de entender, por ej: la tierra a que hace alusión apocalipsis como la totalidad de los habitantes del planeta tierra, pues es muy probable que signifique la tierra santa, la religión, restringida a la Iglesia o en un sentido más amplio. Si pensamos que la "nación de Israel¨es precursora y a su vez continuada por la Iglesia, no será que el juicio de las naciones no es simplemente la confrontación del mundo pagano o falsamente religioso con la Iglesia, de la cual esta saldrá triunfante.
    Me es claro que se están definiendo situaciones cruciales de carácter escatológico, pero hasta que estas no se verifiquen, la ambigüedad, que parece casi una regla de la profecía, no en cuanto a su sentido, pero si a su concreción, permanece.

    ResponderEliminar
  2. Es lo que le comentaba: en este campo corremos dos riesgos, el de querer alegorizarlo todo o el de querer reducir todo a un evento físico. Sin duda la 'Tierra santa' está en el centro de la cuestión, allí es donde, según la profecía de Zacarías 14, Cristo posa sus pies a su Vuelta (sobre el monte de los Olivos), formando un valle en Jerusalén y cambiando su topografía (¿cómo entender todo ello?). Es tal como Ud. dice, la ambigüedad permanece en cuanto a su concreción...

    ResponderEliminar
  3. Fariseo incorregible16 de agosto de 2016, 15:33

    Hola amigos. ¿Es de buena tinta este scoop de Infovat?

    ResponderEliminar
  4. Estimado Fariseo incorregible:

    La nota me parece un tanto amarillista. No es nueva (ya había circulado en internet) y su alcance no es el que se informa. Mons.Fellay habrá aceptado el marco canónico ofrecido, pero siempre que se reconozca a la FSSPX tal cual es. El mismo Mons. Pozzo lo dice a continuación (de que faltan resolver temas doctrinales relativos al Concilio Vaticano II). Lo de siempre. Parece que alguien dió marcha atrás con lo de la aceptación del Credo y del Concilio de Trento. Por la presión de los de siempre (y de sus amigos quintacolumna)

    ResponderEliminar
  5. Esperanzado incorregible16 de agosto de 2016, 15:59

    Gracias por la respuesta, don David. ¡Seguiremos esperando!

    ResponderEliminar
  6. Como podría la Parusía realizarse en "dos fases"? No supondría eso acaso una tercera venida, posterior al juicio de vivos? Si Cristo viene, viene y con su venida termina la historia que partió con su primera venida o milenio de la Iglesia. Si previamente al "juicio de muertos" hubiese un lapso entre su Parusía y este introduciríamos una Iglesia reinando junto con Cristo, lo cual no me termina de hacer sentido, por mucho que fuese en un sentido lo más espiritual que se quiera. Añádase a esto que la Parusía, sin distinción se verá como el relámpago que sale del oriente. Cómo podría alguien de la humanidad seguir impertérrito luego de semejante manifestación? Por eso tiendo a pensar que el tiempo de paz es previo a la Parusía y que este "juicio de naciones" es simplemente otra cosa.

    ResponderEliminar
  7. Estimado:
    Yo me contenté con describir las "interpretaciones" sobre el Juicio de las Naciones, de hecho remito a un enlace de mi autoría que contempla sólo la visión alegorista y por tanto disocia el Juicio de las Naciones de la Parusía. Lo que sí queda claro es que estamos muy cerca del "resplandor de su Venida", con la destrucción del Anticristo, la reivindicación de los Testigos y que la vida sigue luego con un tiempo de paz (el "milenio" ya finalizó, probablemente fue hasta principios del siglo pasado o si no hasta los sesenta)cuya duración podemos conjeturar pero que mantengo en reserva. Otro tema que me gustaría aclarar y es que ese Juicio de las Naciones, si bien se dice que alcanzará a muchas naciones, puede no suponer una destrucción física de todas ellas Saludos

    ResponderEliminar
  8. Lo que no se como cuadrar es el siguiente pasaje de Mateo 24:
    "E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas.
    Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria".

    De su lectura no parece desprenderse una restauración o "tiempo de paz" luego de la tribulación. Más bien al contrario, el oscurecimiento del sol y la luna, la caída de las estrellas. Pero, por otro lado, la parición de la "señal del hijo del hombre", que es como la antesala de su Parusía y la lamentación de las tribus de las tribus de la tierra podría significar un triunfo postrero de la Iglesia. No se que interpretaciones se han propuesto del oscurecimiento del sol y la luna en este caso, pero sin forzar el sentido me cuesta ver otra cosa que el fin de los tiempos inmediatamente acabada la tribulación.

    ResponderEliminar
  9. Estimado:

    Sí , toda la dificultad viene en ubicar el "tiempo de paz" (dado al “mundo”) que tenemos por cierto del mensaje de Fátima pero que se encuentra profusamente en las Escrituras (con referencias específicas que nos hacen ver que no es el Cielo: "los reinos bajo el cielo", "morir a los cien años será como morir joven", "de las armas se forjarán arados", etc).

    Para los restauracionistas ese tiempo de paz viene por las propias fuerzas humanas o a lo más por un castigo (que llaman, en base a dudosas revelaciones privadas, los “tres días de oscuridad”).

    Yo digo que ese tiempo de paz viene después del “resplandor de su Venida” (que coincide con las señales cósmicas). Ese “resplandor” no es la Venida física pero tampoco es una “no venida” (por ello las expresiones "cuando Cristo VENGA encontrará Fe en la tierra?" "VENDRÁ como ladrón en la noche" que refieren a un tiempo de apostasía y no de triunfo).

    Allí es dónde tengo mis dudas, porque el ‘Juicio de las Naciones’ o ‘Día de Yahvé’ vendría como a clausurar la “oscuridad” (no olvidemos que la función de este ‘juicio’ es separar el trigo y la cizaña; nuevamente refiere a un tiempo de apostasía y no de triunfo) y eso haría que tengamos que postergar la efectiva ocurrencia del tiempo de paz para después.

    La salida que queda para no quedar atrapados en un milenarismo (como el que expone el P. García Ramos) es decir que ese Juicio de las Naciones no es la Parusía (venida visible en las “nubes del Cielo”) y separar cada item del discurso de Mt. 24 como si fueran etapas: señales cósmicas, seguidas de un tiempo de paz (como Ud. dice se encontraría figurado en la expresión “verán la señal del Hijo del Hombre en el Cielo”) y finalmente de la Parusía (“y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo”). De hecho, sabemos que después de la caída del Anticristo hay por lo menos “siete años” según la profecía de Ezequiel…

    ResponderEliminar

  10. Perdone que lo cambie de tema pero su opinión siempre bien informada puede dar lugar a una entrada interesante. Porque se dice en el enlace que estarían ofreciendo una prelatura personal pero con elementos que la asemejan más a un ordinariato. Lo cual es posible habida cuenta de que el legislador no está forzado por una tipicidad legal, si no me equivoco:

    https://radiocristiandad.wordpress.com/2016/09/03/monsenor-fellay-seran-reconocidos-oficialmente-como-catolicos/

    Saludos.

    ResponderEliminar