lunes, 21 de noviembre de 2016

Mísera...



"En el Año del Jubileo había concedido a los fieles, que por diversos motivos frecuentan las iglesias donde celebran los sacerdotes de la Fraternidad San Pío X, la posibilidad de recibir válida y lícitamente la absolución sacramental de sus pecados[15]. Por el bien pastoral de estos fieles, y confiando en la buena voluntad de sus sacerdotes, para que se pueda recuperar con la ayuda de Dios, la plena comunión con la Iglesia Católica, establezco por decisión personal que esta facultad se extienda más allá del período jubilar, hasta nueva disposición, de modo que a nadie le falte el signo sacramental de la reconciliación a través del perdón de la Iglesia"

Y es "Mísera" por lo que ya se dijo: porque no deja en claro o manifiesto que todos los Sacramentos de la FSSPX son perfectamente válidos y lícitos. Sin embargo, como hemos notado desde aquí y otros también lo han hecho, si bien una "suspensión a divinis" puede recaer en todos o alguno de los Sacramentos (canon 1331. 1 1), validar la Confesión (y el Orden) equivale a autorizar los demás, puesto que se descuenta que los Sacerdotes de la la FSSPX no van a considerar como una falta moral la recepción -supuestamente "ilícita"- de todos o cada uno de los Sacramentos impartidos por ellos mismos o se les autoriza a conferirlos lícita y válidamente desde que no se necesita permiso para su ordenación. 

Pero lo pobre, lo desgraciado o infeliz, lo mísero, es por la falta de claridad. El Papa pudo, aunque sea por razones de estrategia, mover el tablero, buscar un efecto y dejó pasar la oportunidad...

Conste que el reconocer la validez y licitud de los Sacramentos de la FSSPX es un acto de justicia y no como se mal interpreta, de "misericordia"...



Prochain rendez-vous, août 2017, Fatima, Portugal

5 comentarios:

  1. Por las razones que ya se han expuesto en este blog, es muy de lamentar que S.S. el Papa no haya dado el paso de regularizar canónicamente a esa portio pópuli Dei que es precisamente su pars sanior, o la plera pars sanioris partis.

    No sabemos hasta qué punto fue una posibilidad muy real, pero en la medida en que la expectativa existió, y se frustró, algunos estamos decepcionados, mientras que muchos y por distintos motivos respiran aliviados. Entre los que estarán contentos por la no-decisión papal, se podrían distinguir varios grupos en función de sus motivaciones. Yo disculpo a los que no querían la regularización porque temían que la Fraternidad perdiese su libertad y pudiese contaminarse de las herejías y la mundanidad que afectan al conjunto de la Iglesia. Los demás son malvados.

    Y quizá haya también algunos decepcionados porque deseaban la regularización con malas intenciones, pero estos más que malos son tontos o locos.

    ResponderEliminar
  2. Es un acto de justicia. Pequeño en comparación con la injusticia subsistente de no dar reconocimiento integral. Pero algo siempre es mejor que nada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. El reconocimiento llegará, pero no ahora, probablemente el próximo año. Si la tesis aquí defendida de que la FSSPX es uno de los testigos, el templo es resguardado por ellos y pisoteado por los gentiles durante todo el tiempo que dura la tribulación. Creo que su vuelta al estatus canónico regular va a coincidir con la destruccion de los poderes que hoy infectan la Iglesia.

    ResponderEliminar
  4. Estimados:
    Anónimo: exacto. De hecho nosotros dejamos dicho que podemos entender a los 'miedosos'(siempre y cuando su miedo sea sincero)
    Martin: son pasos que a los fieles no nos repercuten directamente (lo lamentamos por las almas dubitativas que hubieran podido acercarse si hubiera habido más claridad)
    Francisco: de acuerdo con Ud. (sigo pensando que en los planes de Dios no está una 'prelatura' mientras dure el 'falso profeta'); por eso el rendez-vous del final...

    ResponderEliminar
  5. Me gustaría saber su opinión sobre el supuesto fragmento del Tercer Secreto publicado por J.M.ª Zavala. Gracias.

    ResponderEliminar