lunes, 31 de agosto de 2015

No hay peor cuña...

Quiebre entre 'Avec l' Immaculée' y Williamson!"... Así podríamos titular una nueva entrada si siguiéramos los parámetros de los desertores que festejan cada deserción en perjuicio de la FSSPX como si fuera un triunfo. 

Nosotros, en cambio, no festejamos deserciones. Nos preguntamos qué es lo que motiva las mismas. Así, en los desertores de la pseudo "resistencia" encontramos el "celo amargo", el espíritu de cisma, el capillismo, el espíritu de secta, los desencuentros personales ...en definitiva todo lo que se aleja del "sensus Ecclesiae". 

Pero "la revolución como Saturno se come a sus propios hijos" es la frase atribuida a Vergniaud que se aplica a estos pobres desviados de la pseudo "resistencia"  cuyo nombre, abominable, ha llamado la atención hasta a sus propios adláteres que pidieron su revisión. Y de su misma madera emergió una cuña revolucionaria con el pío nombre de "Avec l' Immaculée" ("Con la Inmaculada"). 

En este caso, el sitio francés manifiesta: "El Obispo Willamson, gran admirador del poeta satanista y esotérico Thomas Stearns Eliot, que era miembro de la Golden Dawn, ayuda a Mons. Fellay y al Papa Francisco a preparar los espíritus para un acuerdo con Roma sin ningún preámbulo doctrinal". Y ello en virtud de que el Obispo considera que un acuerdo sin préambulo doctrinal significaría el posicionamiento de la FSSPX como un "caballo de troya al interior de las murallas de Roma". Y siendo así, que "los romanos" se empeñan por obtener el mencionado "preámbulo doctrinal".

Coincidimos totalmente con el Obispo Williamson en este aspecto. Es lo que sostuvimos desde siempre, al oponernos al "prerrequisito" del "preámbulo doctrinal" y favoreciendo el denostado "acuerdo práctico" (en nuestra interpretación equivalente a un "reconocimiento unilateral"). En efecto, no hay nada que acordar, excepto los aspectos canónicos no menos importantes en cuanto a su repercusión en lo doctrinal. Roma debe reconocer a la FSSPX tal cual es y permitirle desarrollar su apostolado con libertad de acción. Esto es hacer confianza en la Providencia en miras a la "purificación del Santuario" (Dn 8, 14).

El desconocimiento de la facultad de mandar cosas legítimas por parte de Roma es lo que está en la base de la postura -cismática por naturaleza- del sitio "Avec l' Immaculée" con la excusa de que no se debe tener acercamiento con los herejes. Lo cual es atendible si hablamos de herejes sin jurisdicción. Pero respecto de herejes que no han sido declarados tales y que por añadidura ejercen poder aunque más no sea por permisión divina, no es válido el argumento. En todo caso, no se trata de un acercamiento a los errores doctrinales que estas autoridades trasmiten.

En resumidas cuentas, no se entiende la rebelión del Obispo Williamson, a no ser por los motivos enunciados al principio de esta nota. Elijan ustedes el que más se acomoda al Obispo inglés hoy caído en desgracia.

5 comentarios:

  1. "... Lo cual es atendible si hablamos de herejes sin jurisdicción. Pero respecto de herejes que no han sido declarados tales y que por añadidura ejercen poder aunque más no sea por permisión divina, no es válido el argumento. En todo caso, no se trata de un acercamiento a los errores doctrinales que estas autoridades trasmiten."
    Pregunto: ¿Qué permisión divina tendría de parte de Dios un hereje -aunque fuera autoridad- cuando la Iglesia (de parte de Dios) declara que "un hereje cualquiera sea el cargo que tenga IPSO FACTO pierde su cargo y jurisdicción" (canon 188.4)?
    Corrijo: Si "transmiten errores - léase herejías- NO SON "autoridad" en la Iglesia de Cristo. Por otra parte es obligatorio "apartarse del hereje".
    Este mismo pensamiento me pareció encontrar en su comentario, Lhd, al que usted hiciera al mío primero en el post anterior de las "siete iglesias". Creí ver que no distingue entre herejía y Jerarquía. Si hubiera herejía o apostasía en la "Jerarquía" de la Iglesia Católica, ya no podría ser católica y menos "jerarquía". Si así fuera, las promesas de Jesucristo serían vanas, y serían los legítimos y válidos pastores con jurisdicción, los que llevarían al rebaño al infierno. Pero Dios mismo ha dado Leyes que impiden esta calamidad. El hereje atenta contra el derecho Divino y contra el derecho eclesiástico, por tanto de ninguna manera podría seguir manteniendo el cargo y la jurisdicción. Mons. Guerard Des Lauries - no se entiende cómo- es el promotor de la "jurisdicción" material en la autoridad, lo que lleva a "reconocer y resistir" a autoridades que lo han dejado de ser "ipso facto" formalmente. Si son sacerdotes u obispos válidos siguen poseyendo el poder inmóvil que le confiere el Sacramento del Orden que imprime carácter en ellos, pero por la herejía pierden el poder móvil, la "missio" en la Iglesia, o sea el cargo y la jurisdicción y quedan separados ELLOS MISMOS, y no solo hay el deber de resistirlos sino también de apartarse, no reconociendo en ellos ningún tipo de autoridad. Por tanto no se necesita ninguna "declaración" de herejía de parte de la Iglesia, pues "ipso facto" son separados de Ella las "autoridades" sea cual sea el cargo que tuvieran. Por supuesto es preciso la pertinacia de la voluntad en el error, lo cual existe en las falsas "autoridades" de la iglesia apóstata constituida en canal de idolatría, la que San Juan llama Ramera, que se identifica con la "iglesia conciliar" u oficial. Hay que "salir de ella para no ser partícipe de sus abominaciones" dice San Juan. A todas vistas no se trata de la Iglesia Católica.
    Simón Del Temple

    ResponderEliminar
  2. Como Ud. no ha seguido mis entradas de la primera época (desde 2006 hasta 2014) se ha perdido mis lineas de razonamiento en este punto. Le cito un extracto :

    "5º La potestad de jurisdicción o de régimen es el conjunto de facultades para el gobierno de la Iglesia y de dicha potestad sólo pueden ser titulares los sellados por el orden sagrado (los clérigos o ministros, según el can. 129). Luego es el sacramento del orden -que admite tres grados: episcopado, presbiterado y diaconado- el que confiere la potestad sagrada para enseñar, santificar y regir.

    6º Para ser Papa se requiere estar bautizado y una vez verificada la elección, si el elegido no es Obispo, debe ser previamente ordenado como tal. Tanto el bautismo como el orden sagrado imprimen carácter y subsisten en el hereje y en el cismático (de ahí que se piense que los ortodoxos, los cuales conservan bautismo válido y sucesión apostólica, tengan la potestad de jurisdicción, sólo que en su caso su ejercicio sería ilícito)

    7º Según el can. 194.1 queda de propio derecho removido del oficio eclesiástico quien se ha apartado públicamente de la fe católica o de la comunión de la Iglesia; pero la remoción sólo puede urgirse si consta de ella por declaración de la autoridad competente.

    8º En el caso de nuestros Papas herejes y por razones obvias, no recayó a su respecto una declaración que los removiera del oficio, por lo que retuvieron la jurisdicción.

    Como puede apreciar, existen varios escollos para poder llegar a la conclusión suya.

    Pero, el último escollo es el de que aun considerando que sí perdió el oficio y de que no es necesaria la declaración para hacerla efectiva, existe lo que se llama el "error común" que es fuente de derecho y que provoca la jurisdicción de suplencia (canon 144). Esto es, la tesis del "papa putativo" que no es Papa pero sí Cabeza visible de jurisdicción suplida, con los límites que ésta impone (sólo suple los actos tendientes al bien común de la Iglesia).

    Lo de la "Ramera" es una exégesis equivocada. Hay otra aplicación que hacer pero que dejo en suspenso porque supone revelar un misterio que no estamos en condiciones de efectuar al presente, pero si le sirve está el "Falso profeta": habla como el dragón (está claro) pero tiene cuernos como el Cordero (los cuernos, en lenguaje bíblico, significan el poder, la potestad)

    ResponderEliminar
  3. Le agradezco la gentileza de reproducir lo que me he "perdido", que muestra su concepción del asunto.
    Los puntos 5 y 6 no son materia de discusión, pero el 7 y el 8, sí.
    El 7 es imposible, pues no existe autoridad competente -por haber toda ella caído en la herejía pública y formal- para declarar (en caso que fuera necesario, lo cual no lo es porque contradice al "ipso facto" del 188.4), para declarar, digo, la pérdida de jurisdicción.
    "8º En el caso de nuestros Papas herejes..." escribe. ¿Se ha puesto a pensar la contradicción en la que cae su pensamiento? Un Papa no puede ser hereje, porque fallaría la promesa de Jesucristo sobre la indefectibilidad de la Fe de San Pedro y de sus Sucesores, que como Guardianes de la Fe, tienen el cargo para confirmar a toda la Iglesia en la Fe, no para inventar nuevas doctrinas y nuevos sacramentos.
    Y si un Papa no puede ser hereje, tampoco un hereje puede ser Papa, porque Dios no puede ser engañado, y aunque pudiera engañar manteniendo oculta su herejía, lo cual San Roberto Belarmino y San Alfonso de Ligorio, consideran que no sería factible la herejía en un Papa como doctor privado, no residiría en él ni el cargo ni la jurisdicción. Si así no fuera las Leyes de la Iglesia para hacer respetar el derecho divino no servirían para nada: canon 188.4 .
    ..."la tesis del "papa putativo" que no es Papa pero sí Cabeza visible de jurisdicción suplida, con los límites que ésta impone (sólo suple los actos tendientes al bien común de la Iglesia).".¿Dónde residiría esta "suplencia" en los herejes que "tenderían al bien común de la Iglesia cuando lo que vemos y hemos visto es la voluntad de demolerla? Pregúntese: ¿cuál es ese bien común de la Iglesia?
    Con respecto al Falso Profeta que según usted dice "ESTA CLARO" que "habla como dragón" pero que los "cuernos" significan la potestad. ¡Claro que sí! El Anticristo también es "un cuerno pequeño que se hace grande" pero eso no significa que tenga poder en la Iglesia, así como los cuernos del Falso Profeta tampoco son poder en la Iglesia. Creer que "los actos" de Bergoglio, el Falso Profeta, "son tendientes al bien común de la Iglesia", es confundir agua con aceite.
    Simón Del Temple

    ResponderEliminar
  4. Lo de la posibilidad de que un Papa caiga en herejía queda de manifiesto en el exordio de la Bula tan querida por Ud. "Cum est apostolatus officio" : El Papa tiene el deber de impedir el MAGISTERIO del error" y el Papa mismo puede ser encontrado "desviado en la Fe"....
    La suplencia podrá ser mínima (una indulgencia por ej) pero será suplencia al fin. No decimos que los actos (así en forma genérica) de Bergoglio sean tendientes al bien común de la Iglesia, eso lo dice Ud.

    Don Simón, actúe como el Simón Pedro y recapacite. Deje el hombre viejo del sedevacantismo y pásese a la FSSPX. Lo esperamos como al hijo pródigo...

    ResponderEliminar
  5. Gracias, pero paso... La FSSPX es "cisterna rota que no puede contener el agua".
    Su "Papa" enseña a "no ser proselitista". Hágale caso, veo que en esto no es "resistente"...
    Simón Del Temple

    ResponderEliminar