viernes, 29 de enero de 2016

Conferencia de Mons. de Galarreta y nuestra puesta a punto

El sitio amigo "Hacia la verdadera cristiandad" nos aporta un resumen de una conferencia de Mons de Galarreta en francés sobre el tema de las relaciones Roma-FSSPX.

El resumen aclara algún punto,  en cuanto a constatar la imposibilidad de la ocurrencia de cierta situación ("acuerdo") y deja planeando alguna seria duda en cuanto a la ocurrencia de otra situación ("reconocimiento unilateral").

Por un lado tenemos lo que se dice un "acuerdo", que implica: la firma de un documento doctrinal o un marco canónico o ambas cosas. Dice Mons. de Galarreta que es imposible que tal acuerdo sobrevenga por cuanto Roma sigue empeñada en que la FSSPX acepte el Concilio Vaticano II o bien porque el acuerdo deja a la FSSPX al arbitrio de las autoridades modernistas. Dice él que aún si el marco canónico fuera favorable habría que someter la decisión de su firma al Capítulo General de la FSSPX. En este punto pensamos que quienes están en mejores condiciones que nosotros para evaluarlo son los propios Obispos y Sacerdotes de la FSSPX. Hay aspectos que son insoslayables, como por ejemplo una imposible participación de la FSSPX en las nefastas "Conferencias episcopales", lo que hace casi imposible la concreción de un acuerdo sin concesiones.

Por otro lado tenemos lo que se dice un "reconocimiento unilateral". Pensamos que  éste no debe ofrecer ninguna objeción de parte de un fiel que se diga católico. Es lo que deseaba Mons. Lefebvre y todos los católicos detrás de él. Es lo que ocurrió con el otorgamiento de facultades para confesar, sin que hubiese supuesto concesión alguna ni cualquier otra situación perjudicial para la FSSPX. Aquí queremos precisar lo que nos parece -si captamos bien su alcance- una inexactitud de Mons. Fellay al decir que este otorgamiento de facultades para confesar  es incompatible con alguna sanción canónica, puesto que la "suspensión a divinis" puede ser parcial y no referida a todos los Sacramentos:  Canon 1333 § 1: "La suspensión, que sólo puede afectar a los clérigos, prohibe: 1 todos o algunos de los actos de la potestad de orden..."

Claro que la sanción que pesa sobre los sacerdotes de la FSSPX es nula pero lo decimos en relación a lo que oficialmente se cree, que es en definitiva lo que nos interesa en aras al apostolado: que los más de los fieles se puedan acercar a la FSSPX sin ningún escrúpulo de conciencia. 

Y por ello mismo es preocupante que Mons. de Galarreta diga que un reconocimiento unilateral pueda causar algún "problema real"  y -peor aún- que algunos sacerdotes "no lo acepten y se vean tentados con irse de la FSSPX" ...

Pero en todo caso, tenemos certeza, como dice el propio Mons. de Galarreta, que "la Providencia cuidará una vez más sobre la obra de Mons. Lefebvre".

2 comentarios:

  1. Muchas gracias por estas precisiones. Y de acuerdo con las correcciones.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ermindo. Debemos seguir rezando por un reconocimiento unilateral que nos reconzca tal como somos, sin más ni menos...

    ResponderEliminar