domingo, 3 de abril de 2016

Sobre los falsos mensajes de "La Salette"

Retomando entradas de la primera época del blog, aquí va una sobre los falsos mensajes de "La Salette" (publicada originalmente el 11 de junio de 2009):




Voy a traducir a continuación pasajes del enlace que incluí en mi entrada anterior:

"Nota aclaratoria: Para prevenir cualquier malentendido - dejenme decir que estoy de acuerdo con la decisión del Obispo de Grenoble relativa a la aparición de la Bienaventurada Virgen María en La Salette en 1846, en el sentido de que la misma es "digna de ser creída". La intención de estos artículos es la de demostrar que a) el "mensaje" y/o b) "el secreto" de La Salette NO cuentan con la aprobación de tal Obispo o de la Iglesia. El falso mensaje o secreto sugiere que la BVM profetiza que "Roma perderá la Fé...etc.". Este rumor es una corrupción datada de 1879 del original y legítimo mensaje registrado en 1851. Este falso "mensaje" y/o "secreto" de 1879 ha sido absolutamente condenado por la Iglesia. La condena oficial culminó con la puesta en el Index de los Libros Prohibidos del falso mensaje de La Salette y esto a pesar del discutido Imprimatur de 1879 supuestamente otorgado por el Obispo de Lecce - F. John Loughnan"


Una premisa discutible:

“Roma perderá la fe y será la sede del Anticristo”
Desafortunadamente, vemos aquí un ejemplo de “ciegos” guiando a otros “ciegos”.
Consideremos lo que sigue:
La frase mencionada más arriba es unánimemente aceptada y promovida por mucha gente confundida -casi como si se tratara de un “dogma de Fe” el hecho de que la Virgen María dirigió esas palabras a Melanie Calvat y a Maximin Giraud en La Salette-
¿Fueron palabras de la Virgen o fueron meras repeticiones por parte de una inocente Melanie de las ideas apocalípticas de cierta gente convencida pero fanática y confundida que lograron convencerla? (téngase en cuenta que Martín Lutero se inclinaba por llamar Anticristo al Papa). Es importante tener en cuenta que Melanie nunca mencionó esta frase cuando comunicó por primera vez el mensaje en 1851. Esta frase comenzó a ser atribuída a ella solo después de 1878 , mucho tiempo después que el evento ocurrió y que el mensaje original se transcribió.


La verdad acerca del Secreto de La Salette

“…el verdadero Secreto de La Salette nunca fue hecho público. Muchos católicos continúan siendo inducidos en error por el falso y no aprobado “secreto” escrito por una resentida Melanie Calvat en 1879, una distorsionada versión de la que escribió originalmente en 1851. Otros, a pesar de su buena predisposición, no pudieron otorgarle credibilidad , providencialmente al parecer."
http://freespace.virgin.net/crc.english/salette4.htm#apocalypse

La versión falsa del Secreto de Nuestra Señora

Este secreto, ya varias veces impreso, distribuído, comentado y recomendado por diversos autores, tanto eclesiásticos como laicos, es el que M. Mariavi ha creído conveniente dar al público, presentándolo como "El Evangelio de la Virgen María ', ¡para acompañar y complementar el Evangelio de Jesucristo!

"A fin de responder a su pregunta Monseñor, acabo de leer los dos folletos sobre los que usted desea saber mi opinión. Es absolutamente desfavorable. Los autores de las publicaciones anteriores, relacionados con este secreto, fueron condenados, si no a causa del secreto en sí, al menos por el alcance y las consecuencias que le otorgaron. Un destino similar espera a la presente publicación.

"I. - Parece, de hecho, que no tenemos aquí el secreto entregado por el obispo de Grenoble enviado a SS el Papa Pío IX en 1851. En su forma actual, fue escrito por Melanie Calvat, pero en varias ocasiones y en sucesivos fragmentos, y parece más bien ser el resultado de una composición personal que una repetición exacta del texto original dado a Pío IX, y del cual se dice que no se encuentra ya en el Vaticano.

"II. - En su forma actual, este secreto no tiene un valor distinto al de una manifestación personal de Melanie Calvat la que cuenta con el apoyo de la firma de dos obispos de Nápoles. Melanie parece haber sido sinceramente piadosa, pero pudo haber sido engañada, y parece que su "misión", en lugar de proseguirse a nuestro tiempo, terminó con el reconocimiento de la realidad de la Aparición por la Iglesia .

"III. - Lo que es seguro, de acuerdo con un autor bien informado, es que las primeras versiones del secreto eran menos desarrolladas que las últimos, es probable, por tanto, que bajo la influencia del entorno en el que su vida terminó, Melanie haya ampliado lo que había escrito originalmente y enviado al Papa; por cierto, no tenemos aquí una copia oficial del secreto que ella entregó a Pío IX. Sólo la Sagrada Congregación del Santo Oficio podría, con el consentimiento del Papa, buscar el original y así determinar, cotejando con el contenido original, la verdadera autoridad.

"IV. - El tenor de este secreto, como se lee hoy, es tan extraño, de tal manera confuso, con especial alusión a la política, favorece de manera muy precisa, los errores de los antiguos milenaristas - en el sentido de que anuncia una renovación que ha de realizarse en el tiempo y en la tierra, a diferencia de la enseñanza de la verdadera religión en general acerca de la resurrección en el fin del mundo, y acerca de la eterna felicidad de los elegidos - que necesariamente uno duda en atribuir un origen celestial. Por último, y más especialmente, el comentarista se ha tomado tal libertad en evaluar y juzgar a la jerarquía católica, en todos sus grados, que uno se pregunta en qué se basa para justificar la gravedad de sus palabras, las cuales no quedarían fuera de lugar en las páginas de un periódico que fuera el más hostil a la fe cristiana. Uno se pregunta cómo se puede conjugar la piedad que profesa con la dureza que muestra hacia las personas dignas de todos los respetos.

"Lo que agrava la temeridad de estas sentencias es que son dadas, en varias ocasiones, en una forma que es a la vez burlona e insultante, lo que es desmentido por el carácter y la dignidad de las personas que el autor considera oportuno denunciar.

"El santo Papa Pío IX, venerables cardenales tales como Monseñor Perraud, Mons. Lugon y Mons. Sevin, obispos como Monseñor Maurin de Grenoble, y todos sus predecesores hasta Mons. Ginoulhiac, de renombrada memoria: todos están incluidos en los hirientes reproches, que el comentarista se atreve a atribuir, en primer lugar, a la Santísima Virgen!

"Y todo esto está escrito y publicado, distribuido y ofrecido para aquellos que quisieran encontrar en estas páginas el alimento para su curiosidad. ¿Se aprenden la caridad y el amor al aprender a despreciar a la autoridad legítima del sacerdocio? Porque lo notable en este cristiano, en este católico, es que parece disfrutar de una especie de alegría al golpear a los líderes de la Iglesia santa, de los cuales él se burla al llamarlos «nuestros príncipes'

"Por lo tanto no se sorprenda, Monseñor, si condeno estos dos folletos de autoría del Dr. Mariavi, si reprocho su espíritu y su carácter, y si yo le aconsejo a los fieles a que no los lean

"Con mi afectuoso respeto,

A., cardenal de Cabrihres

Obispo de Montpellier.

(Le Hidec, Les secretos de La Salette, p. 164-167)

Ahora la traducción de un percutante análisis por parte del autor James Foster:

Textos de los falsos Secretos
En las décadas siguientes a la aparición se publicaron una serie de versiones de los secretos, incluyendo la versión publicada en Italia en 1879 por Melanie Calvat misma. Este texto, que fue tan largo que tuvo que ser publicado como un folleto, lo fue en un tono muy apocalíptico e incluía predicciones para el mundo y una incisiva crítica del clero. Incluía la dramática denuncia "Roma perderá la fe y se convertirá en la sede del anticristo". Fue utilizado por anticlericales y por la masonería para atacar a la Iglesia. Todavía se utiliza hoy por los "tradicionalistas" [nota del blogger: digamos de los inclinados al sedevacantismo] que se encuentran actualmente en cisma con Roma. La iglesia jamás ha aceptado estas versiones del secreto como auténticos. Después de la publicación de su inclusión en el Índice de libros prohibidos y la advertencia en privado a Melanie por su comportamiento.
En este punto es necesario mencionar las dos maneras de ver a Melanie que surgieron posteriormente. Sus devotos, entre ellos un número de miembros del clero a quienes ella atrajo a su causa en el momento, la vieron como alguien que fue completamente fiel a su misión, una misión que, a su juicio continuó después de los acontecimientos de septiembre de 1846. Se convirtió en una gran mística y visionaria que sufriera grandes frustraciones de manos de las autoridades de la Iglesia. Esta era su peculiar cruz y vocación. Todas sus supuestas revelaciones deben ser creídas, incluido el secreto de 1879. La otra manera es la de considerar que cuando Melanie publicó el llamado Secreto de La Salette, después de haber fracasado en su vocación de carmelita y haber sido dispensada de sus votos por el Santo Padre, ella se había convertido en una pseudo-mística, obsesionada con la literatura apocalíptica y resentida con las autoridades de la Iglesia que se habían negado a adherirse a sus exigencias irrazonables. El secreto no era un fiel reflejo de lo que la Virgen le dijo, sino una expresión de sus propias ideas y sentimientos. El obispo de Grenoble, que sufriera sucesivos tropiezos al intentar defender a Melanie, la encuentra “empecinada” y desafiante de la autoridad. Con gran visión, en 1851 declaró públicamente que la misión de los niños pastores había terminado y que el asunto se encontraba ya en manos de la Iglesia. Lo hizo para poner fin a las pretensiones de Melanie de tener más y continuas revelaciones. Se ha dicho que Melanie producía en quienes tenían que lidiar con ella más lástima que enojo. No me propongo tratar de resolver la cuestión de cuál de estos personajes representa la "verdadera Melanie", pero la falsedad de la versión 1879 es evidente, por diversas razones, incluyendo

- Su longitud que llenaba varias páginas de un folleto. El verdadero secreto llenaba apenas tres carillas.
- Se hace referencia a sucesos concretos, de los cuales se dice que van a ocurrir en el siglo XIX, pero que en realidad nunca se produjeron. Por ejemplo, el anticristo, no aparece "en torno a 1865" ¿o simplemente no lo hemos reconocido? Ni ha mandado ejércitos en las guerras que se lucharon en los años 1880 (Nótese como la frase acerca de Roma convirtiéndose en la sede del anticristo se elimina de este contexto por aquellos que lo utilizan para justificar los ataques a la actual Ciudad del Vaticano).

- La publicación en 2002 del secreto que Melanie escribió al Papa en 1851 nos permite hacer una comparación con la versión de 1879 y rápidamente se hace evidente que hay poca semejanza entre los dos. El verdadero secreto es muy similar al mensaje de Fátima visto en su totalidad. No está escrito abiertamente en tono apocalíptico y condenatorio, carece de la crítica del clero y religiosos que se encuentran en la versión de Melanie de 1879. La frase "Roma perderá la fe y se convertirá en la sede del anticristo" no está presente. Al igual que Fátima es un mensaje de esperanza, especialmente en relación con el secreto de Maximin.

Las versiones de los supuestos secretos encontradas en 2002 se encuentran aquí.

Y por último, mi comentario sobre todo ello:

Se transcribieron dos mensajes originales dirigidos al Santo Padre Pío IX, correspondientes a los mensajes de Maximin y Melanie, de los cuales lo único que trascendió fue que Melanie necesitó conocer previamente la ortografía de las palabras “souillée” (profanada) , “infailliblement” (infaliblemente) y "antéchrist" (anticristo). Dichas palabras se encuentran en los mensajes recientemente descubiertos en el Vaticano, lo cual habla a favor de su autenticidad.
Sin embargo, a pesar de estar manuscritos, encuentro que tampoco coinciden los acontecimientos descriptos y los tiempos dados. Tampoco coinciden, y esto es lo más importante para mí, con mis propias conclusiones sobre el tema (las cuales me reservo por falta de autoridad).
Se sabe asimismo que el Papa, al leer los mensajes, dijo algo así como “Ahora caigo en la cuenta porqué la Iglesia es militante y he aquí su capitán. No le temo tanto a las persecusiones como a los respetos humanos...”
En suma, así como en Fátima, no parece que hayamos conocido toda la verdad sobre los mensajes de La Salette . ¿Pero la conoceremos antes de los grandes acontecimientos que se avecinan?

4 comentarios:

  1. Y NO ES ACASO LO QUE ESTA OCURRIENDO HOY ???? NO SE PERDIO LA FE EN ROMA...????HAY QUE ESTAR MUY PERO MUY CIEGO PARA NEGARLO !!!!

    ResponderEliminar
  2. Veamos:

    Primera distinción: La Iglesia (designada por "Roma") es indefectible por la promesa de Cristo (además de santa,etc) y como tal, no puede "perder la fe".
    Los que sí han perdido la Fe son la mayoría de los hombres de Iglesia, pero entonces no es "Roma" la que pierde la Fe sino que la Fe se perdió "en Roma" (lo que usted dice, pero no es lo que dice el mensaje).

    Segunda distinción: si hubiese dicho "en Roma" pudiera tener un correlato con la apostasía final y la misteriosa entronización del Anticristo "en el Templo de Dios" que ya fue predicho en las Escrituras. Podría igualmente la Virgen "actualizar" la profecía, pero en todo caso ello no es garantía de la veracidad de la aparición (el diablo mismo podría "profetizar" algo así).

    Nosotros nos referimos a todo lo dicho en el falso mensaje para descartarlo como verdadero (profecía no cumplida sobre el año de nacimiento del Anticristo). Pero también descartamos a los mensajes manuscritos aparecidos recientemente cuyas profecías tampoco se cumplieron ni cabe ya esperar que se cumplan en algun caso, todo lo cual nos hace dudar ahora ya no solo de los mensajes sino de la misma aparición, aunque esto último no lo podemos asegurar.

    ResponderEliminar
  3. No quiero defender el mensaje, pues tengo reservas respecto a lo histórico, pues ni Ud. ni quienes lo promueven por internet demuestran las fuentes originales: ya sea fotos de los escritos, de las aprobaciones o del Index. Sólo quiero decirle que se está equivocando cuando Ud. hace alusión a que se cae en el error antiguo milenarista. La misma Escritura y primeros padres de la Iglesia hablan de el comienzo de la parusía, un reinado de mil años y luego el anticristo y el juicio final. El reino de mil años revelado por San Juan es una verdad de fe. Creo que San Policarpo, discípulo de San Juan apóstol, da una explicación más profunda. Luego vinieron los milenaristas falsos, pues creyeron que el reino de Cristo iba a ser "carnal", es decir, el mismo Cristo en cuerpo que iba a estar entre nosotros. Contra esto San Agustín arremetió. Lo que nos queda son las escrituras y los primeros padres. No faltan teólogos actuales como Suárez que profundizan esa revelación ni otros que la atacan...

    ResponderEliminar
  4. Esteban:
    En cuanto a las 'fuentes originales', sabrá comprender la dificultad que implica hacerse de las mismas; sólo un historiador calificado, viviendo en Europa, podría hacerse de ellas. Pero las fuentes que citamos son absolutamente creíbles: CRC, Le Hidec, James Foster.
    Precisamente, es Le Hidec quien cita al Obispo de Montpellier de la época, y es éste el que menciona lo del milenarismo que a Ud. le preocupa.
    En nuestras diferentes entradas en el blog sobre temas escatológicos, en concreto la "Conclusión esjatologico-profética" establecemos -con apoyo en las Escrituras- cual es la secuencia de los últimos tiempos: un anticristo, un juicio de las Naciones, un Reino o tiempo de Paz y una Parusía física y final para el Juicio.
    Algunos autores (P. Garcia Ramos) hablan de que el Juicio de las Naciones es la Venida para juzgar a los vivos; en un momento (sin conocer ese autor) lo dijimos. Pero para sortear cualquier milenarismo (porque lo que habrá es un cierto tiempo de paz y no un "milenio" literal o de extensión larga) preferimos hablar del "resplandor de su Venida" (un anticipo). El 'milenio' para nosotros fue el tiempo que ya pasó hasta el tiempo final en el que estamos, probablemente desde los años sesenta o antes incluso, cuando Satanás fue soltado para seducir a las gentes (coincide si se quiere con la visión de Leon XIII).
    Atte.

    ResponderEliminar