sábado, 9 de abril de 2016

Neoconismos

No hemos leído ni pensamos leer el mamotreto "Amoris laetitia". Nos basta saber que es uno más de los documentos conciliares (o emanados del "espíritu" del Concilio Vaticano II)  en donde la ambigüedad sobresale, sólo que, como no podía ser de otra manera, con un sesgo jesuítico (moderno)- casuístico y argentino. Por otro lado, hay quienes se han tomado el trabajo de hacerlo por nosotros, como "Wanderer" y los distintos portales que se encuentran en "Adelante la Fe", a cuya lectura los remitimos.

Se trata -valga la aclaración- de un documento no infalible, "pastoral",  como lo fueron los otros a que nos referimos, y que por tanto no obligan al católico más que en su concordancia con aquéllo que ya fue definido por la Iglesia y que por tanto integra el depósito de la Fe.

Lo que es interesante estudiar son las reacciones de las distintas orientaciones eclesiales, que van desde el progresista que no ha quedado conforme porque pretendía más concesiones, pasando por el "neocon" que se aferra a la "interpretación conforme a la Tradición" (aunque ello a veces sea imposible o exija hacer malabarismo, no importa), siguiendo por los "tradis tardíos" (éstos, como buenos neófitos, se han transformado en los más acérrimos críticos del Papa) y finalizando por los cismáticos ex tradis (rotundos críticos de la "Neo-Iglesia"). La FSSPX todavía no se ha expresado pero descontamos que será, una vez más, la voz de la Tradición verdadera, a la que repugna toda novedad pero no se desliga de la obediencia y el respeto debidos al Santo Padre.

Porque lo que demuestra ese estudio es el acercamiento de las posiciones de los tradis tardíos (ex neocones) y de los ex tradis (cismáticos). Hace poco un pensador "tradi tardío" -más afecto a lo político que a lo religioso- colgó en su sitio un discurso o sermón de un Padre cismático por parecerle "bueno" (sin importarle su situación) y los pronósticos (que sospechamos pueden encubrir un verdadero deseo) de "cisma" se sucedieron en filas de "tradis tardíos" antes de la publicación de "Amoris laetitia"...

Este acercamiento lo explicamos más de una vez en comentarios al pie: la raíz común (a ex neocones devenidos en tradis y a ex tradis cismáticos) es farisaica. Los primeros rechazan a la FSSPX  porque "violó el sábado" y los segundos porque "se acerca a publicanos y pecadores". 

Y ya que mencionamos acercamientos, unas palabras sobre las conversaciones entre Roma y la FSSPX. Las noticias son alentadoras, por más que los interlocutores han sostenido que la solución requiere "tiempo". A nosotros se nos ocurre pensar que la reivindicación de la Tradición pueda revestir una forma distinta a la del "reconocimiento unilateral sin condiciones" y que tuviera que ver con cambios en la misma Iglesia o simplemente, con la intervención del Cielo. 

Ya sabemos que la FSSPX es la "Obra" suscitada por Dios para este tiempo y difícilmente Dios quiera dotar a su "Obra" de un marco canónico usado por otra "Obra" (neocón) que nació al amparo del Concilio Vaticano II. No olvidemos que antes del Concilio existía la "prelatura nullius" (territorial) y que fue el decreto "Presbyterorum Ordinis" (Sobre el ministerio y la vida de los presbíteros) de 1965 el que previó la figura de la "Prelatura personal" destinada a cubrir "obras pastorales peculiares destinadas a los diversos grupos sociales"

Si bien el patronazgo del Santo Papa seguiría intacto, el nombre del Testigo pasaría a ser otro y no hay referencia al "manto de Eliseo" (2 Reyes 2:1–18) para que alguien lo suceda en estos últimos tiempos...

9 comentarios:

  1. Hay un problema con lo que Ud. denomina "tradis tardíos" -aunque en cierto sentido también lo soy, depende de cómo se compute el tiempo :)- y es la crítica por la crítica, sin seguir elementales reglas de hermenéutica no ya teológicas, sino comunes a cualquier texto. Hay un apriorismo de la voluntad por el cual no se toman la molestia siquiera de hacer un mínimo análisis sintáctico de los textos, determinando por ejemplo el sujeto de una afirmación (si es el Papa, la Iglesia u otras personas). Tampoco prestan atención a los verbos, y así un personaje cuyo nombre prefiero olvidar, pasa con total ligereza del modo potencial (=opinativo) al presente del indicativo (=aserción directa).
    En fin, todo esto desprestigia al movimiento tradicionalista y lo pone bajo sospecha de "locoide" como dice un amigo español.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Martin:

    Sí. Más que un tema cronológico (de cuándo se llega a la Tradición)es una actitud. También formaron parte de esta categoría muchos "Ecclesia Dei" (no todos). La crítica sistemática tampoco es buena, es apriorística. Por eso destaco la entrada de "Wanderer", equilibrada, realista y marcando los lugares que puedan conducir a la "mano ancha" de quienes vayan a invocar partes del mamotreto. Saludos

    ResponderEliminar
  3. sinceramente no me molesta esto de la prematura personal, al menos no como rótulo, pero dudo que sea lo que en definitiva se conceda a la FSSPX, teniendo en cuenta que se es bien consciente por lado y lado que la Fraternidad no puede estar al arbitrio de los obispos locales. Más bien pienso en una figura Sui Generis ad hoc que les va a otorgar plenas libertades desde un punto de vista territorial, aunque no descarto que se les imponga alguna obligación de cortesía o incluso de ayuda a la diócesis que me pare, por lo demás, de sentido común.

    Francisco

    ResponderEliminar
  4. Estimado Francisco:

    Lo que a nosotros puede parecernos indiferente como rótulo, seguramente no lo es para Dios, el cual es perfectísimo en todas sus obras. Pero vamos que la figura en sí -sin ser intrínsecamente mala- puede no ser la que convenga a la FSSPX. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Con esto de los "neocones" o "neocones devenidos en tradis" o "tradis tardíos" quiero marcar una actitud, del que juzga a la FSSPX de cismática, etc No la de aquellos que en algún momento, por temor a caer en un cisma o de recibir sacramentos en forma ilícita se apartan sin juzgar, en una actitud parecida a la de Gamaliel. La humildad es la que separa una de otra.

    ResponderEliminar
  6. Hay tantas situaciones subjetivas… Recuerdo a un salesiano octogenario que me decía una vez: ojalá hubiéramos imitado a Mons. Lefebvre, tendríamos vocaciones, y hoy estamos desapareciendo. Al mismo tiempo, el peso de la ley eclesiástica: no puedo aconsejar a la gente a que vaya a esas misas hasta tanto se arregle la cuestión legal.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Me parece buena y meritoria y provechosa —lo digo sinceramente— la tarea de hacer un catálogo taxonómico de los católicos actuales. Siempre que esté inspirada por la caridad. Me reconozco de la clase de los tradis tardíos (olim neocones), y dentro de ella, de la cosecha 2007 o del Motu Proprio, muy diferente de la 2013 o del Papa Francisco. Y hasta encajo iuxta modum la acusación de fariseísmo del tipo sabático.

    Pero caridad. Que nada tiene que ver con esa afabilidad meliflua y falsa que se prodiga en los ambientes clericales.

    El peligro de esos rótulos —y esto qué bien lo sabemos los que venimos del neoconismo sectario— es que, una vez que los aplicamos a un grupo de almas, nos permitan desapegarnos completamente de ellas, incluso desentendernos de su salvación.

    ResponderEliminar
  8. Estimado "Tradi tardío":

    Gracias por su sinceridad. Muy cierto lo que Ud. dice. Una de la intenciones de la nota es esa, que los propios involucrados se reconozcan y recapciten. El problema con el fariseismo -del tipo que sea- es que se arraiga en la persona (¿conocen las Escrituras algún fariseo que se haya convertido?). En todo caso, su situación nos demuestra que es posible. Claro que la "cosecha 2007" es diferente a la de 2013: como notas distintivas, aquélla era pro Misa tradicional, pro acuerdo de Roma con la FSSPX; ésta es sistemáticamente anti-Francisco y cuasi-cismática. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fariseo hijo de fariseos13 de abril de 2016, 16:55

      ¿Fariseo converso? ¿En la Sagrada Escritura? Ahora no se me ocurre, pero alguno habrá.

      Eliminar