lunes, 26 de julio de 2021

El Novus Ordo Missae en el centro de la cuestión



En el centro de la cuestión generada a raíz del Motu proprio "Traditionis custodes" está el de la legitimidad o no del Novus Ordo Missae promulgado por Pablo VI en 1969. Tanto por el hecho de que se opondría a la teología subyacente en la Misa tradicional como por el hecho de que es el que se quiere imponer como única "lex orandi" en el rito latino de la Iglesia católica.

Ante todo debemos admitir que la ilegitimidad del Novus Ordo Missae que sostenemos, no es algo fácil de percibir en el común de los católicos, ni siquiera entre los más avisados. En lo personal, no fue suficiente que se nos advirtiera sobre el peligro que suponía para nuestra Fé.  Con algo de presunción, pensábamos que la asistencia al Novus Ordo no era capaz de lograr ese propósito. Y siempre quedaba a resguardo, como excusa, lo de la Misa (Novus Ordo) "bien celebrada". 

Luego, más tarde, sobrevino una lectura que nos abrió los ojos, acompañada por el convencimiento con que se sostenía y respaldaba la postura de la ilegitimidad por los propios Sacerdotes de la FSSPX y finalmente, un descubrimiento de que todo esto ya estaba dicho y pre-dicho en las Escrituras, con el nombre de "Supresión del Sacrificio perpetuo y colocación de la abominación de la desolación en el lugar santo" (Daniel 12, 11).

Aún así, quedaba un escollo, de orden puramente de derecho, de la ley divina y de la eclesiástica: ¿cómo es posible que un rito promulgado por la Iglesia contenga o bien algo contra la Fe o sea malo por sí mismo? Maxime que el Magisterio lo negaría, como ser  "Auctorem fidei" de Pío VI, que condena el hecho de que se someta a examen la "disciplina aprobada por la Iglesia...como si la Iglesia que es regida por el espíritu de Dios, pudiera constituir una disciplina no sólo inútil...sino también peligrosa o perjudicial" o "Quo graviora" de Gregorio XVI,  al preguntarse si la Iglesia que "es columna y sostén de la verdad...pudiera ordenar ...lo que podría redundar en detrimento de la salud del alma o al desprecio o perjuicio de un Sacramento instituído por Cristo".

La Enciclopedia Católica de 1909  sostiene como siendo opinión común de los teólogos, la de que las normas de disciplina general, tendrían una infalibilidad negativa pero no positiva. Las bases o presupuestos para esta opinón común radicarían en el hecho, que vamos a señalar acto seguido, de que las mismas podrían estar cubiertas por la infalibilidad del Magisterio. Lo de la 'positividad' no logramos entenderlo, por cuanto, por más que algo no sea reputado como herejía, si finalmente conlleva potencialidad de error o daño para las almas, no tendría sentido alguno.

Así pues, es necesario volver una vez más a la infalibilidad papal. Sólo así se interpretan correctamente las aserciones papales que acabamos de citar. En este sentido, lo primero que advertimos es que una  ley litúrgica no sería, en principio,  expresión del Magisterio extraordinario, por cuanto no "define una doctrina en materia de fe o moral" (Concilio Vaticano I),  pero sí podría ser expresión del Magisterio ordinario infalible, en la medida de su innegable vinculación con la Fe (por aquello de "Lex orandi, lex credendi"). Ahora bien, este se expresa por "sentencias definitivas" que buscan zanjar una cuestión y que requieren el consentimiento universal y constante. 

Hacemos un paréntesis para establecer, en base a estos criterios, la naturaleza de la Bula "Quo Primum tempore" de San Pío V, lo que no es apartarnos del tema, ya que la promulgación del Novus Ordo podría haber incurrido en una negación del Magisterio infalible anterior. Esta Bula sería a primera vista disciplinaria, pero se podría decir que es Magisterio ordinario infalible, ya que es evidente que el Papa emitió una "sentencia definitiva", autorizando la Misa "a perpetuidad"* y prohibiendo su alteración. Por otro lado, la misma fue aceptada por todo el orbe católico y eso hasta 1969. Al haber sido algo que se creyó siempre y en todo lugar, obliga a sus sucesores. Claro que podrían hacerse agregados o supresiones orgánicas (que dejen subsistente el cuerpo de la Misa), tal como ocurrió hasta 1969. En el Novus Ordo los cambios no fueron orgánicos sino una construcción nueva, y no fueron aceptados por todos.  

Estos señalamientos hablan de un género de ilegitimidad, que no es de origen, puesto que, como dijimos, los Papas pueden hacer modificaciones a la liturgia, pero sí es de ejercicio, por cuanto una ley nueva no puede ir contra el Magisterio infalible anterior, que expresa la Ley divina (cómo quiere Dios que lo adoremos) y la ley eclesiástica. Y lo mismo que decimos para el Novus Ordo Missae de 1969 lo decimos para el Motu proprio "Traditiones custodes". 

Ahora bien, esta ilegitimidad del Novus Ordo, también se explica por el hecho de que no mira al bien común, y esto nos lleva a poner de manifiesto los motivos sustanciales que dan cuenta de ello, que ameritan que estemos en presencia de "aquello que causa desolación". Y ellos responden al hecho innegable de que es un rito equívoco (tal como lo dejó dicho el P. Calmel) que puede entenderse de manera protestante. Para ello no es necesario recurrir a estudios complejos como el "Breve examen crítico" firmado por los Cardenales Ottaviani y Bacci. Basta con visualizar que en el lugar del altar se ha colocado una mesa, por lo que cualquier fiel pudiera pensar que allí se va a realizar sólo una Cena y no un Sacrificio. Este tema de la mesa no es menor, por cuanto es considerado como el error del "arqueologismo", condenado por la Encíclica "Mediator Dei" de Pío XII, junto con el "uso de la lengua vulgar" o el "traslado de fiestas para una fecha diversa". 

Hemos dejado especialmente de lado el tema de la validez del nuevo rito, el que consideramos prima facie como subsistente a pesar de los cambios sufridos, si bien pudiera pensarse que, dada la nueva eclesiología que subyace en el nuevo rito, la "intención" del Sacerdote pudiera en ocasiones verse comprometida. A la vez, el descuido de las rúbricas y la inventiva a que se deja librado, pudiera implicar el uso de materia no apropiada para la confección del Sacramento.

En resumen, el Novus Ordo no es expresión del Magisterio extraordinario u ordinario infalible, desde que no se quiso imponer en forma definitiva ("a perpetuidad" o bajo anatemas) y puesto que contradice el Magisterio anterior (no es lo que "se creyó siempre") y que no fue aceptado "por todos" ** al momento de su promulgación (por caso, se opusieron a él el P. Calmel ya citado, el P. Gommar de Pauw, el propio Monseñor Marcel Lefebvre, etc). No es rito católico y por tanto, no obliga al fiel.


* el término "a perpetuidad" no es sinónimo, técnicamente, de irreformable jurídicamente. No lo es, por ejemplo, en la Bula "Cum est apostolatus officio" de Pablo IV, la cual es meramente disciplinaria y fue abrogada por el Código de Derecho canónico de 1917.  Pasa a revestir ese cáracter cuando, acompañado normalmente de anatemas, la Bula es de Fe o Moral y dependiendo de si el Papa ejerció toda su autoridad o no, prescinde o requiere del consentimiento universal respectivamente.

** cierto que el "consenso universal de la Iglesia" no es unanimidad absoluta, sino que basta una 'unanimidad moral´ (la que habría existido en este caso) pero el mismo debe basarse siempre en la continuidad ("Magisterio universal y constante").

11 comentarios:

  1. Desde ya, por si algún vivillo quisiera equipar a "Quo Primum" con "Cum est apostolatus officio" de Pablo IV, hay una diferencia: aquélla se puede decir que es de Fe, ésta ultima trata sobre la Fe (y los desvíos hacia ella) pero no es "de Fe". Al ser puramente disciplinaria, pudo ser derogada por el Código de Derecho Canónico de 1917.

    ResponderEliminar
  2. Agregamos al final de la nota la conclusión que se impone: desde que no es lo que "se creyó siempre y en todo lugar", el Novus Ordo no es rito católico.

    ResponderEliminar
  3. La pregunta del millón sería, ¿qué rito es?. Desde lo inmediato y muy llanamente, un muy mal promedio entre catolicismo y calvinismo. Desde lo profético, ya lo dije en mi libro que Ud cita, sincretismo y su consecuencia lógica, fin del sacrificio perpetuo.
    Daniel desde la fosa.

    ResponderEliminar
  4. El rito del anticristo le sirve?

    ResponderEliminar
  5. Con alguna discrepancia, aquí se hace un análisis parecido al nuestro:

    https://www.youtube.com/watch?v=SBELckKF3nM

    ResponderEliminar
  6. Con el tiempo he llegado a una conclusión bastante simple respecto del nuevo rito: un rito de la Iglesia no es ni puede ser una creación teológica. Es el resultado de la tradición misma y su relación con el magisterio. El magisterio tiene por único fin impedir que dicha tradición se adultere.
    La nueva misa es un producto de teología modernista, realizada con el propósito de volcar la actitud antropocéntrica y ecuménica conciliar en la misa misma. La actitud de muchos neo tradis y neocones hacia ella es, por decirlo menos, una profunda ingenuidad.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo: por ello decimos que la teología "subyace" en el rito. Una la teología católica y la otra la modernista.
    Con respecto a la actitud de muchos neo tradis y neocones, hay mucho miedo al "precepto", cuando el mismo es la santificación del día del Señor (dicho sea de paso hay un error contra la ley divina en el CIC cuando este acepta que se cumpla también el sábado: la Ley divina que dió Dios a Moisés es "seis días trabajarás y al séptimo descansarás", El se reserva un día de descanso para la santificación y no dos: en el AT era un día solar del viernes en la tarde al sábado por la tarde, en el Iglesia católica ese día es el Domingo de cero horas a cero horas, por lo que no cumplen la ley divina los que asisten el sábado).
    Luego también hay un minimizar lo que es un error (por ejemplo el del arqueologismo): este responde también a la infalibilidad puesto que está en consonancia con la Bula infalible de San Pio V. Y Dios no tolera ni siquiera un mínimo 'error': no corre, no debería correr en esta materia el "no es para tanto".

    ResponderEliminar
  8. Cada vez me parece más claro que esta gente está padeciendo una prueba por su ceguera. Tienen todos los elementos para ver que la nueva misa es una construcción heterodoxa, pero se niegan a ello. Como bien dice el padre Pagliarani: "quien no esté dispuesto a dar su vida por esta misa, no es digna de ella". Quieren disfrutar de la misa católica pero sin tener que confrontar al error. A lo mejor ya es hora de que se remesa el árbol y se caigan las hojas.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo: Es así. Y ahora no hay excusa, los malos frutos del CVII y de la nueva Misa están a la vista. A nosotros nos llamó siempre la atención lo que dice la Escritura en relación al anticristo cuando refiere a los prodigios de error que serán creíos por aquellos que "prefirieron" la iniquidad. Por lo visto en muchos hay elección consciente del mal, que los habrá de condenar.

    ResponderEliminar
  10. Empiezan las consecuencias queridas del motu propio Carceleros de la Tradición: se viene la intercomunión con herejes y cismáticos a full.
    Daniel en Mordor

    ResponderEliminar
  11. Hay un punto en relación a la "aceptación universal" de la disciplina amparada en el Magisterio ordinario. En principio, en nuestra opinión, estaría en relación con el género de disciplina: si hablamos de la elección de un Papa, sería la de los Cardenales; si hablamos de Magisterio, sería la de los Obispos, que son la "Iglesia docente" a quien el Papa comunica su infalibilidad. En este caso del Novus ordo, se opusieron al menos dos Obispos (Monseñor Lefebvre y Mons de Castro Mayer), los cuales siguieron oficiando la Misa de siempre, nunca abrogada.

    ResponderEliminar